SAN EULOGIO

MODELOS DE VIDA Y ESPERANZA EN LA GLORIA

coronacic3b3n-de-la-virgen-fra-angc3a9lico

Hoy nos encomendamos a:

San Eulogio, obispo y confesor. 

Nació en Siria y en su juventud, abrazó la vida monástica en su misma patria. Entregado a su propia santificacion y al estudio de las ciencias sagradas y profanas, era enteramente extraño a cuanto su alrededor pasaba. Su infatigable aplicación unida a un espíritu penetrante, a una concepción viva y a un juicio sólido, le hicieron un caudal de conocimientos tan vasto, que muy pronto se halló en estado de combatir los errores de su tiempo. Entonces creyó el santo que debía salir de su soledad para atender mas fácilmente a las necesidades de la religión, y fue ordenado de presbitero por san Anastasio, patriarca de Antioquía, en cuya ciudad permaneció trabajando con mucha utilidad, hasta que el emperador Tiberio-Constantino le nombró para el arzobispado de Alejandría, en donde fue consagrado, el año 583. En 585 hizo un viaje a Constantinopla donde conoció y trabó estrecha amistad con san Gregorio el Grande, y ambos trabajaron en adelante de consuno en favor de la Iglesia de Dios. San Eulogio escribió varias obras en defensa de la fe católica, contra los novacianos y otros herejes, y después de un pontificado ilustre en grandes acciones, murió en Alejandría el día 12 de setiembre del año 607.

Leyenda de oro

R. Dr. José Palau

 

Leer el Santo Evangelio del día  y catena aurea