PARA SANTIFICAR EL DOMINGO

PARA AQUELLOS QUE NO TIENEN LA POSIBILIDAD DE ASISTIR A LA SANTA MISA

Recordamos a nuestros queridos lectores la posibilidad santificar el día Domingo a través de Nuestro Blog.

En la parte superior del mismo se encuentra una pestaña o página donde están los diferentes medios para realizar la Santificación del Día Domingo o Fiestas de Precepto, además de contar con los Sermones de los Queridos Padres: Juan Carlos Ceriani y  Basilio Méramo.

A continuación, los propios del:

FIESTA DE SAN JUAN BAUTISTA

(Conmemoración del 5º Domingo de Pentecostés)

Natividad de San Juan Bautista

Introito

El Señor me llamó por mi nombre desde el vientre de mi madre, e hizo de mi boca como una espada de dos filos, me protegió con su diestra, e hizo de mí como una saeta elegida. Bueno es alabar al Señor, y entonar salmos a tu nombre, oh Altísimo. Gloria al Padre… El Señor, me llamó…

Colecta

Oh Dios, que nos hiciste venerable este día con la natividad de San Juan, da a tus pueblos la gracia de los gozos espirituales, y dirige las almas de todos los fieles por la senda de la eterna salvación. Por N.S.J.C.…

Conmemoración del 5º Domingo de Pentecostés

Oh Dios, que has preparado bienes invisibles para los que te aman, infunde en nuestros corazones el afecto de tu amor; para que, amándote a Ti en todo y sobre todo, consigamos tus promesas que superan todo anhelo. Por N.S.J.C.…

Epístola.

Del Profeta Isaías, 49, 1-6):

Oíd, islas, y atended, pueblos, de lejos: el Señor me llamó desde el seno, desde el vientre de mi madre se recordó de mi nombre. Y puso mi boca como espada aguda; me protegió bajo a sombra de su mano, y me puso como una saeta elegida: me escondió en su aljaba. Y me dijo: Tú eres mi siervo Israel, porque me gloriaré de ti. Y ahora me dice el Señor, haciéndome siervo suyo desde el vientre: Mira, te he dado como luz de las gentes, para que seas mi salud hasta el extremo de la tierra. Los reyes verán, y se levantarán los príncipes, y adorarán por el Señor y por el Santo de Israel, que te eligió.

Gradual.

Antes que te formara en el seno, te conocí: y antes que salieras del vientre de santifiqué. Extendió el Señor su mano, y tocó mi boca, y me dijo: Antes que te formara en el seno, te conocí: y antes que salieras del vientre de santifiqué.

Aleluya

Aleluya Aleluya. Tú niño, serás llamado Profeta del Altísimo, irás delante del Señor, para preparar sus caminos. Aleluya.

Evangelio

(Del Santo Evangelio según San Lucas, 1, 57-68):

Se cumplió el tiempo de que pariese Isabel, y parió un hijo. Y oyeron sus vecinos y parientes que el Señor había glorificado su misericordia con ella, y la felicitaron. Y sucedió en el octavo día que vinieron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, con el nombre de su padre. Y, respondiendo su madre, dijo: De ningún modo, sino que se llamará Juan. Y le dijeron: No hay nadie en tu parentela que se llame con ese nombre. Y le indicaron a su padre cómo quería que se llamase. Y, pidiendo una tablilla, escribió, diciendo: Juan es su nombre. Y se extrañaron todos. Y se abrió al punto su boca, y se soltó su lengua, y habló, bendiciendo a Dios. Y se apoderó el temor de todos sus vecinos: y se divulgaron todas estas cosas por todas las montañas de Judea: y se preguntaban todos los que las oían, diciendo: ¿Quién crees que será ese niño? Porque la mano del Señor estaba con él. Y Zacarías, su padre, fue lleno del Espíritu Santo, y profetizó, diciendo: Bendito sea el Señor, Dios de Israel, que ha visitado y obrado la redención de su pueblo.

Ofertorio

El justo florecerá como la palmera, se multiplicará como el cedro del Líbano.

Secreta.

Llenamos, Señor, tus altares de dones, celebrando con el debido honor la natividad de aquel que predijo había de venir y que mostró ya presente al Salvador, a Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina…

Conmemoración del 5º Domingo de Pentecostés

Sé propicio, Señor, con nuestras súplicas, y acepta benigno estas oblaciones de tus siervos y siervas, para que, lo que te ha ofrecido cada cual en honor de tu nombre, aproveche a todos para su salud. Por N.S.J.C.…

Prefacio de la Santísima Trinidad
Latín

Vere dignum et justum est, æquum et salutare, nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, æterne Deus. Qui cum unigenito Filio tuo, Et Spiritu Sancto, unus es Deus, unus es Dominus: non in unius singularitate personæ, sed in unius Trinitate substantiæ. Quod enim de tua gloria, revelante te, credimus, hoc de Filio tuo, hoc de Spiritu Sancto, sine differentia discretionis sentimus. Ut in confessione veræ, sempiternæque Deitatis, et in personis Proprietas, et in essentia unitas, et in majestate adoretur asqualitas. Quam laudant Angeli atque Archangeli, Cherubim quoque ac Seraphim: qui non cessant clamare quotidie, una voce dicentes:

Sanctus, Sanctus, Sanctus…

Castellano

En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, que te demos gracias en todo tiempo y lugar, oh Señor santo, Padre todopoderoso y eterno Dios. Quien, con tu Hijo unigénito y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, eres un solo Señor: no en la unidad de una sola persona, sino en la Trinidad de una sola sustancia. Porque cuanto creemos, por habérnoslo Tú revelado, acerca de tu gloria, lo creemos igualmente de tu Hijo, y del Espíritu Santo, sin diferencia ni distinción. De modo que, al reconocer una sola verdadera y eterna Divinidad, sea también adorada la propiedad en las personas, la unidad en la esencia y la igualdad en la majestad. A la cual alaban los Ángeles y los Arcángeles, los Querubines y los Serafines, que no cesan de cantar diariamente, diciendo a coro:

Sanctus, Sanctus, Sanctus…

Comunión.

Tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo: porque irás delante del Señor, para preparar sus caminos.

Poscomunión.

Alégrese, oh Dios, tu Iglesia con la generación de San Juan Bautista, por quien conoció al autor de su regeneración, a Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina…

Conmemoración del 5º Domingo de Pentecostés

Te suplicamos, Señor, hagas que, los que has saciado con tu celestial don, nos purifiquemos de nuestras manchas ocultas, y nos libremos de las asechanzas de los enemigos. Por N.S.J.C….

Último Evangelio, tomado del 5º Domingo de Pentecostés

(Del Santo Evangelio según San Mateo, 5, 20-24): En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Si no abundare vuestra justicia más que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Habéis oído que se dijo a los antiguos: No matarás; mas el que matare, será reo de juicio. Pero yo os digo que, todo el que se enojare con su hermano, será reo de juicio. Y, el que llamare a su hermano raca, será reo de concilio. Y, el que le llamare fatuo, será reo del fuego del infierno. Por tanto, si ofreciereis tu presente en el altar, y te recordares allí de que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu presente allí, ante el altar y vete antes a reconciliarte con tu hermano; y, volviendo después, ofrecerás tu presente.

INTROITO

ALELUYA

 

OFERTORIO

COMUNION