SAN JUAN

MODELOS DE VIDA Y ESPERANZA EN LA GLORIA

coronacic3b3n-de-la-virgen-fra-angc3a9lico

 Hoy nos encomendamos a:

San Juan. 

Fue elegido arzobispo de Ravena en tiempo de san León el Grande. Por efecto de la calamidad de los tiempos, y de la irrupción de los bárbaros del norte, estaba a la sazón toda la Europa en gravísimo conflicto, y solo los pastores de la Iglesia podían algunas veces contener la ferocidad de aquellas hordas salvajes que todo lo devastaban. San Juan salvó a Ravena de los furores de Atila, saliéndole, como san León, al encuentro, y amansando su fiereza. Con esta ocasión se asoció nuestro santo a los esfuerzos de las familias que querían establecer un estado en medio de las aguas, para salvar sus personas y bienes de la inundación y rapacidad de los bárbaros, y de este modo llegó a ser uno de los principales fundadores de Venecia. Bueno, humano, compasivo, de una caridad sin límites, y de un corazón tan grande como  su virtud, fue el verdadero padre de su pueblo, y promovedor constante del bien.

Celoso de la gloria de Dios, e infatigable en las tareas de su ministerio, reformó la disciplina eclesiástica, arregló el clero de su diócesis, y a pesar de la calamidad de los tiempos, su rebaño experimentó pocos reveses, y se conservó fiel al depósito de la fe.

Finalmente, después do un pontificado de los mas laboriosos que se hayan visto, murió Juan en medio de sus ovejas, el día 12 de enero del año 450.

Leyenda de oro

R. Dr. José Palau

 

Leer el Santo Evangelio del día  y catena aurea