OSKO: EL ETERNO RETORNO DEL MITO DE LA “CONSAGRACIÓN DE RUSIA”

LA VERDAD ES CRUCIAL

 

El obispo inglés afirma que “Fátima es crucial”,

voluntaria o involuntariamente contribuye a soslayar lo real y verdadero

“El mismo afán de una bienaventuranza terrenal, propia del pueblo hebreo, lo hallamos en el socialismo de Marx (…) Pero la idea mesiánica de antaño en la que el pueblo hebreo era el pueblo de Dios se conserva siempre, con la diferencia que ahora su peso cae sobre una clase determinada: sobre el proletariado.”

Nicolai Berdiaieff

“Conviene que, en la medida de lo posible, nos ocupemos del proletariado y lo sometamos a aquellos que manejan el dinero. Con este medio levantaremos a las masas. Las empujaremos a las agitaciones, a las revoluciones, y cada una de estas catástrofes significará un gran paso para nuestras finalidades.

Rabí Caleb en la tumba de Simeon ben Jehuda, en Praga


Sin más preámbulos, en sus Comentarios, y entre la niebla que rodea a todo lo relacionado con las especulaciones de los “fanáticos” respecto del asunto que podríamos denominar “FATIMA y la Consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María”, Monseñor Williamson expresa diversas opiniones suyas que permiten clarificar un poco ciertas cuestiones; este artículo procurará dar una opinión respecto del pensamiento del obispo inglés.

Nos parece importante, ante todo, dejar en claro que las afirmaciones vertidas por M. Williamson sobre “Fátima” en sus ELEISON 518 y 519 sólo representan su propia personal opinión, y no reflejan ni representan nada que nadie quede obligado a aceptar, ni mucho menos a creer.

No rechazo Fátima a priori, aunque nada podrá convencerme acerca de obligatoriedad alguna respecto de depositar mi fe en tal suceso, y mucho menos en las opiniones de quienes se constituyen en sus intérpretes oficiosos; incluso aunque se agiten argumentos tales como su oficialización o las declaraciones que otorgan veracidad a los hechos relacionados que hayan sido efectuadas por las autoridades de la Iglesia de aquel tiempo, ni de ningún tiempo.

No está obligado ningún católico a creer absolutamente nada respecto de las Apariciones de la Santísima Madre de Dios; tampoco a no creer.

Es de libre discernimiento y aceptación. Sin embargo, sí creo que estamos obligados a no creer en cualquier paparruchada, ni en las especulaciones absolutamente parciales, poco objetivas e interesadas de ciertos personajes que se nombran en este artículo.

Sabemos de M. Williamson que es un “negacionista”; lo cual está muy bien; porque niega supuestos hechos históricos que nunca ocurrieron y que cierta estirpe ha convertido, por conveniencia suya propia, en el principal dogma de la religión actual. Ya volveremos sobre esto.

1

Auschwitz

Obispo binegacionista
Es sabido lo que significa el término “negacionista“. Extendamonos un poco al respecto; tiene que ver con la cuestión, ya que M. Williamson es también un “negacionista” respecto de algunos hechos que SÍ han acontecido; al menos niega sus consecuencias, y por ello termina actuando de modo incongruente:

12 y 13 de mayo de 1982, Juan Pablo II viaja a Fátima como peregrino para agradecer el haber sobrevivido al atentado sufrido exactamente un año antes en la plaza de San Pedro y consagra la Iglesia, los hombres y los pueblos, al Inmaculado Corazón de María, haciendo veladamente mención de Rusia.

25 de marzo de 1984, el Papa Juan Pablo II consagra por 2da vez, al mundo al Inmaculado Corazón de María, y lo hace en unión con todos los obispos del mundo que previamente habían sido notificados para que se uniesen con Su Santidad en esta consagración, en la plaza de San Pedro, delante de la Imagen de la Virgen. Más tarde sor Lucía asegura que esta consagración satisface la petición hecha por la Virgen.

Veamos las consecuencias de estos HECHOS.

Si Wojtyla, alias Juan Pablo II (para los conciliares “san Juan Pablo II, El Magno”), fue un verdadero pontífice católico, pues… tema terminado y recontra acabado. La deseada Consagración habría sido llevada a cabo. Ya que la mismísima Sor Lucía convalida tal cosa y nadie osará negarle su calidad de persona autorizada para emitir opinión respecto de materia en la que tuvo un grado de importante protagonismo.

Solamente admitiendo lo contrario, es decir, que Wojtyla es un mentiroso, un usurpador, y un FALSO PONTÍFICE, que preside una FALSA IGLESIA, y admitiendo, además, una de las dos cosas siguientes puede sostenerse que la Consagración reclamada por la Aparición de Fátima NO SE HA LLEVADO A CABO:

a) o que la sor Lucía que se expresa favorablemente respecto de la supuesta “consagración” realizada es una impostora,

b) o que se trata de la verdadera Sor Lucía pero que ella ha perdido completamente la noción de lo que dice.

¿Se entiende?

