RSS

Archivo de la categoría: Liturgia

CARDENAL NEWMAN: CUATRO SERMONES SOBRE EL ANTICRISTO III

na19fo01
CUATRO SERMONES SOBRE EL ANTICRISTO
POR 
JOHN HENRY CARDENAL NEWMAN
Trad. R.P. Carlos A.Baliña

TERCER SERMÓN

LA CIUDAD DEL ANTICRISTO

“La mujer que has visto es aquella gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra”(1). De este modo el Ángel interpreta ante San Juan la visión de la Gran Ramera, la encantadora, que sedujo a los habitantes de la tierra. La ciudad de la que se habla en estos términos evidentemente Roma, que era entonces la sede del imperio que dominaba toda la tierra, cuyo poder era supremo aun en Judea. Escuchamos hablar de los romanos a lo largo de los Evangelios y los Hechos de los Apóstoles. Nuestro Salvador nació cuando Su madre, la Santísima Virgen, y José, fueron llevados a Belén para pagar impuesto al gobernador romano. Fue crucificado bajo Poncio Pilato, el gobernador romano. San Pablo fue protegido en reiteradas oportunidades por su condición de ciudadano romano; por otra parte, fueron los gobernadores romanos quienes lo capturaron e hicieron prisionero hasta que por fin fue enviado a Roma, ante el emperador, y allí fue martirizado junto con San Pedro. Por lo tanto la soberanía, de Roma en la época en que Cristo y sus Apóstoles predicaron y escribieron, un hecho de notoriedad histórica, es también patente en el mismo Nuevo Testamento. Sin lugar a dudas, a esto se refiere el Ángel cuando habla de “la gran ciudad que reinó sobre la tierra”.
La conexión de Roma con el reino y las gestas del Anticristo es un tema tan presente en las controversias de hoy en día, que puede valer la pena considerar, luego de todo lo que he dicho acerca del último enemigo de la Iglesia, lo que las profecías escriturísticas dicen con relación a Roma. Esto es lo que intentaré hacer, como antes, bajo la guía de los primeros Padres.
1

Read the rest of this entry »

 
Comments Off on CARDENAL NEWMAN: CUATRO SERMONES SOBRE EL ANTICRISTO III

Publicado por en Sábado 20 junio 2015 en actualidad, APOCALIPSIS, Cardenal Newman, catolica, Colaboradores, Liturgia, profecias, Sermones, Signo de los tiempos

 

PADRE CERIANI: SERMÓN DE LA DOMÍNICA 4ª DE PENTECOSTÉS

Sermones-Ceriani

CUARTO DOMINGO DE PENTECOSTÉS

Y aconteció que se agolpaban las gentes hacia Él, para oír la palabra de Dios, y Él estaba a la orilla del lago de Genesaret. Y vio dos barcas que estaban a la orilla del lago: y los pescadores habían saltado a tierra, y lavaban sus redes. Y entrando en una de estas barcas, que era de Simón, rogó que la apartase un poco de la tierra. Y estando sentado, enseñaba al pueblo desde la barquilla. Y luego que acabó de hablar, dijo a Simón: “Boga mar adentro, y soltad vuestras redes para pescar”. Y respondiendo Simón, le dijo: “Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, sin haber pescado nada; mas en tu palabra soltaré la red”. Y cuando esto hubieron hecho, recogieron un tan crecido número de peces, que se rompía su red. E hicieron señas a sus compañeros, que estaban en el otro barco, para que viniesen a ayudarlos. Y vinieron, y de tal modo llenaron los barcos, que casi se sumergían. Y cuando esto vio Simón Pedro, se arrojó a los pies de Jesús diciendo: “Señor, apártate de mí, que soy un hombre pecador”. Porque él y todos los que con él estaban quedaron atónitos de la presa de los peces que habían hecho. Y asimismo, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Y dijo Jesús a Simón: “No temas; desde aquí en adelante serás pescador de los hombres”. Y llevadas las barcas a tierra, lo dejaron todo, y le siguieron.

