EL EFECTO “AMORIS LAETITIA” EN LA SECTA CONCILIAR

MISTERIOS DE INIQUIDAD

Desarrollo doctrinal en la Secta del Vaticano II …

Efecto “Amoris Laetitia” : Teólogo Novus Ordo argumenta que las parejas pueden utilizar obligatoriamente un método anticoceptivo

Más que  un teólogo inmoral: “P.” Maurizio Chiodi

Es sorprendente lo rápido que se desarrolla la doctrina en la Secta Novus Ordo. Considere, por ejemplo, la exhortación blasfema de Francisco Amoris Laetitia : Lanzada el 8 de abril de 2016, el documento no tiene aún dos años, y ya un teólogo (in) moral italiano está utilizando su enseñanza para justificar más pecados contra el Sexto Mandamiento. – sí el de las “situaciones irregulares” y tal.

De acuerdo con un informe de Life Site :

La paternidad responsable puede obligar a una pareja casada a usar un método anticonceptivo artificial, según argumentó un miembro recientemente nombrado de la Academia Pontificia para la Vida, basando su teoría en la exhortación apostólica del Papa Francisco a la familia, Amoris Laetitia .

El teólogo moral italiano, el padre Maurizio Chiodi, dijo en una conferencia pública del 14 de diciembre en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma que hay “circunstancias -me refiero a lo que dice Amoris Laetitia , Capítulo 8- que precisamente por el bien de la responsabilidad, requieren la anticoncepción”.

En la parte final de su charla, el p. Chiodi desarrolló una “antropología del matrimonio” basada en lo que él consideraba sus “cuatro aspectos fundamentales”: la relación entre la sexualidad y la diferencia sexual; la relación entre la sexualidad humana y el pacto conyugal; la relación entre la comunión matrimonial y la generación; y el significado de la responsabilidad en la generación [es decir, paternidad responsable].

También señaló, refiriéndose al Capítulo 8 de Amoris Laetitia , que estos cuatro aspectos tienen el carácter de un “bien prometido” que “abre la posibilidad de fracaso”. Por lo tanto, en estos cuatro aspectos del matrimonio, una persona está llamada a “discernir”. el bien posible “y evitar la ” oposición absoluta entre el bien y el mal, entre lo blanco y lo negro, como dice Amoris Laetitia “, al considerar” las circunstancias oscuras y dramáticas de la vida “.

(Diane Montagna, miembro de la  “Academia Pontificia para la Vida” se basa en  Amoris Laetitia para decir que algunas circunstancias “requieren” la anticoncepción “ , Life Site , 8 de enero de 2018; cursiva propia ).

Retrocedemos por un momento y repasemos lo que el principal apóstata del mundo, el “Papa” Francisco, enseña en n. 303 de su supuesta “exhortación apostólica”:

Reconociendo la influencia de tales factores concretos, podemos agregar que la conciencia individual necesita estar mejor incorporada en la praxis de la Iglesia en ciertas situaciones que no incorporan objetivamente nuestra comprensión del matrimonio. Naturalmente, se debe hacer todo lo posible para alentar el desarrollo de una conciencia iluminada, formada y guiada por el discernimiento responsable y serio del pastor, y para alentar una confianza cada vez mayor en la gracia de Dios. Sin embargo, la conciencia puede hacer más que reconocer que una situación dada no se corresponde objetivamente con las demandas generales del Evangelio. También puede reconocer con sinceridad y honestidad lo que por ahora es la respuesta más generosa que se le puede dar a Dios , y llegar a ver con cierta seguridad moral que es lo que Dios mismo está pidiendo en medio de la complejidad concreta de los propios límites, aunque todavía no sea completamente el ideal objetivo. En cualquier caso, recordemos que este discernimiento es dinámico; debe permanecer siempre abierto a nuevas etapas de crecimiento y a nuevas decisiones que puedan permitir que el ideal se realice más plenamente.

(Antipapa Francisco, Exhortación “Apostólica” Amoris Laetitia , n. 303; subrayado agregado)

Esto es a la vez herejía y blasfemia, porque el texto claramente establece o implica (ver partes subrayadas) que puede que no sea posible , incluso con la ayuda de Dios, guardar los mandamientos, y que Dios realmente desee que se quebranten. Esto es directamente contrario a la Sagrada Escritura (ver Lev 22:31; Jn 14:15; 1 Jn 2: 3) y a la enseñanza infalible del Concilio de Trento:

Pero nadie, por más justificado que sea, debería considerarse exento de la observancia de los mandamientos; nadie debe hacer uso de esa declaración temeraria prohibida por los Padres bajo anatema, que los mandamientos de Dios son imposibles de observar para un hombre que está justificado. “Porque Dios no ordena las imposibilidades, sino que al ordenar amonestahacer lo que puede hacer, y orar por lo que no puede hacer, y ayuda a que pueda”; “Sus mandamientos no son pesados” [1 Juan 5: 3], “su yugo es dulce y su carga es liviana” [Mat. 11:30]. Porque aquellos que son hijos de Dios, aman a Cristo: “pero los que lo aman, (como él mismo testifica) guardan sus palabras” [Juan 14:23], que ciertamente con la ayuda divina pueden hacer.

