SANTAS MARANA Y CIRA

MODELOS DE VIDA Y ESPERANZA EN LA GLORIA

coronacic3b3n-de-la-virgen-fra-angc3a9lico

Hoy nos encomendamos a:

Santas Marana y Cira,

(Siglo V)

Nacidas y educadas en Berea de Cilicia a la edad de veinte años dejaron el mundo, la patria y los bienes, y se fueron a un lugar distante y desconocido.

En él fabricaron una pequeña celda, en la cual se encerraron y tabicaron, no dejando mas que una pequeña ventana por donde recibían de vez en cuando una porción de pan y agua. Mortificaban su cuerpo con todo género de cilicios, hablaban una sola vez al año, el día de Pentecostés, y comían muy de tarde en tarde.

Tan singular género de vida atrajo sobre ellas las bendiciones del cielo, y fueron dispensadoras de sus beneficios. Así es que los ciegos encontraron la vista, los tullidos el movimiento y todos los enfermos la salud alrededor de aquella santa choza.

Aquel desierto, antes inaccesible y desconocido, llegó a ser un templo vivo y concurrido, donde se mostraban a porfía las misericordias del Señor, hasta que las esclarecidas santas fueron llamadas a gozar en el cielo de la presencia de su divino esposo.

Su muerte, acaecida a mediados del siglo V, fue memorable por la multitud de prodigios que el Señor obró en aquella ocasión.

 

Leyenda de oro
R.Dr. José Palau

 

Leer el Santo Evangelio del día  y catena aurea