Pero, además, aunque de manera incompleta y tardía, muchos años antes ya el Papa Pío XII había llevado a cabo dicha Consagración. Óbviese, si se quiere; pero tal hecho aconteció, mal que le pese al “negacionista” M. Williamson.

De manera que, por donde se lo quiera ver, es completamente absurda la posición de los “Fatimólogos” (vaya con la moderna especialidad…) actuales en tal sentido; y por demás incoherente la de quienes todavía reclaman una tal “consagración”. Más grotesca todavía en quienes sostienen que Carol Wojtyla fue un verdadero pontífice.

Pero extendámonos un poco más en este asunto del “negacionismo”.

Negacionista es llamado todo aquel que niega el principal dogma de la religión más extendida en el mundo entero, como se dijo más arriba.

Básicamente, esa religión es una que sirve a los intereses globales (étnicos y sectarios, geopolíticos, económicos, etc.) de una cierta “estirpe” por todos muy conocida, diseminada en todos los países de la tierra de manera más o menos irregular.

Posiblemente, podrá parecer algo “conspiracionista” todo este asunto, pero, resumidamente, nadie negará la influencia (o control) que ejerce esa cierta “estirpe” en aquellos asuntos que resultan ser los más importantes, o decisivos, a la hora de determinar en qué dirección “deben” marchar las llamadas “cosas importantes” en este mundo…, por ejemplo, la economía global, el cuidado del medio ambiente en el mundo entero, la educación de las masas (lo que equivale a decir, “la insuflación” de un Pensamiento Único a nivel global), etc., etc.

Como siempre habrá personas a las que estos temas les desagradan; se hace pesado y engorroso explicarlo y profundizar en esta cuestión.

Pero se trata de cuestiones que, por paradójico que parezca, alguien que sostiene una posición “negacionista” no debería negar.

La Judaización de los pueblos cristianos y de la cultura entera en el completo mundo, no cesa desde hace siglos. Y si bien es posible aun hoy en día encontrar sectores que permanecen, o luchan por permanecer incontaminados, no obstante, el proceso se encuentra en estado muy avanzado en todo el orbe absolutamente.

Los Medios Masivos de Comunicación, cada día más sofisticados, penetrantes, inevitables, omnipresentes en espacio y tiempo, determinan la llegada de la total y completa judaización del mundo, lo que equivale, o mejor dicho, coincide, con precisión y exactitud de relojería suiza (con perdón de Fellay), con la Magna Apostasía, en un marco de concreción ostensible y manifiesta del Misterio de Iniquidad.

Los que rechazan estas ideas por “conspirativas” deberán admitir, no obstante, que cierto tipo de apellidos, que denotan una procedencia u origen particular, suelen encontrarse de manera numéricamente desproporcionada en lugares o posiciones centrales, importantes, determinantes, entre las más sensibles actividades humanas relacionadas con el PODER, tanto sea económico, como político, y en áreas determinantes también cuando de lo que se trata es de REINGENIERIZAR LA SOCIEDAD HUMANA, o peor aún de CONDICIONARLA acerca de ciertas cuestiones.

Un ejemplo: la propaganda diabólicamente antinatural y claramente destructiva que comienza en lo semántico y desconstruye y coagula socialmente la llamada Cuestion de Género.

Cuestiones éstas de las que no voy a hablar ahora, por asumir que el lector de este artículo debe ya estar suficientemente informado al respecto, y adecuadamente FORMADO, para evitar ser DEFORMADO por el bombardeo constante de los medios masivos de comunicación, al servicio de los que gobiernan este mundo.

El pensamiento joánico se materializa entonces con plenitud elocuente en la realidad concreta, visible y fáctica, de aquel momento por él anunciado. La realidad anticrística que se coagula ante nuestros ojos no significa otra cosa que el completo SOLVE de Cristo, cosa que sólo puede ocurrir al haber sido quitado el “Obstáculo”.

Y sí…, ya fue quitado; y no fue la Santa Misa. Aunque la Santa Misa tuvo mucho que ver; pero después. Porque el Obstáculo ya había sido quitado antes.

Entonces el Anticristo se tornó más visible. Y digo bien; porque ya era visible, solo se hizo más visible. Recordemos que San Juan afirma que “todo aquel que disuelve (SOLVE) a Cristo, ése es el Anticristo”. Y personajes que disuelven a Cristo existen desde siempre, claro que cada vez en mayor cantidad. De ahí que progresivamente, gradualmente, el Anticristo se vaya haciendo más visible, en el actual COAGULA, en progresión aumentativa fatalmente inevitable.

2

Pues bien…

Esta perorata es necesaria para avanzar en algunas definiciones de índole especulativa, es verdad; pero rápidamente se verá que, en realidad, se trata de cosas ya acontecidas desde hace mucho tiempo; y que, inverosímilmente, muchas veces se pretende proponer como si se tratara de cosas de moderna y actual concreción pero escaso recorrido histórico.

Es el caso de hombres como M. Williamson y muchos de sus seguidores, y muchos de los actuales seguidores de lo que ha sido dado en llamarse “Tradicionalismo católico”, o “Movimiento Católico Tradicionalista”.

