EL CRISTIANISMO EN LOS CANTARES POPULARES

CONTEMPLATIVOS EN LA ACCIÓN

Esta poesía popular viene de la España del Siglo de Oro; y en esa tradición hispano-católica encontramos el fondo mismo del alma nacional, que muy poco debe al barbarismo precolombino, tan reivindicado por los revolucionarios.

Los Cantares son trasunto del alma española de la época colonial; todos ellos revelan una tradición poética nacida al arrullo del romance clásico, que los soldados y misioneros de la España grande de los siglos XVI y XVII trajeron al Nuevo Mundo.

El deber de la hora actual es salvar esa cultura y reanudarla.

Por esta razón, entregamos al pensamiento católico estos florilegios, con el deseo de que muchos jóvenes recojan este tesoro poético, y reanuden la honrosa tradición de cultura bruscamente interrumpida por la irrupción de una civilización tan brutalmente material que ha olvidado el significado esencial de la vida cristiana, e incluso ya de la simplemente humana.

PUES NOS DISTE ESTA SEÑAL

La cruz del milagro corrientes 2

Pues nos diste esta señal

de paz, defensa y amor,

por la Santa Cruz Señor

líbranos de todo mal.

 

La Madre del Redentor

a tus plantas se sentó

y de allí manifestó

a su hijo todo su amor

por la Santa Cruz Señor

líbranos de todo mal.

 

Intentan los atrevidos

quemar nuestra santa cruz

el fuego solo fue luz

que les turbo sus sentidos

por la Santa Cruz Señor

líbranos de todo mal.

 

La leña ardió presurosa

y cuando más la aumentaban,

a La Santa Cruz miraban

más reluciente y hermosa

por la Santa Cruz Señor

líbranos de todo mal.

 

Pero el indio irracional

ni así aplacó su furor

al cabo, un lance fatal

lleno a todos de pavor

por la Santa Cruz Señor

líbranos de todo mal.

 

Por ocho veces volvieron

a practicar nuevas pruebas

haciendo fogatas nuevas,

y el mismo milagro vieron

por la Santa Cruz Señor

líbranos de todo mal.

 

De maravillas que asombra

obra Dios en copia tanta,

que con razón la Cruz Santa

de los Milagros te nombran

por la Santa Cruz Señor

líbranos de todo mal.

 

y a tu impulso celestial

cede el mal, cede el temor,

por la Santa Cruz Señor

líbranos de todo mal.

 

 

Esta poesía tiene su raíz histórica, pues, la tradición nos habla de que un suceso milagroso aconteció en la fecha cercana a la fundación de la ciudad.
Los españoles emplazaron una cruz construida con madera de urunday cercana al fuerte donde se resguardaban para la construcción de la futura ciudad. Los habitantes naturales atacaron el fuerte con la intención de quemar la cruz, ya que consideraban que traía consigo un hechizo que protegía a los españoles. Sin embargo, un grupo mayor de aborígenes no pudieron con un puñado de soldados. Al intento intermitente de incendio de la cruz que no progresó, lo atribuyeron como milagroso por no entrar en combustión.
En ese sentido el milagro de la cruz es no permitir entrar en combustión. En los relatos un segundo suceso, un rayo abatió a tres aborígenes que intentaban atacar. Este hecho de intervención divina a favor de los españoles, fue defenestrado por los enemigos de la Cruz al cambiar la historia diciendo que habían muerto por  disparos de un arcabuz.