FÁRMACO PARA TRANSEXUALES

EL ASEDIO ENEMIGO

LA PONTIFICIA ACADEMIA PARA LA VIDA
APRUEBA UN FÁRMACO TRANS – DEGENERADO

niño

Un miembro de la Pontificia Academia para la Vida ha dado su aprobación a un fármaco que bloquea la pubertad y usan los padres de niños ‘transgénero’.

La moda transgénero está causando estragos entre niños demasiado pequeños para poder decidir ninguna otra cosa, pero sí, curiosamente, de mutilarse a sí mismos y medicarse de por vida en busca de la quimera de llegar a tener el sexo contrario al propio.

La pubertad, la edad en que se definen las tendencias sexuales, es lo que los transexualistas quieren evitar a toda costa, para lo cual se han creado los ‘bloqueadores de la pubertad’, fármacos que desactivan las hormonas que naturalmente inician el proceso.

Imaginen las consecuencias de tan bárbaro atentado ‘médico’.

Aunque no a efectos legales (pues los revolucionarios legalizan y despenalizan a su gusto), a efectos morales eso es abuso infantil, y de la peor especie.

En este campo, el Evangelio y la verdadera Iglesia son claros y firmes:

Quien escandalizare a uno solo de estos pequeños que creen en Mí, más le valdría que se le suspendiese al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que fuese sumergido en el abismo del mar. ¡Ay del mundo por los escándalos! Porque forzoso es que vengan escándalos, pero ¡ay del hombre por quien el escándalo viene!

Pero, en lo que se refiere a la Roma apóstata… Ya sabemos… Por eso es una sorpresa, y sí un escándalo que la Santa Sede, lejos de poner el grito en el cielo contra esta monstruosidad, haya aprobado uno de estos fármacos que ya suministra la Seguridad Social italiana.

El sitio oficial de la información vaticana atribuye la decisión a la bioeticista Laura Palazzani, miembro de la Pontificia Academia para la Vida.

Naturalmente, el fármaco en cuestión, la TRP-Triptorelina, se dispensará de forma controlada, ya saben, ‘caso por caso’, que parece ser la fórmula elegida por los renovadores para darle la vuelta a las doctrinas de la Iglesia.

En la literatura, con respecto al fármaco, puede leerse que lo administran a “niños […] que desean cambiar de sexo”, siempre “en presencia de un profundo sufrimiento de los chicos con psicopatologías psiquiátricas”.

Una vez más, la iglesia modernista apóstata, se une al mundo para blasfemar pretendiendo que Dios se ha equivocado.

He aquí la Entrevista de Vatican News con Laura Palazzani, vicepresidente del Comité Nacional de Bioética y miembro correspondiente de la Academia Pontificia para la Vida.

El medicamento que puede bloquear o retrasar la pubertad en Italia puede ser recetado y pagado por el Servicio Nacional de Salud.

Un medicamento para usar “solo en casos muy circunscritos, con precaución, con una evaluación caso por caso”. Así, Laura Palazzani, vicepresidenta del Comité Nacional de Bioética y miembro correspondiente de la Academia Pontificia para la Vida, comenta las noticias sobre triptorelina (Trp), la droga antithumoral que tiene entre sus efectos secundarios la suspensión de la pubertad y en Italia puede ser prescrita y pagada por el Servicio Nacional de Salud. Esto fue establecido por el Determinado de la Agencia Italiana de Medicamentos (AIFA) el 25 de febrero, publicado en el Diario Oficial el 2 de marzo. Varios médicos, abogados y asociaciones como Scienza & Vita y el Centro de Estudios Rosario Livatino han planteado dudas sobre los riesgos desconocidos en el uso de este medicamento, destacando como ahora se puede administrar el medicamento, incluso bajo supervisión médica, a adolescentes con disforia del género, que también puede ocurrir muy temprano en la infancia y la adolescencia en sujetos que no se reconocen psicológicamente en el sexo al nacer, a menudo con patologías psicológicas y psiquiátricas.

A continuación se presenta la entrevista con la profesora Palazzani, profesora de Filosofía del Derecho en la Universidad Lumsa de Roma.

