SANTA VALENTINA

MODELOS DE VIDA Y ESPERANZA EN LA GLORIA

coronacic3b3n-de-la-virgen-fra-angc3a9lico

Hoy nos encomendamos a:

Santa Valentina, y otra compañera suya,
vírgenes Y mártires (f. 308)

En tiempo del emperador Maximiano Galerio, había en la Tebaida un gran número de cristianos condenados a los trabajos públicos. Noventa y siete de estos confesores fueron conducidos a la presencia de Firmiliano, que viendo su invencible constancia, les hizo abrasar el carillo izquierdo, y que les arrancasen el ojo derecho, y en seguida los mandó a las minas del monte Líbano.

Hizo sufrir diversos géneros de tormentos a muchos otros fieles que le llevaron de varios puntos de la Palestina; pero se excedió a sí mismo en su furor contra los que habían sido presos en Gaza , mientras estaban asistiendo a la lectura de los libros santos.

Entre ellos había una virgen ilustre llamada Valentina que se distinguió por su valor y constancia. Habiéndola amenazado el gobernador de que la haría exponer en un lugar de prostitución, ella le reprendió sus injusticias y la corrupción de su corazón.

Para castigar su atrevimiento, ordenó aquel que fuese cruelmente azotada , después extendida sobre el caballete donde se descarnaron sus costados con garfios de hierro. Semejante espectáculo arrancó gritos de compasión a otra virgen cristiana, que de en medio de la multitud dijo al gobernador: ¿Hasta cuando atormentaréis a mi hermana? Sacada de entre la demás gente e interrogada al mismo momento, fue en seguida confundida con Valentina en los tormentos, y ambas atadas y encadenadas, fueron arrojadas al fuego, donde espiraron , el día 25 de julio del año 308.

Leyenda de oro
R.Dr. José Palau

 

Leer el Santo Evangelio del día