Read the rest of this entry »

 
Comments Off on PADRE CERIANI: SERMÓN DE LA DOMÍNICA 4ª DE PENTECOSTÉS

Publicado por en Sábado 20 junio 2015 en actualidad, Liturgia, P. Juan Carlos Ceriani, Sermones

 

P. MERAMO – SERMON TERCER DOMINGO DESPUES DE PENTECOSTES

meramo

Compartimos con nuestros lectores el SERMON TERCER DOMINGO DESPUES DE PENTECOSTES – 2015 – del querido P. Basilio Méramo.

Escuchar Ahora

Descargar Audio Mp3

https://www.ivoox.com/player_ej_4639174_4_1.html?c1=ff6600

 
 

P. MERAMO – SERMON DE LA FIESTA DEL SAGRADO CORAZON DE JESUS

meramo

Compartimos con nuestros lectores el Sermón DE LA FIESTA DEL SAGRADO CORAZON DE JESUS – 2015 – del querido P. Basilio Méramo.

Escuchar Ahora

Descargar Audio Mp3

https://www.ivoox.com/player_ej_4634653_4_1.html?c1=ff6600

 
Comments Off on P. MERAMO – SERMON DE LA FIESTA DEL SAGRADO CORAZON DE JESUS

Publicado por en Viernes 12 junio 2015 en actualidad, Anticristo, APOCALIPSIS, Audios, catolica, Cuaresma, Desde la inhóspita trinchera, Devociones, Doctrina Católica, Espiritualidad, iglesia, Liturgia, Méramo Basilio, P. Basilio Méramo, Reflexiones, Sagrado Corazón de Jesús, Sermones

 

P.MERAMO SERMON 2º DOMINGO DESPUES DE PASCUA – EL BUEN PASTOR

meramo

Compartimos con nuestros lectores el Sermón del 2º DOMINGO DESPUES DE PASCUA – 2015 – del querido P. Basilio Méramo.

Audio Mp3

http://www.ivoox.com/player_ej_4377159_4_1.html?c1=ff6600

 
Comments Off on P.MERAMO SERMON 2º DOMINGO DESPUES DE PASCUA – EL BUEN PASTOR

Publicado por en Domingo 19 abril 2015 en actualidad, Audios, ciencia y fe, Doctrina Católica, El matrimonio, Liturgia, Méramo Basilio, Modernismo, Nuevo Orden Mundial, P. Basilio Méramo, profecias, Putimonio, Santos Padres, Satanismo, Sermones, Signo de los tiempos

 

ESPECIALES DEL P. JUAN CARLOS CERIANI – MARZO 2015

P.Ceriani---Radio

TEOLOGÍA DE LA HISTORIA

 

Formación de la Civilización Cristiana 

La Revolución Anticristiana 

Dedicamos los Especiales de 2015 como un homenaje a Radio Cristiandad en su 11º aniversario, y especialmente a la memoria de Don Mario Fabián Vázquez, que consagrara gran parte de estos años a la defensa y divulgación de los valores constitutivos de la Civilización Cristiana, así como a combatir el proceso revolucionario anticristiano. 

*** 

El sentido cristiano de la Historia 

Por Dom Prosper Guéranger

Lo sobrenatural en la historia

Así como para el cristianismo la filosofía separada no existe, así también, para él no hay historia puramente humana.

El hombre ha sido divinamente llamado al estado sobrenatural; este estado es el fin del hombre; los anales de la humanidad deben ofrecer su rastro.

Dios podía dejar al hombre en estado natural; plugo a su bondad el llamarlo a un orden superior, comunicándose a él, y llamándolo, en último término, a la visión y la posesión de su divina esencia; la fisiología y la psicología naturales son pues impotentes para explicar al hombre en su destino. Para hacerlo completa y exactamente, es preciso recurrir al elemento revelado, y toda filosofía que, fuera de la Fe, pretenda determinar únicamente por la razón el fin del hombre, está, por eso mismo, atacada y convicta de heterodoxia.