Canon. 18. Si alguien dijera que los mandamientos de Dios son incluso para un hombre que es justificado y confirmado en la gracia imposible de observar: sea anatema.

Canon 22. Si alguien dijera que el justificado puede perseverar en la justicia recibida sin la asistencia especial de Dios, o que con esa [asistencia] no puede: sea anatema.

(Concilio de Trento, Sesión 6, Capítulo XI, Cánones 18, 22; Denz. 804, 828, 832 )

Por supuesto, los modernistas de Novus Ordo no se preocupan por el Concilio de Trento (1545-1563). Después de todo, tuvo lugar antes del Vaticano II, mucho antes del Vaticano II, que, como todos sabemos, fue la “Nueva Primavera” en la Iglesia.

Así que una vez que las telarañas de Trento han sido eliminadas de la conciencia iluminada de todos, Francisco simplemente declara que Dios puede querer que la gente cometa adulterio, no todos, por supuesto, pero quizás usted , en sus circunstancias muy concretas y sus límites increíblemente complejos, al menos por ahora .

Mientras el resto del Novus Ordo estaba ocupado debatiendo si la doctrina de Francisco es estrictamente herética o si no lo es , si alguien puede excusarse con el argumento de no conocer los Diez Mandamientos o porque nunca la ha leído, o porque nunca ha leido los Dubia o sobre si debería ser seguido por una corrección fraterna o filial, etc., otras personas no pierden el tiempo y han aplicado la simple lógica : si Dios puede pedir a ciertas parejas que cometan adulterio , ¿por qué no podría pecirles que  que cometan [el pecado] de la anticoncepción ?

Aquí es donde entra el “Padre” Chiodi. Él, hereticamente convierte “lo bueno que es necesario” en “lo bueno que es [meramente] posible”, y, para sorpresa de todos, encuentra muy rápidamente que a veces lo bueno no es posible mientras que lo malo sí lo es , y luego declara simplemente que lo malo es bueno. Después de todo, ¿quién quiere limitarse  rígidamente  a pensar que hay una “oposición absoluta entre el bien y el mal”? ¿San Pablo quizás? “¿Qué parte  tiene la justicia con la injusticia? ¿O qué asociación tiene la luz con las tinieblas? “(2 Cor 6, 14), preguntó el Apóstol, revelando claramente su desesperada mentalidad pre Vaticano II. “Eso depende de las circunstancias concretas”, replicaría el Sr. Chiodi. ¿O tal vez fue el Rey Salomón? “Da, por tanto, a tu siervo un corazón sabio , para juzgar a tu pueblo y discernir entre el bien y el mal” (3 Reyes 3: 9). Otro tonto pre Vaticano II, al parecer.

La doctrina bergogliana adaptada y aplicada por el Sr. Chiodi es simplemente una ética situacional , también conocida como la “nueva moralidad” o “existencialismo ético”. Fue condenada en términos muy claros por el Papa Pío XII en la década de 1950:

La marca distintiva de esta moralidad es que no se basa en leyes morales universales, como, por ejemplo, los Diez Mandamientos, sino en las condiciones o circunstancias reales y concretas en las que los hombres deben actuar, y según las cuales la conciencia del individuo debe juzgar y elegir. Tal estado de cosas es único y solo se aplica una vez por cada acción humana. Es por eso que la decisión de la conciencia, como afirman los defensores de esta ética, no puede estar ordenada por ideas, principios y leyes universales.

La nueva ética (adaptada a las circunstancias), dicen sus autores, es eminentemente “individual”. En esta determinación de conciencia, cada individuo se encuentra en relación directa con Dios y decide ante Él, sin el más mínimo rastro de intervención de la  ley, o cualquier autoridad, cualquier comunidad, cualquier culto o religión. Aquí simplemente está el “yo” del hombre y el “yo” del Dios personal, no el Dios de la ley, sino Dios el Padre, con quien el hombre debe unirse en amor filial. Visto así, la decisión de la conciencia es un “riesgo” personal, según el propio conocimiento y evaluación, con toda sinceridad ante Dios. Estas dos cosas, la intención correcta y la respuesta sincera, ¡son lo que Dios considera! Él no está preocupado con la acción. Por lo tanto, la respuesta puede ser intercambiar esa fe católica por otros principios, buscar el divorcio, interrumpir la gestación, rechazar la obediencia a la autoridad competente en la familia, la Iglesia, el Estado, etc.