P. – ¿Triptorelin puede ser prescrito por el Servicio Nacional de Salud?

R. – Triptorelin es un medicamento utilizado para el tratamiento de la pubertad precoz; ya se usa en Italia también “fuera de etiqueta”, bajo la responsabilidad de cada médico, para bloquear o retrasar el desarrollo puberal en niños al comienzo de la pubertad, alrededor de 10-12 años, que tienen problemas con disforia de género, es decir, que experimentan una gran incomodidad con respecto a su cuerpo masculino o femenino y tienen la intención de cambiar de sexo. La novedad de estos días es la inclusión del medicamento entre aquellos pagados en su totalidad por el Servicio Nacional de Salud. En verdad, la cuestión ética relevante no es el reembolso.

P. – ¿En qué radica la cuestión ética?

R. – El Comité Nacional de Bioética (CNB) trató el tema en un nivel ético, a raíz de una solicitud de AIFA, que ya había autorizado el medicamento durante algún tiempo. El CNB, un organismo pluralista, aunque partiendo de diferentes visiones éticas, ha acordado algunas recomendaciones para AIFA. Consciente de la gravedad de la cuestión y la escasez de literatura científica disponible, sugirió permitir el uso de este medicamento sólo en casos muy circunscritos, con prudencia, con una evaluación caso por caso. Es decir, cuando estamos en presencia de un profundo sufrimiento de niños con psicopatologías psiquiátricas y que corren el riesgo de comportamientos de autolesión o intento de suicidio, y siempre bajo la supervisión vigilante de un equipo compuesto por endocrinólogos, psiquiatras del desarrollo, psicólogos y expertos del problema. El tratamiento debe administrarse sólo por un corto período de tiempo, para superar cualquier riesgo grave y encontrar las formas más adecuadas de acompañamiento para el niño.

P. – La molécula de Trp puede administrarse, bajo supervisión médica, a adolescentes con disforia de género, para proporcionarles un bloqueo temporal del desarrollo de la pubertad, con la hipótesis de que esto “aclara” de alguna manera el “El camino para definir su identidad de género”: ¿qué riesgos podría haber para estos jóvenes?

R. – El diagnóstico sobre el carácter permanente o transitorio de la disforia de género es extremadamente complejo: los datos reportan que cuando el síntoma aparece a una edad muy temprana, 3-4 años, generalmente persiste y lleva al niño o niña a asumirse a los 16 años y luego a la mayoría de edad cambiar de sexo (cambio permitido, con supervisión médica y evaluación psicológica, por la legislación italiana). La droga permite, en los casos delineados, abrir una ventana de tiempo y ayudar al diagnóstico, pero sobre todo para evitar que los niños, que ven su cuerpo desarrollarse en la dirección que no quieren, debido a la disforia de género, eviten actos irreversibles, como se mencionó antes, autolesión o suicidio o incluso formas de automedicación con medicamentos comprados en línea y sin supervisión médica.

P. – Continuando con el bloqueo farmacológico de la pubertad, algunos expertos hablan, entre otras cosas, del riesgo de una desalineación entre el desarrollo físico y cognitivo del niño, así como de un problema de consenso. ¿Son miedos compartidos?

R. – La desalineación es ciertamente un riesgo, si el uso del medicamento se prolonga con el tiempo. El medicamento debe administrarse, como se mencionó, con precaución, evaluando caso por caso y equilibrando el riesgo de desalineación y el riesgo de autolesión, suicidio o automedicación. La cuestión del consentimiento es ciertamente muy delicada. Siendo menores, es necesario ayudar a los padres en primer lugar, necesitando un acompañamiento eficaz y sabio para poder lograr un consenso que sea realmente para el bien del niño frente a las condiciones que no presentan soluciones alternativas. Debe recordarse que en el caso de los menores, la ley italiana (219/2017) debe considerar la protección de la salud mental y física, la vida y la dignidad del niño como una prioridad, como lo subraya la opinión de la CNB. No se debe olvidar al niño o niña que, teniendo entre 10 y 12 años de edad, debe estar adecuadamente informado y acompañado en la decisión. Son estos pasos los que, ciertamente, no pueden ser manejados sólo por el pediatra, a menudo sin la capacitación adecuada en el tema del especialista. Se necesitan equipos multiespecialistas y acompañamientos prolongados. La ayuda financiera proporcionada a través de la inclusión de la droga entre las pagadas por el Servicio Nacional no es el problema más urgente. En cambio, el CNB le pidió a AIFA que aplique las condiciones éticas descritas.

 

Extractado de:
https://infovaticana.com/2019/03/11/el-vaticano-aprueba-un-farmaco-para-transexuales/

https://www.vaticannews.va/it/mondo/news/2019-03/triptorelina-palazzani-prudenza-valutazione-caso-per-caso.html