El “negacionismo” de M. Williamson se torna completamente anecdótico por quedarse, entonces, tan sólo en un momento de la historia, en un hecho puntual que hasta puede denominarse como meramente “estadístico”.

Porque no profundiza. Es aislacionista. Quiero decir con “aislacionista” que el negacionismo de M. Williamson aparece como despegado de causas y procedencia y despojado de continuidad y conclusiones. Es importante comprender esta cuestión.
Quizás M. Williamson conozca tanto unas como otras, reitero, “causas y procedencia” y “continuidad y conclusiones”, pero no habla de ellas; no profundiza; no hemos visto (al menos que lo veamos, con la insistencia y contundencia que el asunto reclama) que en su relato las incluya.

Veamos.

¿Cuáles son las razones de la existencia de la falsificación histórica denominada HOLOCAUSTO?

Esas razones, ¿son meramente históricas? o… ¿también obedecen a fundamentos meta históricos, religiosos, teológicos, etc.?

¿Cuáles son las razones de la existencia de políticas orientadas a suprimir (y desde hace décadas) toda opinión que se oponga a la formulación de un dogma como el de la SHOA?

(Ya veremos por qué se trata de un dogma)

¿Por qué razón o razones, fue creada toda esa “cultura judaica del holocausto” a la que se encuentran sometidas todas las personas?

¿No llama poderosamente la atención el especial cuidado y dedicación que la llamada iglesia conciliar pone en atención a esa cuestión?

¿No es verdad que los hechos ocurridos durante la primera parte del siglo XX y que derivaron en la creación del mito del Holocausto guardan una muy estrecha relación con la agudización de la “cuestión judía”, con un aumento exponencial de la judaización de la cultura y de las sociedades, la destrucción de lo que quedaba de la Cristiandad, la crisis conciliar, la aniquilación y casi desaparición de la religión católica, y la creación de una Nueva Religión?

Es importante ver que fue creada toda una nueva cultura que ha reemplazado a la cultura cristiana; y toda cultura reclama, necesita, un CULTO; me refiero a una cierta “creencia” en principio, que avanzará necesariamente para organizarse en seguida como una religión; para lo que necesitará elaborar RITUALES, PRECEPTOS, y SACRIFICIOS. Que constituirá DOGMAS que no podrán ser cuestionados ni, mucho menos, negados o rechazados. Que además, rápidamente, elevará sus tribunales, sistema de control, su policía (en el caso que nos ocupa se trata de una “policía del pensamiento”) su “inquisición”. Que impondrá el silencio a los disidentes, y también, en caso de ser necesaria, su EJECUCIÓN.

Esto último, gracias a la efectividad de los mecanismos enumerados más arriba, y la prácticamente completa DOMINACIÓN MUNDIAL ejercida por la “estirpe” mencionada, es proporcionalmente poco difundido. Entrar en la cuestión del satanismo y de los sacrificios rituales actualmente vigente (más allá de la entendible incredulidad de muchos), sería muy largo.

3

Lo descrito lo vimos constituirse y consolidarse delante de nuestros propios ojos. Tiene existencia real verificable.

Testimonios no faltan. Autores revisionistas han aportado pruebas de la construcción de una historia falsa. Los Padres Malachi Martin y Luigi Villa, y otros dan cuenta de la presencia de satanismo infiltrado en Roma.

¿Tantos caso de pedofilia en el clero no guardaran íntima relación con ciertos rituales orgiásticos que algunas voces adjudican a la Elite mundialista?

El muy reservado y sobrio creador de la Doctrina Mimética, Réné Girard pensador francés autor de “El antiguo camino de los hombres perversos” y “El chivo expiatorio”, y mucho más explícita y recientemente el sociólogo francés Lucien Cerisé, hacen referencia a esos rituales sacrificiales.

Más terrenalmente, supongo que nadie negará la existencia de los Rothschild, Rockefeller, Goldaman Sach, o Soros (Schwartz, en realidad). Y todos sabemos lo que decimos cuando hablamos de Élite Financiara.

O de la B`nai B`rtih; o de la Anti Difamation League. O de Hollywood y del aparato propagandístico mundial en manos de la judería.

M. Williamson también es, en cierto modo, testigo de estas cosas, ya que su negacionismo le ha llevado a padecer también una injusta persecución. Agradecemos esos momentos en los que ha prestado un servicio a la verdad histórica.

Pero insisto que parece incompleto; quizás profundizar en las consecuencias mencionadas llevaría a caer en la cuenta de que se desbarata toda la construcción que el mismo Monseñor se ha hecho; y por la cual vive; y de la cual vive.

Y retornamos entonces al principio de nuestra historia. Todo el asunto de la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón y todo el asunto de la INTERPRETACIÓN de los acontecimientos de Fátima, que él, M. Williamson, y otros como él intentan sostener para evitar que se les descalabre un sistema completo en el cual se basan actualmente para su apostolado, su prédica, su militancia, o lo que sea.

