CLARA MALDOCENA: PATROCINIO DE NUESTRA SEÑORA

LA ARMADURA DE DIOS

LA VIRGEN MARÍA

Y SU PATRONATO EN EUROPA

NUESTRA SEÑORA BUDSLAU

Patrona de Bielorrusia

El Santuario Nacional en Budslau ocupa la parte central en la vida de la Iglesia Católica en Bielorrusia.

El Ícono de la Madre de Dios de Budslau, Patrona de Bielorrusia, como reliquia que obra milagros se mencionó por primera vez en 1617.

La fiesta principal se celebra el 2 de julio.

En 1530, los Hermanos Bernarditas llegan de un claustro en Vilna al asentamiento llamado Buda (en documentos históricos el lugar también se conoce como Butslau) y construyen una pequeña capilla de madera.

En 1591 tiene lugar la consagración de una iglesia de madera bajo el título de la Visitación de la Santísima Virgen María.

En 1613 aparece el ícono milagroso de la Madre de Dios en Budslau.

El 28 de agosto de 1633 se coloca una piedra angular de la primera iglesia de piedra en la residencia de Budslau.

En 1643 se completa la construcción del santuario.

El 9 de julio del mismo año se consagra la iglesia recién construida.

El 29 de julio de 1767 se coloca una piedra angular para una gran basílica.

El 7 de septiembre de 1783 se procedió a la consagración solemne de la basílica, bajo el título de la Asunción de la Santísima Virgen María.

El 9 de diciembre de 1787,  Budslau se convierte en una parroquia independiente.

En 1858 se cierra el claustro, y la iglesia sólo funciona a nivel parroquial. Después de la supresión de la rebelión de 1863, los edificios del claustro son saqueados por las tropas del zar; y a fines del siglo XIX el claustro está totalmente desmantelado.

Entre 1919 y 1939  la iglesia y su interior son restaurados y renovados.

Desde 1990 tiene lugar el inicio de la restauración de los santuarios en Budslau.

El 2 de julio de 1992 se organiza la primera peregrinación.

En 1996 regresan los Bernarditas a Budslau.

En la actualidad, la iglesia en Budslau es un monumento histórico de importancia nacional. La casa parroquial, que se construyó cerca del templo, también es reconocida como un monumento de arquitectura. La capilla del cementerio de la parroquia, una pequeña construcción rectangular, bajo el tejado de cumbrera, conservaba muy bien su aspecto original.

Historia del Ícono de la Madre de Dios de Budslau

Según las crónicas del claustro de Budslau, el Ícono de la Madre de Dios de Budslau se ha conservado en Buda (actual Budslau) desde 1613.

En 1598 se presentó el ícono al gobernador de la provincia de Minsk, Jan Pats, que acariciaba la reliquia y la mantenía a su lado todo el tiempo.

Después de la muerte de Pats, en 1610, el ícono permaneció en posesión de su capellán Isac Salakaj, luego fue vicario en el pueblo de Dauhinava. En 1613, Salakaj, que asistió a Budslau en las solemnidades del Jueves y Viernes de Semana Santa, quedó tan impresionado por el servicio divino que decidió satisfacer la solicitud de los Padres de otorgar el ícono a la iglesia local.

Después de haber sido colocado en la iglesia de madera, el ícono desde el principio fue honrado; se hizo famoso por sus milagros y misericordias, y en 1635 fue transferido al altar principal.

A partir de 1617, la historia y los milagros del ícono fueron descritos por Eleutyry Zeliaevich en el libro “Zadyiak na ziamli” (Zodiaco en la Tierra).

El primer milagro se registró en 1617 cuando un niño de cinco años, Yazafat Tyshkevich, que más tarde se convirtió en un famoso Padre Carmelita, recuperó la vista.

Hoy, el ícono de la Madre de Dios de Budslau es una reliquia totalmente bielorrusa.