SAN RUFINO Y SAN VALERIO

MODELOS DE VIDA Y ESPERANZA EN LA GLORIA

coronacic3b3n-de-la-virgen-fra-angc3a9lico

 Hoy nos encomendamos a:

San Rufino y san Valerio, mártires.

 Fueron intendentes de los tributos reales en el territorio de Soissons, y practicaban todas las virtudes cristianas, en especial la limosna, de un modo extraordinariamente generoso y abundante. Habiendo el emperador Maximiano Hercúleo derrotado a los bagaudas cerca de París, dejo por prefecto pretorio de las Galias al sangriento Ricciovano, con orden de emplear todos los medios imaginables para exterminar hasta el nombre de cristiano. Después de haber hecho derramar mucha sangre en Reims, fue a Soissons, y dio orden para que condujesen a su presencia a Rufino y a Valerio. Habían ido a esconderse en un bosque, pero fueron hallados, puestos en el potro, maltratados con azotes armados de pelotillas de plomo, y decapitados en seguida junto a Soissons, por los primeros años del siglo III.

Leyenda de oro

DR. José Palau

Leer el Santo Evangelio del día  y catena aurea