SAN EUFRONIO

MODELOS DE VIDA Y ESPERANZA EN LA GLORIA

coronacic3b3n-de-la-virgen-fra-angc3a9lico

Hoy nos encomendamos a:

San Eufronio,

obispo y confesor (f. 572)

En su juventud entró este santo en el estado eclesiástico y llegó a ser obispo de Tours, debiendo tan solo su elevación a las eminentes virtudes y alta capacidad que en él habían resplandecido. Estando vacante aquella silla, el pueblo y clero de Tours pidieron a Gotario I se interesase para que fuese elegido Eufronio, y efectivamente, el rey, que conocía el merito de esto santo sacerdote, logró vencer su repugnancia y que aceptase el cargo pastoral. La ceremonia de la consagración se hizo en 556, y el año siguiente el nuevo obispo asistió ya al concilio de París, en el que se publicaron muchos sabios reglamentos tocante a los bienes eclesiásticos, o la ordenación de los obispos y a los matrimonios ilícitos.

La ciudad de Tours experimentó los efectos de su ilustrada caridad; pues hallándose casi arruinada por los estragos de una reciente guerra civil, contribuyó a reedificarla casi toda, alimentando a los pobres por su cuenta, y arbitrando medios para ocurrir a los gastos de la reparación.

En 566 convocó un concilio en su ciudad episcopal, que se llama el segundo de Tours, y en el que se hicieron veinte y siete cánones sobre disciplina. A pesar de las pruebas de particular afecto que recibía continuamente de parte del rey Cariberto, no iba a su corte mas que rara vez y con mucha repugnancia.

Caminando un día para ir a ella, de repente mudó de parecer y se volvió a su diócesis, diciendo a los que le acompañaban, que su viaje era ya inútil, porque el rey acababa de morir, lo cual efectivamente fue así.

San Gregorio de Tours, que fue por muchos años testigo de las acciones de Eufronio, dice que estuvo favorecido con el don de milagros, y que fue admirable en todo hasta su dichosa muerte, acaecida el día 4 de agosto del año 572.

Leyenda de oro
R.Dr. José Palau

 

Leer el Santo Evangelio del día  y catena aurea