CONTEMPLATIVOS EN LA ACCIÓN: Jorge Doré, Poesía

Gloria a Tu cruz, Señor, gloria a Tu nombre,
gloria a Tu majestad, a Tu realeza,
gloria a Tu eternidad, a Tu grandeza
y a Tu piadosa redención del hombre.

Gloria al misterio que Tu ser encierra,
gloria a Tu encarnación y al portentoso
rito que hace del pan el más precioso
manjar que hay en los cielos y en la tierra.

Gloria a Tu humilde condición humana
gloria a Tu excelsa y magna potestad
y paz a los que amando Tu verdad
abrazan con fervor su fe cristiana.

Gloria a Tu redención que nos ha dado
la posibilidad de una infinita
dicha y al gran poder de Tu bendita
sangre que por amor has derramado.

Gloria por nuestra Madre Santa y pura
que cuida de sus hijos desde el cielo
y les concede gracias y consuelo
en medio de este valle de amargura.

¡Gloria, Señor, eternamente gloria
a Tu recta justicia y a Tu ley,
a la Trinidad Santa, a Cristo Rey
y al día en que iluminaste nuestra historia!