Sólo Dios podía enseñar al hombre por la revelación todo lo que él es en realidad dentro del plan divino; sólo ahí está la clave del verdadero sistema del hombre.

No cabe duda de que la razón puede, en sus especulaciones, analizar los fenómenos del espíritu, del alma y del cuerpo, pero por lo mismo que no puede captar el fenómeno de la gracia que transforma el espíritu, el alma y el cuerpo, para unirlos a Dios de una manera inefable, ella no es capaz de explicar plenamente al hombre tal como es, ya sea cuando la gracia santificante que habita en él hace de él un ser divino, ya sea cuando habiendo sido expulsado este elemento sobrenatural por el pecado, o no habiendo éste aún penetrado, el hombre siente haber descendido por debajo de sí mismo.

No hay, pues, no puede haber, un verdadero conocimiento del hombre fuera del punto de vista revelado.

La revelación sobrenatural no era necesaria en sí misma: el hombre no tenía ningún derecho a ella; pero de hecho, Dios la ha dado y promulgado; desde entonces, la naturaleza sola no basta para explicar al hombre.

La gracia, la presencia o la ausencia de la gracia, entran en primera línea en el estudio antropológico. No existe en nosotros una sola facultad que no requiera su complemento divino; la gracia aspira a recorrer al hombre íntegramente, a fijarse en él en todos los niveles; y a fin de que nada falte en esta armonía de lo natural y de lo sobrenatural, en esta creatura privilegiada, el Hombre-Dios ha instituido sus sacramentos que la toman, la elevan, la deifican, desde el momento del nacimiento hasta aquél en que ella aborda esa visión eterna del soberano bien que ya poseía, pero que no podía percibir sino por la Fe.

Pero, si el hombre no puede ser conocido totalmente sin la ayuda de la luz revelada, ¿es dable imaginar que la sociedad humana, en sus diversas fases a las que se llama la historia, podrá volverse explicable, si no se pide socorro a esa misma antorcha divina que nos ilumina sobre nuestra naturaleza y nuestros destinos individuales? ¿Tendría acaso la humanidad otro fin distinto del hombre? ¿Sería entonces la humanidad otra cosa distinta del hombre multiplicado?

No. Al llamar al hombre a la unión divina, el Creador convida al mismo tiempo a la humanidad. Ya lo veremos el último día cuando de todos esos millones de individuos glorificados se formará, a la derecha del soberano juez, ese pueblo inmenso “del que será imposible, nos dice San Juan, hacer el recuento”. (Apoc. 7, 9).

Mientras tanto la humanidad, quiero decir la historia, es el gran teatro en el cual la importancia del elemento sobrenatural se declara a plena luz, ya sea que por la docilidad de los pueblos a la Fe domine las tendencias bajas y perversas que se hacen sentir tanto en las naciones como en los individuos, ya sea que se postre y parezca desaparecer por el mal uso de la libertad humana, que sería el suicidio de los imperios, si Dios no los hubiera creado “curables” (Sap. 1, 14).

La historia tiene que ser entonces cristiana, si quiere ser verdadera; porque el cristianismo es la verdad completa; y todo sistema histórico que hace abstracción del orden sobrenatural en el planteamiento y la apreciación de los hechos, es un sistema falso que no explica nada, y que deja a los anales de la humanidad en un caos y en una permanente contradicción con todas las ideas que la razón se forma sobre los destinos de nuestra raza aquí abajo.

Es porque así lo han sentido, que los historiadores de nuestros días que no pertenecen a la Fe cristiana se han dejado arrastrar a tan extrañas ideas, cuando han querido dar lo que ellos llaman la filosofía de la historia. Esa necesidad de generalización no existía en los tiempos del paganismo.

Los historiadores de la gentilidad no tienen visiones de conjunto sobre los anales humanos. La idea de patria es todo para ellos, y jamás se adivina en el acento del narrador que esté por nada del mundo inflamado con un sentimiento de afecto por la especie humana considerada en sí misma.