Todo esto sería perfectamente apropiado para el hombre que ha llegado “a la mayoría de edad” y, en el orden cristiano, estaría en armonía con la relación de filiación que, según la enseñanza de Cristo, nos hace orar a Dios como “Nuestro Padre.”

Esta visión personal de las cosas ahorra al hombre la necesidad de tener que preguntarse, en cada instante, si la decisión que se toma se corresponde con la ley o con los cánones de normas y reglas abstractas. Preserva al hombre de la hipocresía de la fidelidad farisaica a las leyes; lo preserva tanto de los escrúpulos patológicos como de la ligereza o falta de conciencia, porque pone la responsabilidad del cristiano personalmente ante Dios. Así hablan aquellos que predican la “nueva moralidad”.

Por lo demás, en contra de la “ética de la situación”, establecimos tres consideraciones o máximas. La primera: garantizamos que Dios quiere, ante todo y siempre, una intención correcta. Pero esto no es suficiente. Él también quiere el buen hacer. Un segundo principio es que no está permitido hacer el mal para que pueda resultar el bien  (Rom 3: 8). Ahora bien, esta nueva ética, tal vez sin darse cuenta de ello, actúa de acuerdo con el principio de que el fin justifica los medios. Un cristiano no puede ignorar el hecho de que debe sacrificar todo, incluso su vida, para salvar su alma. Esto nos lo recuerdan todos los mártires. Los mártires son muy numerosos, incluso en nuestro tiempo. La madre de los Macabeos, junto con sus hijos; las Santas Perpetua y Felicidad , con sus hijos recién nacidos; María Goretti, y miles de hombres y mujeres a quienes la Iglesia venera, ¿acaso ellos, frente a la “situación” en la que se encontraron, incurrieron inútilmente o incluso equivocadamente en una muerte sangrienta? No, ciertamente no, y con su sangre derramada son los testigos más explícitos de la verdad en contra de la “nueva moralidad”.

(Papa Pío XII, Discurso  Soyez les Bienvenues , 18 de abril de 1952)

Para obtener más pruebas que demuestren que Francisco está enseñando como “doctrina católica” los mismos errores rechazados por el Papa Pío XII, consulte nuestra publicación informativa sobre el tema:

Además, puede ser una buena idea revisar la histórica encíclica del Papa Pío XI sobre el matrimonio cristiano, que incluye una condena del mal intrínseco de la anticoncepción:

Aunque ya era muy malo antes de venir él, bajo Francisco el Vaticano se ha convertido en una guarida infernal de incompetencia teológica. La apostasía ha madurado hasta un punto que seguramente Dios Todopoderoso intervendrá pronto para poner fin a este estado de cosas. Simplemente,  no puede continuar mucho más tiempo.

En este punto, las pseudoautoridades del Novus Ordo le están diciendo a su grupo que crean que lo que solía ser un pecado mortal , ante el cual habia que preferir la muerte más horrible , ahora es, dado ciertas circunstancias, un deber moral . Esto es obviamente un giro de 180 grados digno de la condena del profeta Isaías: “¡Ay de vosotros  que llamáis bien al mal, y al mal bien: que llamáis tinieblas a la luz y a la luz tinieblas, que tenéis lo dulce por amargo y lo amargo por dulce “(Is 5:20). En la Secta del Vaticano II, sin embargo, después de haber sido ahogados por una avalancha de palabras que parecen inteligentes, al cambio de rumbo teológico se le llama “hermenéutica de la continuidad”. Para aquellos que comienzan a ver a través de esta artimaña, los apologistas profesionales de Novus Ordo les salen al paso : si los profundos posts de blog de Mark Shea no les convencen de que son sólo grandes idiotas de derecha que no pueden ver la santa doctrina proclamada  por Francisco el Misericordioso, entonces Jimmy Akin tiene  para usted 14 cosas que debe saber y compartir 

Entonces, olvídese de los viejos debates sobre si la anticoncepción es permitida alguna vez . Eso es totalmente pre Amoris Laetitia . ¡La verdadera cuestión que se discute ahora es cuándo es obligatorio cometer pecado mortal! ¡Verdaderamente, el dios de las sorpresas de Bergoglio nunca deja de actuar!

Con tal desarrollo doctrinal masivo, seguramente no tendremos que esperar mucho hasta la publicación de la próxima encíclica: Gaudium in Contraconceptionem !

Fuentes:

Tomado de Novus Ordo Watch, según la traducción de Moimunan