PARA SANTIFICAR EL DOMINGO

PARA AQUELLOS QUE NO TIENEN LA POSIBILIDAD DE ASISTIR A LA SANTA MISA

Recordamos a nuestros queridos lectores la posibilidad santificar el día Domingo a través de Nuestro Blog.

En la parte superior del mismo se encuentra una pestaña o página donde están los diferentes medios para realizar la Santificación del Día Domingo o Fiestas de Precepto, además de contar con los Sermones de los Queridos Padres: Juan Carlos Ceriani y  Basilio Méramo.

A continuación, los propios del:

PASCUA DE RESURRECCIÓN

resurrexitIntroito

He resucitado, y aún estoy contigo, aleluya. Pusiste sobre mí tu mano, aleluya: Admirable es tu ciencia, aleluya, aleluya. Oh Señor, me probaste, y me conociste; has conocido mi muerte, y mi resurrección.

Colecta

Oh Dios, que en este día, vencida la muerte por tu Hijo unigénito, nos has abierto nuevamente la puerta de la eternidad: nuestros deseos, que Tú previenes con tu gracia, prosíguelos también con tu ayuda.

Epístola.

(Iª Carta a los Corintios, V, 7-8) Hermanos: Expurgad la vieja levadura, para que seáis una masa nueva, así como sois ázimos. Porque ya nuestra Pascua, Cristo, ha sido inmolada. Festejemos, pues, no con levadura añeja ni con levadura de malicia y de maldad, sino con ácimos de sinceridad y de verdad.

Gradual.

Éste es el día que hizo el Señor: gocémonos y alegrémonos en él. Confesad al Señor, porque es bueno: porque su misericordia es eterna.

Aleluya

Aleluya, aleluya. Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado.

Secuencia

A la víctima pascual inmolen alabanzas los cristianos. El Cordero redimió las ovejas: Cristo, inocente, reconcilió con el Padre a los pecadores. La muerte y la vida lucharon en tremendo duelo: muerto el Rey de la vida, reina vivo. Dinos tú, María: ¿qué viste en el camino? El sepulcro de Cristo viviente: y vi la gloria del resurgente. Vi por testigos los Ángeles, y su sudario y sus vestidos. Resucitó Cristo, mi esperanza: precederá a los suyos en Galilea. Sabemos que Cristo ha resucitado realmente de entre los muertos: tú, victorioso Rey, ten piedad de nosotros. Amén. Aleluya.

Evangelio

(San Marcos, XVI, 1-7)

En aquel tiempo, pasado el sábado, María la Magdalena, María la de Santiago y Salomé compraron aromas, para ir a ungir a Jesús. Y muy de madrugada, el primer día de la semana, llegaron al sepulcro, al salir el sol. Y se decían unas a otras: “¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro?” Y al mirar, vieron que la piedra había ya sido removida, y era en efecto sumamente grande. Y entrando en el sepulcro vieron, sentado a la derecha, a un joven vestido con una larga túnica blanca, y quedaron llenas de estupor. Mas él les dijo: “No tengáis miedo. A Jesús buscáis, el Nazareno crucificado; resucitó, no está aquí. Ved el lugar donde lo habían puesto. Pero id a decir a los discípulos de Él y a Pedro: va delante de vosotros a la Galilea; allí lo veréis, como os dijo.”

Ofertorio

  La tierra tembló y descansó, al resucitar el Señor para venir a juzgar, aleluya.

Secreta.

Te suplicamos, Señor, recibas las preces de tu pueblo con la oblación de estas ofrendas: para que santificadas éstas con los misterios pascuales, nos sirvan, por obra tuya, de remedio eterno.

PREFACIO DE PASCUA

Dícese desde el Sábado Santo hasta la Vigilia de la Ascensión inclusive, salvo en las Fiestas que tengan un prefacio propio. En la Noche de Pascuase dice: in hac potíssimum nocte (en esta noche). Desde el Domingo de Pascua hasta el Sábado in Albis inclusive, dícese: in hac potissimum die (eneste día);  posteriormente: in hoc potíssimum ( en este tiempo).
Latín
Vere dignum et justum est,æquum et salutare, Te quidem,Domine, omni tempore, sed in hac potissimum die (vel in hoc potissimum) gloriosus prædicare,cum Pascha nostrum immolatus est Christus. Ipse enim verus est
Agnus, qui abstulit peccata mundi.Qui mortem nostram moriendo destruxit, et vitam resurgendo reparavit. Et ideo cum Angelis et Archangelis, cum Thronis et Dominationibus, cumque omni militia cælestisexercitus, hymnum gloriæ tuæ.
Castellano
En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, que entodo tiempo, Señor, te alabemos pero principalmente con mayor magnificencia en este día (en este tiempo) glorioso en que Jesucristo, nuestra Pascua, fue inmolado. Porque Él es el verdadero Cordero que ha quitado los pecados del mundo. El cual, muriendo, destruyó nuestra muerte, y resucitando, reparó nuestra, vida.Y, por eso, nos unimos con los Ángeles y Arcángeles, con losTronos y las Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial cantando el himno de tu gloria, diciendo sin cesar:

Comunión.

Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado, aleluya: comamos, pues, la Pascua con los ázimos de sinceridad y de verdad, aleluya.

Poscomunión.

Infúndenos, Señor, al Espíritu de tu caridad: para que, a los que has saciado con los Sacramentos pascuales, los unifiques con tu piedad.

Introito

Escuchar ahora

Gradual

Escuchar ahora

Aleluya

Escuchar ahora

Secuencia

Escuchar ahora

Ofertorio

Escuchar ahora

Comunión

Escuchar ahora