Todo el RESTAURACIONISMO, parte de las esperanzas del mundo tradi, se ciñe (gracias a una prédica abusiva y equivocada) a esta elaboración respecto de Fátima que, con sus matices e independientemente de los verdaderos hechos en relación con las Apariciones, pretende proponer (y lo consigue) una expectativa que colisiona con la realidad y hasta contradice las Sagradas Escrituras. Más explícitamente, contradice el texto apocalíptico.
Clarifiquemos.

No escapa a nuestro conocimiento que la gran mayoría de las personas desearían que los acontecimientos supuestamente anunciados en Fátima estén muy próximos, más o menos tales como son enseñados o predicados por personajes como el “padre” Gruner, o el “padre” Kramer, o el Obispo Williamson, entre otros. (Hay, por ejemplo, un tal Yague, que viene pronosticando fallidamente diferentes acontecimientos que nunca ocurren, lo que no impide que continúe haciéndolo con frenética regularidad; o el mexicano Villasana, que ejerce su “ministerio” especulativo en derredor de Fátima con la autoridad que le da “santificar” cada domingo participando de la sinaxis conciliar montiniana).
También es cierto que, antes inclusive del Concilio Vaticano II, hubo muchos que dieron a los acontecimientos de Fátima una determinada línea de interpretación, y asumieron como ciertas e indiscutibles determinadas conclusiones. Lamentablemente muchas personas de buena voluntad, incluso miembros del clero, contribuyeron grandemente a sostener todo un andamiaje que los hechos demuestran es incorrecto y sobre los cuales no vamos a extendernos.

Sé positivamente que estas líneas son, para muchos, incuestionablemente muy antipáticas. Pero bien; veamos la situación actual y saquemos conclusiones.

Dice M. Williamson en el ELEISON 519 una gran verdad: “SATANAS SERÁ DERROTADO”.

¡Pero qué tipo más piola!

Eso es obvio… En primer lugar porque:

4

Satanás ya fue derrotado en la Cruz

Pero además, sabemos que será derrotado en cumplimiento de las profecías de un modo visible para todo el mundo.

5

 

Lo que no es tan obvio es CÓMO Y CUÁNDO ocurrirá, y cómo encajan los hechos ya acontecidos con los que actualmente ocurren y con los que van a acontecer; y, muchísimo menos, cómo hacerlos encajar con algunas de las incongruencias que se siguen del pensamiento “fatimológico” williamsoniano-gruneariano-krameriano-yagueiano-santayaniano…, y siguen las firmas; tantas firmas casi, como esperanzados escrutadores de las múltiples “interpretaciones” de los hechos acontecidos en Fátima existen.
M. Williamson comienza con una verdad escriturística y tradicional, “Satanás será derrotado”. Metafísicamente imposible que ocurriera lo contrario, gracias a Dios…; pero después, el Obispo inglés, continúa con su acostumbrada serie de imprecisiones, lugares comunes, oscuros pasadizos y arenas movedizas doctrinales.
En efecto y por desgracia, M. Williamson continúa defendiendo implícitamente diversas imposturas.
Sigue sosteniendo que la iglesia conciliar ES la Iglesia Católica.
Sigue sosteniendo que un carro puede ponerse delante del burro. ¿Cómo es esto?

6

 

No es para nada arbitraria esta afirmación, toda vez que es el exactísimo equivalente a la afirmación y esperanza williamsoniana de que hoy debe hacerse una Consagración del Mundo al Inmaculado Corazón de María, para que Rusia se convierta; (no se ve cómo Rusia “no esparciría sus errores por el mundo, ya que los ha esparcido generosamente durante SIETE décadas; y, si me apuran un poco, diré sin lugar a dudas que todavía continúa haciéndolo); y se presume, además (lo han dicho en algún momento), que la conversión de Rusia podría ayudar a que Roma abandone el modernismo. Supongo que esto último lo deducen, o decantan, porque ven que en Roma las cosas no están de maravillas y que el mundo marcha decididamente muy mal. Dicho de este modo suena algo simplista, pero esencialmente no se trata de otra cosa.

Breve digresión apasionada:

Este aspecto preciso de “Rusia esparciendo sus errores por el mundo”, me parece muy claro cuando se piensa que el 85 % de los integrantes del Politburó soviético eran judíos.

Judío Marx; judío en parte Lenin (su madre María Alexandrova Blank); judío Trosky (Lev Davidovich Bronstein); etc. Judíos los capitales con que fue financiada la Revolución que derrocó y aniquiló al Zar y a toda su familia y la nobleza Rusa.

 

7

León Trosky

Es un aspecto que se torna todavía más evidente y claro, si se lo conecta con el intento comunista de la Republica Española, contra la cual se alzara victoriosamente Franco. Mucho más si se recuerda el aporte de la famosa Legión Cóndor (aporte no meramente simbólico) de procedencia alemana; de una Alemania que se elevaba por esos años victoriosa sobre el poder de la mafia judía, que anteriormente la había sumergido en la más abyecta decadencia.

Más claro aún, cuando se conoce que, desde 1932, la judería internacional había declarado formalmente la guerra a la Alemania Nacional Socialista, hecho éste, muchas veces olvidado o soslayado a propósito.

