JORGE DORE- POESIA

CONTEMPLATIVOS EN ACCIÓN

SERVIDUMBRE (1).jpg

Servidumbre

Servirte a ti, Señor, es la alegría

del justo, del creyente, del honrado,

es la dicha del bienaventurado

que humilde y fiel obra a la luz del día;

es recibir tu pan de cada día

con agradecimiento renovado

y hacer de lo divino y lo sagrado

el hábito del alma que porfía.

Servirte a ti es costumbre del piadoso

que, unido a tu divina voluntad,

halla en tu cruz su más preciado arcano

y como peregrino jubiloso

remonta el vuelo hacia la eternidad:

aspiración sublime del cristiano.