CLARA MALDOCENA: PATROCINIO DE NUESTRA SEÑORA

LA ARMADURA DE DIOS

LA VIRGEN MARÍA

Y SU PATRONATO EN EUROPA

PANAGIA EVANGELISTRIA DE TINOS

(La “Lourdes” de Grecia)

Según la tradición, una noche en 1822 una monja de nombre Pelagia de Tinos, soñó que un ícono milagroso estaba enterrado; y que la Virgen María quería desenterrarlo.

Cuando empezaron a excavar, descubrieron los restos de una iglesia bizantina con el ícono de la Panagia Evangelistria, que representa a María Santísima de rodillas en oración.

Se acredita es la obra de San Lucas, y tiene poder de curación milagrosa.

La Virgen de Tinos fue declarada patrona de la nación griega.

grecia1.jpg

Tinos es una pequeña isla de las Cíclades, entre Europa y Asia, y en ella se encuentra el Santuario Nacional de Grecia dedicado a la Panagia Evangelistria, es decir, la Toda Santa de la Anunciación.

Situada cerca de la famosa Delos, la isla de Tinos, ha tenido varios nombres en la antigüedad greco-romana: Ophiussa porque estaba plagada de serpientes; Hydrussa por las ricas fuentes de agua; Anemussa debido al incesante viento y el mar tempestuoso.

Gobernada por Venecia en 1207, cayó bajo el dominio turco en 1714. Después del resurgimiento griego, Tinos tiene su último apelativo como Isla de la Madonna por el gran número de iglesias y monasterios, y especialmente por el Santuario de la Panagia Evangelistria, surgido como resultado de prodigios.

Las Fiestas atraen a muchos peregrinos de Grecia y de todas partes, especialmente el 15 de agosto, fiesta de la Asunción a los Cielos de María, que se convierte en un período de extraordinario fervor que la convierte por un mes en el centro de la isla y el corazón del cristianismo griego.

grecia2.png

El punto rojo señala la Isla de Tinos

El santuario, cuya construcción se remonta a 1830, se enriqueció en su interior con oro y piedras preciosas, para recibir el santo ícono en circunstancias prodigiosas.

Los católicos la han llamado la Lourdes del Mar Egeo por su perfecta afinidad con el Santuario de los Pirineos franceses.

Habla de arrepentimiento, conversión, esperanza y confianza en la intercesión de la Virgen María por los muchos enfermos y afligidos en cuerpo y alma.

El Santuario es un enorme edificio blanco, rodeado de grandes instalaciones para la acogida de peregrinos y flanqueado por una doble escalera, su campanario domina la ciudad, con una impresionante bahía a sus pies.

grecia3.jpg

Dentro de la basílica, hacia el centro, se encuentra el trono de la Evangelistria, un tabernáculo de mármol que alberga la imagen de la Virgen de la Anunciación; casi completamente cubierto de joyas que impide distinguir el personaje sacro reproducido en su cara.

grecia4.jpg

Se accede directamente al santuario a través de una gran avenida que, en ocasiones solemnes, se convirtió en el escenario de la escenas particularmente conmovedoras: jóvenes que van gateando sobre sus rodillas, adultos vestidos de negro por un voto, enfermos acostados en su camilla a la hora de la procesión para que la Sagrada Imagen toque sus cuerpos, los peregrinos que envían en voz alta a la Madre de Dios oraciones y súplicas conmovedoras.

En el interior, hasta el peregrino más superficial siente una gran emoción, casi hipnotizado por la atmósfera de fe que se respira, expresada en ex votos de todo tipo, especialmente buques en miniatura colgando por todas partes, velas y lámparas de aceite que brillan en cada esquina, fieles descalzos que vierten aceite perfumado o queman incienso ante el altar sagrado.

Dentro de la iglesia superior, cientos de ex votos de oro y plata, lámparas colgantes y velas iluminan el Santo Ícono de la Virgen.

Las ofrendas votivas, en plata, oro y piedras preciosas, toman formas tales como una mano o un pie, una cuna, una casa o un automóvil. Cada ofrenda relata una historia de gracias por una respuesta a la oración.

La devoción de los peregrinos se manifiesta por estas ofrendas y velas, así como en la piedad de los que se arrastran en sus rodillas a la iglesia desde el muelle.