Una Alemania que se había abocado diligentemente a la destrucción del ENTARTETE KUNZ, o Arte Degenerado creado por judíos y por alemanes cómplices y judaizados, esto es, arrodillados frente al becerro de oro israelí, EL DINERO.

8

“Crucifixión”, De Ludwig Geis, declarado como “arte degenerado” y “culturalmente marxista”.

Nadie honesto negará lo que los judíos (aunque no solamente ellos) hicieron de Alemania una vez finalizada la 1ra Guerra mundial, y de cómo cierta dirigencia germana, entonces emergente y tan vilipendiada por la misma propaganda judaica, luchó denodadamente contra la inmundicia, la pornografía, el proxenetismo, el juego y todas aquellas degradaciones que llevaron a considerar a Berlín como la capital del vicio.
Estos “tips” son gravemente elocuentes y son determinantes para tomar una posición desde la verdad y la justicia.

Muchos son los que creen a pies juntillas los postulados de la propaganda judía en referencia a la dirigencia alemana de aquellos tiempos. El poder de la propaganda judaica es evidente para quien la ha visto en acción; y quien esto escribe ha tenido, no sé si la gracia o la desgraciada oportunidad de ver con claridad la diabólica efectividad y ofídica precisión con que funciona.

Y todo aquel que pretendiese elevar su voz con la intención de criticar o señalar, (desde la comodidad de su escritorio, detrás de su PC y mientras se toma un café y se come una torta de crema, y está calentito, bien alimentado y eximido de cualesquier situación de peligro), tal o cual pretendido error de aquellos que nosotros aquí reivindicamos, debería recordar el sacrificio, los tormentos y las inhumanas privaciones padecidas por los más de 5 millones de soldados caídos, de los más de 3 millones y medio de prisioneros de guerra (la mayoría de los cuales resultaron asesinados por los criminales comunistas y los comisarios judeo-bolcheviques) en el Frente Oriental; combatientes de diversas nacionalidades aunque con mayoría de alemanes, que haciendo inmensos sacrificios se inmolaron voluntariamente luchando en la defensa de Europa contra la barbarie judeo-soviética.

Y después de realizar esas consideraciones, tal vez todavía quiera hablar de los reales o supuestos errores; si puede.

Continuemos menos apasionadamente.

Sin contar con que quien operaría esa deseada “consagración” de Rusia sería, de ocurrir hoy, Bergoglio. Un inmenso absurdo que se prolongará en el tiempo, porque Bergoglio se ha asegurado, con implacable coherencia política, que cualquiera que pudiera ser su sucesor, será del “mismo palo” indefectiblemente.

9

A los que creen que estamos aventurando un juicio sin fundamentos, sólo resta decirle, “espera, y verás”.

Y esto lo digo sin entrar en la espinosa cuestión del Sacramento del Orden Sagrado entre los conciliares desde fines de la década del 60 del pasado siglo; ya que un meduloso análisis nos pone ante la obligación, POR LO MENOS, de dudar de la VALIDEZ de las “ordenaciones conciliares”, de las “consagraciones episcopales”, etc. Todos los sacramentos de los conciliares son, por lo menos, DUDOSOS.

De modo que, sin esperanzas humanas de por medio, (las graves dificultades que estamos describiendo excluyen soluciones humanas) no se ve cómo lo expresado por M. Williamson en sus dos últimos ELEISON, y antes de estos en muchas otras oportunidades, pudiera compadecerse en algo con la Verdad y con la Realidad, que, dicho sea de paso, vienen a ser la misma cosa.

Pero aprovechemos la oportunidad para decir algo más, ya que hemos mencionado ese Dogma de la Modernidad: EL HOLOCAUSTO.

El judío (dicho esto no en referencia a algún individuo de esa, religión, estirpe, nación, fuerza o poder, endogamia, secta, élite, etc. etc., que de todo lo dicho tiene algo; sino que me refiero a “EL JUDIO” como una entidad con presencia malignamente universal) tiene un papel preponderante en el DRAMA DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS; drama que estamos transitando indudablemente.

Tiene, más bien, el papel protagónico inequívoco de villano; no el de héroe, sino el de VERDUGO DE LAS NACIONES. La judaización del mundo entero, es tan sólo la larga etapa previa de siglos de desarrollo, hasta que Israel alcance la plenitud del Poder Mundial.
Lo que será una especie de BREVE y falso “estado de gracia” del poder judío, en su propia epifanía mundialista de corto vuelo. Dicho esto apoyandome en la Escritura Sagrada.
El judío avanza de manera incontenible, quitados ya absolutamente todos los obstáculos, hacia la concreción de su objetivo mundialista o globalista y elitista.

El racismo de “el judío” es netamente SUPREMACISTA; es el único que concibe y tolera y, obviamente, en la cúspide de la pirámide se pone a sí mismo.

10

Ocurrirá cuando todas las naciones se arrodillen y le rindan pleitesía, cosa de la cual El judío está muy seguro. El judío sabe que eso va a ocurrir porque está escrito en sus profecías. El judío espera pacientemente que llegue el tiempo, porque lo lleva metido en la sangre, en la conciencia colectiva de su estirpe, tras siglos de escucharlo repetir en los patios talmúdicos de las sinagogas, por generaciones y generaciones de rabinos.

 

11

 

Si hasta parece que los estoy viendo… Mejor dicho, es lo que estamos viendo.

El judío ha tenido la suerte de contar con el inestimable apoyo de una iglesia judaizada (cosa que llegó a ser también por medio de un largo proceso), con una teología judaizada, con un clero gradualmente más y más judaizado, que finalmente, y desde antes del CVII, pero a partir de éste con mucha más fuerza, sirve a los intereses de Israel.

12bis

 

Buena parte de dicha iglesia judaizada sostiene muy convencidamente y espera con sincero arrobo la “conversión de Israel”. Quien esto escribe, a sabiendas de que se opone a una masiva interpretación diferente y contraria, cree precisamente todo lo contrario y espera poder extenderse sobre esta cuestión, espinosa por cierto, en futuros artículos.

¿Ideas fuerza a disposición del judío? Muchas. Particularmente la dialéctica de la contradicción artificiosa e interesada. Antiguo (como sinónimo de atraso) vs Progreso; Lucha de clases. “Arriba los de abajo”. “La imaginación al poder”. Cultura Pop. Racismo vs Antirracismo. Diversidad natural vs. Diversidades perversas. Cultura/contracultura. Deconstruccionismo…, y cientos de otros tantísimos “cuentos del tío” y falsas opciones.

¿Acaso es necesario fundamentar lo que vemos? ¿Es necesario aportar argumentos ante los hechos concretos?

Permítaseme ponerme irónico: los disque católicos del mundo entero parecen creer con absoluta convicción que los judíos, el poder judío actual, es Israel, el elegido de Dios. Creen que el culto y las tradiciones judías serán algún día restauradas. Y que eso está bien. Creen saber que el judío tiene una preeminencia por sobre los demás pueblos. Y que también eso está bien. Después de todo, ellos son el Pueblo Elegido.

Sin ironías ahora, puede verse el siguiente video, teniendo muy presente que lo expresado en el mismo no representa la opinión de uno, diez o treinta judíos, sino que se trata de un sentimiento generalizado, talmúdico, siempre vigente y jamás negado por autoridad judía alguna.

 

M. Williamson sabe de estas cosas. Como lo sabe Fellay. Sin embargo la FSSPX negocia con ese mismo poder judío, y con quienes le sirven, como Bergoglio. No es por un sentido arbitrario que menciono a la FSSPX. En la medida que “transando” con Roma contribuye con la propagación de las consecuencias de la coagulación del Misterio de Iniquidad en un sentido estrechamente relacionado con las cuestiones que tratan estas líneas.

Por supuesto sabían de todas estas cosas, y mucho más, Montini, Wojtyla y Ratzinger, todos ellos con algo de judíos en sus venas y en sus almas. Bueno, ahora que recuerdo…, Ratzinger TODAVÍA LO SABE.

13

Festejando con los brazos en alto el triunfo de Israel

A propósito. Cuando Ratzinger renunció hace ya CUATRO AÑOS PASADITOS, ¿no fue porque las fuerzas lo abandonaban dado lo avanzado de su edad?
La serpiente habrá mentido una vez más. No sería raro, sino lo contrario en un Tauber.
En el ELEISON 519 M. Williamson habla del ocultamiento o falsificación, por parte de Ratzinger-Tauber (el mismo al que M. WIlliamson le agradeciera en otro momento por “levantarle la excomunión” y por quien echara a volar las campanas cuando el Motu Propio SUMMORUM PONTIFICUM, procedente del mismo semi-judío y judaizante disfrazado de blanco) respecto del verdadero mensaje o “Secreto de Fátima”. Y se refiere ahora a un amigote del mencionado pseudo-pontífice, a saber, del Dr. Ingo Dollinger.
Veamos una viñeta de muy reciente aparición, a raíz del fallecimiento del Dr. Dollinger.

Thank you, Dr. Dollinger.

Saint Padre Pio of Pietrelcina, pray for us.

Our Lady of Fatima, pray for us.

The text has been updated, and some more information about Dr. Dollinger’s last hours has been added.

Update, 12 June: Bishop Athanasius Schneider has informed me that he himself will be celebrating the Requiem Mass for Dr. Dollinger in Wigratzbad on 19 June (15.00 P.M.).

We are deeply grateful to Bishop Schneider for this act of gratitude toward Dr. Dollinger.

Update 15 June: The Funeral will take place at Pfarrkirche 88145 Opfenbach, Germany.