Por lo demás, solamente a partir del cristianismo es cuando la historia ha comenzado a ser tratada de una manera sintética; el cristianismo, al hacer volver siempre el pensamiento a los destinos sobrenaturales del género humano, ha acostumbrado a nuestro espíritu a ver más allá del estrecho círculo de una egoísta nacionalidad. Es en Jesucristo donde se ha develado la fraternidad humana y, desde entonces, la historia general se ha convertido en un objeto de estudio.

El paganismo nunca habría podido escribir sino una fría estadística de los hechos, si se hubiera encontrado en condiciones de redactar de una manera completa la historia universal del mundo.

No se lo ha señalado suficientemente que la religión cristiana ha creado la verdadera ciencia histórica, dándole la Biblia por base, y nadie puede negar que hoy en día, a pesar de los siglos transcurridos, a pesar de las lagunas, no estemos más adelantados, en resumidas cuentas, en los acontecimientos de los pueblos de la antigüedad, de lo que lo estuvieron los historiadores que esa antigüedad misma nos ha legado.

Los narradores no cristianos de los siglos XVIII y XIX han pues copiado al método cristiano el modo de generalización; pero lo han dirigido contra el sistema ortodoxo. Muy pronto se dieron cuenta de que apoderándose de la historia y cambiándola a sus ideas, asestaban un duro golpe al principio sobrenatural; tan cierto es que la historia declara a favor del cristianismo. Bajo este aspecto su éxito ha sido inmenso; no todo el mundo es capaz de seguir y de paladear un sofisma; pero todo el mundo comprende un hecho, una sucesión de hechos, sobre todo cuando el historiador posee ese acento particular que cada generación exige de aquellos a quienes otorga el privilegio de encantarla.

Tres escuelas han explotado alternada, y a veces simultáneamente, el campo de la historia.

La escuela fatalista, se podría decir atea, que no ve más que la necesidad de los acontecimientos, y muestra a la especie humana en conflicto con el invencible encadenamiento de causas brutales seguidas de inevitables efectos.

La escuela humanista que se prosterna ante el ídolo del género humano, del que proclama el desarrollo progresivo, con la ayuda de las revoluciones, de las filosofías, de las religiones. Esta escuela consiente de bastante buen grado en admitir la acción de Dios, en el comienzo, como habiendo dado principio a la humanidad; pero una vez la humanidad emancipada, Dios la ha dejado hacer su camino, y ella avanza, en la vía de una perfección indefinida, despojándose en el camino de todo lo que podría ser un obstáculo a su marcha libre e independiente.

Por fin, tenemos la escuela naturalista, la más peligrosa de las tres, porque ofrece una apariencia de cristianismo, proclamando en cada página la acción de la Providencia divina. Esta escuela tiene por principio el hacer constantemente abstracción del elemento sobrenatural; para ella, la revelación no existe, el cristianismo es un incidente feliz y bienhechor en el que aparece la acción de las causas providenciales; pero ¿quién sabe si mañana, si dentro de un siglo o dos, los recursos infinitos que Dios posee para el gobierno del mundo, no traerán tal o cual forma más perfecta aún, con ayuda de la cual se verá al género humano correr, bajo el ojo de Dios, a nuevos destinos, y a la historia iluminarse con un esplendor más vivo?

Fuera de estas tres escuelas, no queda sino la escuela cristiana.

Read the rest of this entry »

 

P. MERAMO – SERMON DEL DOMINGO DE PASCUA DE RESURRECCION

meramo

Compartimos con nuestros lectores el Sermón del DOMINGO DE  PASCUA – 2015 – del querido P. Basilio Méramo.

Audio Mp3

http://www.ivoox.com/player_ej_4308609_4_1.html?c1=ff6600

 
Comments Off on P. MERAMO – SERMON DEL DOMINGO DE PASCUA DE RESURRECCION

Publicado por en Domingo 5 abril 2015 en Anticristo, APOCALIPSIS, catolica, Cuaresma, Desde la inhóspita trinchera, Espiritualidad, iglesia, Liturgia, Méramo Basilio, P. Basilio Méramo, Reflexiones, Sermones

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 18.216 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: