PARA ESOS TIEMPOS QUE SE AVECINAN…

Los Tiempos

Habrá un tiempo de frío y de sed,
de desiertos de hielo y de hiel.
Será un tiempo de arena y de sal,
con el alma estrujada y sin paz;
de batirse atrapado en la red,
la osamenta pegada a la piel;
de sequía, cenizas y cal;
de silencio desnudo y falaz.

Será cruda la noche, y la nada
será dueña y señora, y el llanto
ni siquiera podrá ser consuelo
del dolor que el vacío acreciente.
Huera habrá de quedar la mirada,
tenderá el desconcierto su manto,
y estará el corazón como un suelo
resecado de toda vertiente.

Sordo y mudo el espíritu implora,
agobiado de miedo y de tedio
con su llaga que se hace tristeza,
sin que un soplo de amor lo sostenga;
fuego helado que suple a la aurora.
Desterrado, sufriendo el asedio,
resistiendo en su sola certeza:
el saber de otro tiempo en que Él venga.

Juan Martín Devoto
2009