La viñeta informativa dice que el “obispo” Schneider oficiará él mismo la Misa de Requiem por el alma del recientemente fallecido Dr. Ingo Dollinger, el amigo de Ratzinger-Tauber.
Más de lo mismo; es decir, todo este asunto tiene un tufillo bastante evidente, producto de una demasiado cercana relación con “buenos muchachos conciliares”. Tal vez lo sean realmente. Quiero decir “buenos muchachos”, pero esa no es la cuestión.
“Mentirosos desde el principio”.
Claro que es una obviedad decir que, tal como admite el ELEISON 519, Wojtyla-Katz y Ratzinger-Tauber operaron “obedeciendo órdenes de arriba”. Y ya sabemos quiénes dan esas órdenes. Lo mismo ocurre actualmente con Bergoglio. Precisamente es de eso de lo que hablamos.
Estos mismo Papas Conciliares, que ocultan mensajes secretos, que tergiversan todas las cosas, son los mismos que ponen su papelitos en el Muro de los Lamentos del ídolo de Israel.
Y son los mismos que, cumpliendo con uno de los PRECEPTOS de la Nueva Religión Mundial (que no es la conciliar) visitan los Santos Lugares estipulados por el Nuevo Dogma de la deificación del judío.
Auschwitz principalmente.
Visitar ese sitio con aspecto compungido simulando (o no) dolor y derramando pedidos de perdón por la fantasmagórica (y nunca acontecida) “barbarie” al menos una vez durante sus “pontificados” los legitima como “dirigentes mundiales” que pueden ser escuchados con “certificación” de corrección política; ya son “aceptos” al dios-ídolo sionista/israelita.

14bis

 

 

 

 

Joseph Ratzinger Tauber, alias Benedicto XVI, visitando Auschwitz para cumplir con el que tal vez sea el principal precepto de la Nueva Religión Mundial. Este pseudo-papa conciliar de origen judío es, verdadera eminencia gris desde el Concilio Vaticano II, autor de diversos postulados, por lo menos definibles como heterodoxos, y autor del Motu Proprio SUMMORUM PONTIFICUM, documento por medio del cual la Misa de Siempre fue ignorada, y su versión Roncalliana elevada a la categoría de Misa “alternativa”, o “suplente” y/o “Rito Extraordinario”, por debajo de la sinaxis conciliar, o “misa bastarda”, montiniano/bugniniana, de inspiración judeo/masónica. Actualmente Ratzinger funge como “Papa Emérito” aun vivito y coleando para sorpresa de muchos y regocijo de muchos más.

Hacia el final del ELEISON 519, M. Williamson menciona al Padre Gabrielle Amorth; el célebre y extrañamente muy requerido por los medios, exorcista del Vaticano (ya fallecido).

Según cuenta, el Padre Pío aproximadamente en 1960, relacionó el Tercer Secreto de Fátima con la pérdida de la fe en la Iglesia. El Padre Pío le habría dicho con mucho dolor: “¿Sabes, Gabriel? Es Satanás que ha sido introducido en el seno de la Iglesia y muy pronto regirá una falsa Iglesia”.

Más allá del testimonio del Padre Amorth (sobre quien no podemos menos que mantener reservas), en esas estamos: hay una FALSA IGLESIA; y, si es FALSA, es porque NO ES la VERDADERA; y supongo que M. Williamson estará dispuesto a admitir que esa iglesia falsa es la iglesia conciliar; porque, si no es así, entonces esto es cualquier cosa, y todo sería una asquerosa bufonada; y es, entonces, que resulta imposible comprender de dónde pretende este obispo que surgirá lo que él espera y predica que debemos esperar.

Y véase el siguiente párrafo final del ELEISON 519:

“Aún más recientemente, es el valiente Cardenal Burke que está entrando en el combate en nombre de Nuestra Señora de Fátima. Él es uno de los cuatro Cardenales que hace poco tiempo plantearon graves objeciones al documento papal Amoris Laetitia, acerca del matrimonio y la familia. El 19 de mayo en Roma, durante una junta del Foro Romano por la Vida, llamó a los católicos a “trabajar por la consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María”. Él admitió que Juan Pablo II hizo una consagración del mundo en 1984, pero “de nuevo escuchamos el llamado de Nuestra Señora de Fátima a consagrar Rusia a su Corazón Inmaculado, de acuerdo a sus instrucciones explícitas”. El Cardenal tiene toda la razón. ¡Que por lo menos a él nunca lo obliguen a tragarse sus palabras!”

Son diversas las cosas que pueden decirse al respecto. Nótese que Burke tanto como M. Williamson reconocen como “llevada a cabo“, “acontecida“, “real”, “efectiva” y “válidamente” (no que lo digan ellos, pero es implícito su pensamiento en tal sentido) la llamada consagración del mundo efectuada por Wojtyla, alias Juan Pablo II en 1984.

Entonces… ¿Qué sentido tiene desear un REPLAY de dicha consagración?

¿Acaso será una pérdida de confianza por la falta de “resultados”? (¡Que no se diga…!).
¿O más bien, como aquel escrupuloso que, desconfiando siempre de haber hecho una buena confesión o (peor aún) de la eficacia del sacramento de la penitencia, vuelve al confesionario repitiendo pecados que ya le habían sido perdonados. De ser así, razonarían de la siguiente manera: “…por las dudas, mejor repitamos la consagración…; quizás hubo algún error, o falló la intención, o faltó algo…, no se”?

¿O será tal vez que el “cardenal” conciliar y el obispo tradicionalista coinciden en un punto (bah… coinciden en demasiados puntos…): en el hecho de que parece que la Santísima Virgen se ha vuelto un poco displicente a la hora de responder a las plegarias que le son dirigidas?

Es que, “¿Acaso hemos de precipitarnos el mundo y nosotros mismos de todas maneras en el horrísono, horripilante, horrible y horroroso Apocalipsis, a pesar de haber cumplido?”

¡AY!

Es de risa me parece.

Sobre todo se hace más risueño después de… EL “CARDENAL” BURKE, un valiente…

Vamos; que con valientes de esa talla bien seguro puede estar Bergoglio de imponerle a los conciliares lo que quiera. El asunto de las famosas “Dubia” presentadas por el pseudo-cardenal mencionado en compañía de otros tres, tan valientes como él, terminó del modo más grotesco y vergonzoso para ellos y para quienes se habían encolumnado detrás del “audaz” reclamo de tan valientes caballeros…

La única “valentía” que puede reconocérsele a Burke es la de manifestar públicamente su CONSERVADURISMO, y la audacia de hacer gala de cierto típico boato (heredado sí de épocas anteriores) con colas rojas, que llegan a mediar sus buenos DOCE (12) metros… Pues, que sí; hay que ser algo más que valiente para atreverse a usar esos vestiditos.

15

Aunque no resulta necesario aclararlo, en el centro de la imagen el “cardenal” Raymond Burke y su colorada cola de doce metros; accesorio para nada superfluo a la hora de manifestar su conservadurismo. Corajudo es de llevarla.

Mientras que M. Williamson continúa absurdamente, simplistamente, esperando, junto con estos conciliares y otros como ellos, que Bergoglio (“papa” judaico si los hubo…) nos consagre Rusia de una buena vez, para que Putin o su sucesor, ayude un poco a ver si se obtiene la conversión del mismo Bergoglio, o su sucesor…; o para que algún sucesor, tal vez y con suerte medio convertido, consagre a Rusia, y que Rusia, además de recoger toda la leche derramada (léase sus errores ya diseminados por el mundo) salve a la Humanidad de… ¿de qué?

De Trump, seguramente. Aclaro que el actual presidente norteamericano no es tampoco santo de mi devoción.

Hagamos, ahora, un comentario que puede ser tomado como simplemente anecdótico, si el lector lo prefiere (aunque reitero que nada hay aquí que carezca de sentido y no esté ordenado al objeto de este artículo): “La mayoría de las personas conocen a Hitler por haber asesinado a 6 millones de judíos que nunca existieron, en unas cámaras de gas que nadie vio jamás.”

¿Por qué digo esto último?

Porque así como no estaría nada mal tratar de conocer y aprender la historia verdadera de los acontecimientos de Fátima y su explicación finalmente, hay que saber que Fátima no va despegada de la falsificación de la historia respecto de los acontecimientos ocurridos en el siglo XX, del holocuento, de la 2da Guerra Mundial, del por qué de ciertos hechos, de quienes los protagonizaron y de cuáles fueron los verdaderos malos de la película, léase los verdaderos criminales de guerra, y enemigos de la verdad.

Y no estaría nada mal, en medio de este tiempo tan ingrato en todo sentido, recordar otras cosas. Digo. Como un medio por el cual intentar al menos restaurar un poco a la Justicia; deberíamos aprender de modo fidedigno quiénes fueron los que lucharon heroicamente del “lado bueno” y son dignos de ser recordados con agradecimiento y que merecen al menos una oración. Digo, no más.

Para terminar con algo que le da sentido muy profundo a todo esto la expresión que sigue:

“Y los buenos serán martirizados”… frase esta última adjudicada a la Santísima Virgen María en el marco de sus mensajes en Fátima. Y como ya nada puede evitar que ocurra la guerra anunciada, porque (la Segunda Guerra Mundial) ya ocurrió, ¿a quiénes se estaría refiriendo en calidad de “martirizados” la Madre de Dios, en caso de que esos mensajes sean verdaderos?

¿A los bolcheviques, quizás?

¿A la Rusia cismática “ortodoxa”?

¿A la Unión Soviética, ya judaizada y bolchevizada?

¿A quiénes enancados en su poder diseminaron sus errores por el mundo?

¿Podría ser que la Madre de Dios se doliese por los masónicos ejércitos aliados?

¿Será, acaso, por el Judío probadamente corruptor de que hemos hablado más arriba y que estaba detrás de todos los anteriormente mencionados?

O… ¿será que tal vez quiso referirse a quienes lucharon en la defensa de la Europa Cristiana, contra la más grande coalición militar de la historia y contra la maquinaria político-económica y mediática más monstruosa y perversa jamás creada?

Las Sagradas Escrituras profetizan que a la bestia del mar: “Se le concedió hacer guerra contra los santos y vencerlos; y se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación” (Apoc. 13: 7)

Así fue; y no existe modo alguno de describir más exactamente el actual estado de situación.