SANTOS SIMPLICIO, FAUSTINO Y BEATRIZ

MODELOS DE VIDA Y ESPERANZA EN LA GLORIA

coronacic3b3n-de-la-virgen-fra-angc3a9lico

Hoy nos encomendamos a:

Santos Simplicio , Faustino , y Beatriz,
hermanos, mártires (f.302)

El mismo día de santa Marta hace la santa Iglesia conmemoración de los santos mártires, Simplicio, Faustino, y Beatriz, su hermana, los cuales murieron en Roma por la fé de Cristo en la persecucion de los emperadores Diocleciano y Maximiano.

Simplicio y Faustino fueron presos : y visto que estaban muy constantes con la fé, un vicario del emperador los mandó atormentar, y despues degollar, y echar sus cuerpos en el rio Tíber. Su santa hermana Beatriz los recogió, y les dió sepultura. Despues se retiró en casa de una santa viuda, llamada Lucina, que de día y de noche, no se ocupaba sino en oración, penitencia, y obras de piedad. Siete meses duró esta santa compañía; mas permitió el Señor que un hombre poderoso, llamado Lucrecio, se cegase con la codicia , y pretendiese quitar a santa Beatriz una heredad que tenia , para juntarla con otra suya. Para poderlo hacer mas fácilmente , y sin costa suya , entendiendo que era cristiana, la hizo llamar para que sacrificase a los dioses : y como ella claramente confesase que era cristiana , y que de ninguna manera adoraría los dioses de palo y piedra , la hizo echar en la cárcel , y de noche darle garrote.

Con este género de muerte la gloriosa virgen y mártir Beatriz pasó de esta vida mortal a la eterna; y su santa compañera Lucina enterró su cuerpo junto a los de Simplicio y Faustino, sus hermanos: y después el papa León II, edificó un suntuoso templo en Roma, y trasladó a él los cuerpos de estos santos Mártires. Mas para que se vea, cuan mal suceden los consejos que se toman con la codicia, y que el Señor al cabo descubre y castiga las marañas y artificios de los hombres malvados; es bien que se sepa, que Lucrecio, después de la muerte de santa Beatriz , se apoderó de su posesión y heredad (que fue el motivo de hacerla matar), y el día que se apoderó de ella, hizo un convite solemne a algunos amigos suyos , y estando en él con mucha chacota y alegría, mofándose de los santos mártires, y no cabiendo de placer, y por verse señor de la hacienda de ellos, se halló presente una mujer , con un niño en los brazos, a quien daba el pecho, y el niño, movido de Dios, con voz clara, y que todos le entendieron , dijo: Oye, Lucrecio : mataste, y poseíste, y caíste en manos de tu enemigo. Quedó pasmado Lucrecio : perdió el color , y helósele la sangre; entro luego el demonio en él ; atormentóle cruelmente por espacio de tres horas, y espiró, con gran daño de su alma, y gran provecho de muchos, que con este ejemplo entendieron que hay premio para el bueno, y castigo para el malo, y que Dios quita las máscara al embuste y artificio , y lo que se alcanza por malas mañas, es cuchillo y veneno, para el que usa de ellas por alcanzarlo.

Celebra la Iglesia fiesta de estos santos en 29 de julio , que fue el día de su martirio, año del Señor de 302, imperando Diocleciano y Maximiano. Hacen mención de ellos todos los Martirologios , el romano , el de Beda , Usuardo , y Adon y en los actos de san Antimio , mártir , se escribe la suma de su martirio.

Leyenda de oro
R.Dr. José Palau

 

Leer el Santo Evangelio del día  y catena aurea