La iglesia inferior, llamada el Evresis, contiene la cripta donde fue encontrado el Ícono.

La cripta está rodeada por pequeñas capillas, una de las cuales tiene una pila bautismal ricamente adornada. Dicha capilla está a menudo llena de padres y niños de blanco, esperando a ser bautizados con el agua de la fuente.

Dentro de los altos muros que rodean la iglesia hay varios museos y galerías de arte religioso del siglo XIX e íconos bizantinos.

grecia5.jpg

APARICIÓN DEL ICONO

El corazón del Santuario es el pequeño ícono Panagia de la Anunciación, cuya historia se manifiesta en la primera mitad del siglo XIX por medio de sueños y apariciones.

Un humilde campesino llamado Ioannis Kiouzi, muy piadoso, desde una edad temprana había oído a los ancianos contar que en un lugar situado en el campo de un tal Doxara, hubo una vez una gran princesa que había revivido.

Para la mayoría de las personas era una leyenda sin sentido.

Posteriormente, un tal Michael Polyzoi tuvo un sueño: En febrero de 1821, a los 80 años, vio a una mujer de gran belleza que le decía con dulzura: Ve a mi campo, el de Antonio Doxara, excava y recupera mi santo ícono.

El anciano se despertó y, no sin vacilaciones, se decidió a hablar con algunos de sus amigos. Después de mucha investigación, todo resultó inútil; le informó a su párroco, que lo condujo al Metropolita Gabriel. Este se mostró indeciso en espera de otros eventos.

El 9 de julio de 1822, en el Monasterio de la conocida Madre de Dios de los Santos Ángeles, una monja piadosa, Pelagia, también tuvo un sueño. Fue alcanzada por un olor a flores muy fuerte, vio la puerta de su celda abrirse y una señora con un paso imponente, rodeada por una gran luz, entrar y se acercarse a la cama, diciendo: Levántate y ve a buscar rápidamente a un hombre llamado Stampatello Caldani, y dile de mi parte que no puedo soportar más el lugar donde estoy desde hace tantos años. Que excave en la finca de Antonio Doxara y construya una gran casa nueva.

Dicho esto, la mujer se volvió invisible. Pelagia se levantó y todas las campanas tocaban a maitines. Sin embargo, se negó a revelar su sueño, por temor a que fuera una ilusión.

Una semana más tarde, en la noche entre el sábado y el domingo, el 16 de julio, la misma mujer, rodeada de luz, se apareció de nuevo a la monja y le reiteró con insistencia su deseo.

Pelagia, indecisa, se preguntó qué hacer, qué diría la gente, y si este sueño en realidad venía de Dios.

El tercer domingo, 23 de julio, antes de Maitines, la mujer desconocida se le apareció y le dijo con severidad: ¿Por qué no has seguido mi orden y estás dudosa? ¿Por qué no tienes fe?

Ante estas palabras la monja Pelagia comenzó a temblar y se despertó presa de miedo. Y ya despierta vio a la señora que de pronto levanta la mano y le dice: Escucha por última vez, Pelagia: si no haces lo que he pedido, borraré tu nombre del libro de la vida.

La monja, más asustada que nunca, sólo tuvo el coraje de preguntarle: ¿Pero usted quién es, que me da órdenes para hacer estas cosas y esta tan enojada conmigo?

Entonces la señora con gran gracia señala con el dedo todo el mundo y dijo en voz muy baja: Tierra, anuncia una gran alegría

La monja Pelagia cayó de rodillas, y sólo tuvo fuerza para continuar el Megalinario, Himno de la IX Oda del Canon de la Fiesta de la Anunciación: Celebran, los cielos, la gloria de Dios.

Después de Misa, habló sobre la visión a la abadesa y al capellán. Estos, sin saber qué hacer, la enviaron al Metropolita Gabriel. El obispo de Tinos, que ya había tenido otros dos signos, escuchó a la monja con gran interés ahora convencido de que en el campo de Doxara estaba ubicada una antigua iglesia con un icono de la Virgen. Y decidió hacer todo lo posible para encontrarla y para construir una nueva iglesia, según lo solicitado por la Madre de Dios.

Después de sonar las campanas, en presencia de todo el clero, el alcalde y todos los vecinos, hizo un sermón y exhortó a todo el pueblo de Tinos a reconocer el milagro y recuperar el ícono.

Las excavaciones comenzaron en septiembre de 1822 y continuaron durante dos meses sin interrupción, hasta que salieron a luz las ruinas de una antigua iglesia y los restos de un pozo seco, pero no el ícono. La búsqueda se paralizó, pero inmediatamente cayó sobre la ciudad una peste que fue interpretada como un aviso de que debían seguir buscando. La búsqueda continuó hasta que el 30 de enero de 1823, un trabajador de nombre Vlassi con su azadón chocó con algo que se partió en dos: era el ícono.

Una vez que se limpió y se recompuso, se dieron cuenta que era un ícono de la Anunciación de la Madre de Dios, como dio a entender María, que permaneció escondido en el suelo durante casi ochocientos años.

La noticia corrió por toda la isla de Tinos, las campanas empezaron a sonar y la gente entusiasmada se reunió en el campo de Doxara donde el Metropolita Gabriel, de rodillas y con lágrimas, abrazaba el icono y cantaba junto con los fieles Himno de la Anunciación de la siguiente manera: Hoy es el comienzo de nuestra salvación y la manifestación del misterio escondido desde los siglos: el Hijo de Dios se convierte en el Hijo de la Virgen, y Gabriel trajo la buena nueva de la gracia. Con él, aclamamos a la Virgen…

EL ÍCONO DE LA EVANGELISTRIA

El Ícono de la Madonna Evangelistria, es decir, de la Anunciación, también es llamado por el pueblo Megalocharis, es decir, la gran gracia  o  llena de gracia.

Por los muchos ex votos que la adornan y la esconden de la vista, no es fácil dar una descripción exacta y es necesario utilizar una réplica suficientemente grande en la sacristía.

Según la tradición local, la imagen estaba destinada a una antigua iglesia que data de un período no especificado del período bizantino, en el que el culto cristiano había suplantado a los dioses paganos del Olympo.

Esta iglesia, dedicada a San Juan el Bautista, fue quemada y destruida por los sarracenos durante el siglo décimo.

El ícono conservado intacto en medio de las ruinas, se mantuvo oculto hasta el día de su descubrimiento, en Enero 30 de 1823.

María es representada dentro de una habitación, de rodillas y con la cabeza hacia abajo, con la intención de orar ante un reclinatorio, vestida con traje verde y amarillo.

Sobre el reclinatorio hay un pequeño libro abierto en el que están escritas las palabras pronunciadas por la Virgen al Ángel.

Delante de la Virgen está arcángel Gabriel, rodeado de luz, también vestido de verde y oro, está de pie, sosteniendo el cetro en la forma de una azucena, símbolo de pureza.

grecia6.jpg

Las fiestas más importantes del Santuario de Nuestra Señora Evangelistria son cuatro:

1ª) La primera se celebra el 30 de enero, que conmemora el descubrimiento del Ícono Sagrado.

El día es una ocasión de grandes concentraciones de personas, que enfrentan las tormentas de invierno en el Egeo. Por la tarde, una solemne procesión por la ciudad decorada de fiesta y tañen las campanas de toda la isla.

El Ícono, situado sobre un pedestal de oro y plata, es llevado sobre los hombros por los vecinos primero, y luego por las autoridades del país y representantes de todas las clases de Tinos.

Después de una breve oración por el mar, el Ícono es devuelto a Palacio de Mármol, donde una oración de Requiem se recita en las tumbas de los fundadores del Santuario y por el reposo de las almas de aquellos que se han sacrificado para su construcción.

2ª) Una segunda fiesta se celebra el 25 de marzo, día de la Anunciación de la Madre de Dios.

Este día tiene una doble importancia para los griegos, que celebran con la Anunciación de la Virgen el aniversario de la revolución griega contra el Imperio Otomano, que culminó con la liberación del país del yugo turco.

El festival tiene un carácter religioso y nacional, con la presencia de representantes de los funcionarios estatales y miembros del Gobierno que realizan una vigilia en un buque de guerra.

En el momento de la monarquía, la fiesta debería ser aún más solemne por la presencia del Rey y la Reina de los griegos, que tenían una devoción muy especial a la Madre de Dios.

En la ocasión, la iglesia está abierta para permitir a los peregrinos pasar la noche en oración a los pies de la Virgen.

El mismo día de la fiesta, la Santa Liturgia es seguida por una larga procesión con la Imagen Sagrada hacia mar.

Después de la celebración se realiza el canto solemne del Akathistos, que termina con el rezo de las invocaciones durante el beso del Ícono.

3ª) Una tercera fiesta se celebra el 23 de julio, día de conmemoración en que la monja Pelagia tuvo el gran privilegio de ver en su humilde celda a la Virgen y de escuchar el primer mensaje para el descubrimiento del Ícono.

Para la ocasión, y por la mañana, la Santa Imagen, acompañada por una multitud de monjes y creyentes, es transportada desde el Santuario al Monasterio de Pelagia, donde se oficia en señal de alegría.

Por la tarde, otro oficio de Requiem es cantado en la celda de Pelagia, donde el visitante aún puede ver los objetos que pertenecían a la humilde religiosa: su cama es austera y el visitante puede incluso agacharse para venerar la reliquia de la cabeza.

Al atardecer, el Ícono se procesiona hacia el altar, escoltado por el clero y miles de fieles.

grecia7

4ª) La fiesta más solemne es la de la Asunción de la Virgen, del 15 de agosto, ocasión única de celebración de los habitantes de la isla de Tinos.

Este festival dura casi todo el mes de agosto, que se convierte por tanto en el mes mariano por excelencia.

El festival es precedido del 1 al 14 de agosto de un ayuno llamado Cuaresma de la Madonna, y del canto cotidiano de un oficio llamado Súplica a la Madre de Dios.

El día 14 hay una vigilia solemne que comienza con el canto de las Vísperas en la gran iglesia y continúa durante la noche con canciones e himnos de una rara belleza poética y teológica.

Durante esta víspera llegan a la Isla representantes del Gobierno y oficiales de las órdenes militares para rendir homenaje a la Virgen, mientras una multitud pretende saludar a la Virgen, tratando de encontrar un lugar en la iglesia. La peregrinación de los fieles continúa durante toda la noche.

Para la ocasión, se asiste a la llegada de miles de peregrinos de todos los rincones de Grecia y del extranjero en cantidades crecientes.

Estos son los momentos que la Virgen elige para manifestar su presencia y también hacer milagros. No es infrecuente que un sordomudo de repente descubra el uso de la palabra y, loco de alegría, corra de rodillas hacia el Ícono; o de niños paralizados o ciegos que recuperan la salud.

En la mañana del 15 de agosto, el oficio comienza con el canto de maitines y continúa con la Divina Liturgia de Juan Crisóstomo. La música de bandas militares marca el comienzo de la fiesta para toda la isla.

La culminación de esto es la gran procesión con el Ícono de la Panagia [Toda Santa] colocado en un tabernáculo de oro, coronado por la cruz y llevado sobre los hombros de los militares.

grecia8

Pasa lentamente a través de la gran multitud de rodillas, mientras que los cantos litúrgicos se mezclan con las oraciones de los fieles, especialmente a los enfermos.

Los portadores se detienen para pasar la imagen por encima de los enfermos, mientras que otros tratan de tocarla. Tinos se convierte en el centro de sufrimiento y esperanza de toda Grecia.

En este día de celebración, Tinos despierta con la atmósfera de una gran ciudad bulliciosa. Los habitantes que no superan los tres mil, ven llegar a 30 mil personas en el espacio de una noche.

Las casas, calles, callejuelas están repletas de gente: es la fiesta de todas las almas cristianas.

Las madres vestidas de negro con los niños en los brazos, los huérfanos, los adolescentes vestidos de negro que han perdido su salud, suben los escalones de la gran avenida de rodillas. Su sudor, como gotas de sangre empapa el suelo sagrado, sus caras están distorsionadas por el esfuerzo, las rodillas se rasgan en el asfalto duro. Pero siguen su camino, porque se han comprometido a caminar de esta manera el camino que conduce al trono de la Virgen.

La celebración litúrgica de la fiesta continúa hasta el 23 de agosto, día de clausura de la Octava de la fiesta.

Muchos visitantes se quedan hasta el final del mes, felices de extender su estadía y permanecer bajo la protección de la Megalocharis [Nuestra Señora de Todas las Gracias].