EL CRISTIANISMO EN LOS CANTARES POPULARES

CONTEMPLATIVOS EN LA ACCIÓN

Esta poesía popular viene de la España del Siglo de Oro; y en esa tradición hispano-católica encontramos el fondo mismo del alma nacional, que muy poco debe al barbarismo precolombino, tan reivindicado por los revolucionarios.

Los Cantares son trasunto del alma española de la época colonial; todos ellos revelan una tradición poética nacida al arrullo del romance clásico, que los soldados y misioneros de la España grande de los siglos XVI y XVII trajeron al Nuevo Mundo.

El deber de la hora actual es salvar esa cultura y reanudarla.

Por esta razón, entregamos al pensamiento católico estos florilegios, con el deseo de que muchos jóvenes recojan este tesoro poético, y reanuden la honrosa tradición de cultura bruscamente interrumpida por la irrupción de una civilización tan brutalmente material que ha olvidado el significado esencial de la vida cristiana, e incluso ya de la simplemente humana.

 

M I L  S E Ñ A L E S  D A R Á  E L  M U N D O

1-Genèse (7, 19-24) - Scène du déluge

Mil señales dará el mundo
c
uando se quiera acabar,
Se elevará en lo profundo
c
uarenta codos el mar.

Saldrán los peces volando
del fondo del mar a fuera
y de los campos las fieras
temeridad saldrán dando.
Saldrán los hombres llorando
con un dolor sin segundo,
al ver el desquicio y rumbo
que tome el gran firmamento,
que entre fuego, mar y viento
mil señales dará el mundo.

Caerán del octavo cielo
las estrellas de una, en una,
se eclipsará el sol, la luna,
turbará el aire su vuelo.
Se verá temblar el suelo
mucho tiempo sin parar,
se verán astros andar
sin poderse detener;
todo esto lo hemos de ver
cuando se quiera acabar

Si el arcángel nos da aviso
con su trompeta vendrá,
y todos nos llamará
vivos y muertos a juicio.
No se encontrará resquicio
en la redondez del mundo
en que no se oiga el retumbo,
que aquella trompeta encierra;
que hasta el fondo de la tierra
Se elevará en lo profundo.

San Lucas evangelista,
dice que de cada estrella,
se formará una centella
que a todo el valor quita.
Todo sabio lo acredita
y en tanto ruido de tierra,……

se elevará en lo profundo ,
Cuarenta codos el mar

 

 

 

Extraído del libro “El Cristianismo en los cantares populares”  de Juan Alfonso Carrizo -Págs. 45-46. Ediciones Dictio  Vol. 15 Sección letras Año 1978