LORENA VÁZQUEZ: SOBREPASANDO TODOS LOS LÍMITES

MATERNIDAD SUBROGADA

maternidad-sustitutaEn el mundo podemos observar a diario como el hombre se aleja cada vez más de su Creador; ésto ha traído consecuencias terribles en todos los sentidos.

Una de ella es el afán de querer parecerse a Dios, y tener el poder absoluto de la creación. En este sentido, el ser humano ha llegado a límites insospechables.

En aquél alejamiento y en éste afán, el hombre ha buscado manejar sin discreción cualquier medio para crear vida fuera de lo natural o para impedir la vida a través de los métodos anticonceptivos, que ya son de dominio público y que lamentablemente hoy en día son aceptados y utilizados con absoluta libertad y sin ningún tipo de peso en las conciencias, incluso por muchos que dicen llevar una vida cristiana.

Y en este inconformismo se encuentra la humanidad. Parejas heterosexuales sin ningún tipo de problemas de fertilidad que se niegan a cumplir las leyes divinas dentro del marco marital faltando al fin primario del matrimonio por egoísmo; y parejas que, teniendo problemas de fertilidad, buscan cualquier medio para ser padres sin tener para ésto límites morales y éticos; y ahora, además, parejas homosexuales que quieren a toda costa ser padres yendo contra la naturaleza para obtener este capricho.

Podemos observar en todo ésto el no aceptar la voluntad de Dios, el antojo del hombre por satisfacerse, aun atentando contra lo puramente natural.

Lo moralmente lícito es aquello que está en favor de la naturaleza. La concordancia con la naturaleza es la primera fuente de la rectitud moral. Lo que destruye, daña o substituye a la naturaleza humana se convierte, por el sólo hecho, en algo moralmente ilícito.

Desde hace ya aproximadamente 30 años, podemos observar una tendencia que se ha ido poniendo en auge y que cada vez es más utilizada especialmente por los homosexuales que es la llamada: maternidad subrogada.

Veamos de qué se trata la misma

La Maternidad Subrogada (o Gestación por Sustitución), llamada también Alquiler de Vientres, es un procedimiento médico de fertilización asistida. Es un tratamiento médico indicado para personas o parejas que sufren de infertilidad y que no pueden gestar a su propio hijo.

Antiguamente se aceptaba esta condición como Voluntad de Dios y se vivía dentro del matrimonio cumpliendo con el segundo fin del mismo; dándose también la posibilidad de adoptar niños.

La Maternidad subrogada consiste en la práctica en la cual una mujer, previo acuerdo de las partes, se compromete a llevar adelante un embarazo y entregar al niño en el momento de nacimiento a una pareja o persona, renunciando a sus propios derechos como madre; frecuentemente es realizada a cambio de dinero. Se puede observar hasta qué punto la misma mujer se ha desnaturalizado.

El proceso de maternidad subrogada

Para este proceso se necesita una mujer que esté en plenas facultades para llevar a cabo la gestación y acepte libremente el compromiso irrevocable de entregar al recién nacido a sus progenitores o “adoptantes”.

Es necesario que la gestante tenga al menos un hijo, posea buena salud, y disponga de unas buenas condiciones socioeconómicas.

Este proceso de Maternidad Subrogada se realiza por la imposibilidad de gestar al bebe de forma natural; también se puede realizar ante una patología y/o impedimento real, para procrear naturalmente.

La pareja que no puede tener hijos propios, por algún problema de fertilidad, realiza un proceso médico de Fecundación in Vitro (extracción de gametos y fertilización del óvulo en laboratorio), y luego, ese óvulo fertilizado se transfiere al útero de la mujer sana, quien aloja el embrión y gesta al bebé hasta su nacimiento.

pio1bis

 (Discurso de Pío XII al Congreso de la Unión Católica Italiana de Obstétricas de Roma, 29 de octubre de 1951).

El orden establecido por el Creador es la procreación como fin, obtenida por el medio exclusivo del acto conyugal.

De allí se sigue la cooperación personal, simultánea e inmediata de los esposos, y la expresión del don recíproco del matrimonio.

Fuera de este orden, está el desorden, el pecado.

Las causas que pueden llevar a una pareja o persona, a solicitar esta práctica son variadas, entre ellas se comparten.

  • Hombres y mujeres estériles
  • Mujeres que no quieren pasar por un embarazo o el riesgo del parto.
  • Hombres y mujeres que se han quedado solos.
  • Hombres y mujeres homosexuales.

Durante el tratamiento, y para asegurarse del éxito, se suele contar con la ayuda de médicos, psicólogos y profesionales jurídicos.

A ésto debemos agregar los abortos que se realizan cuando se decide descartar a uno o más embriones, que ésto solo se toma como descarte de células, olvidando que allí hay una vida y un alma en juego.

¿Cuáles son los tipos de maternidad subrogada?

Podemos distinguir distintas modalidades de Maternidad Subrogada.

*La primera se presenta cuando la mujer en cuestión que prestará su útero para desarrollar el embarazo, también ofrece un óvulo para que sea fecundando in vitro por esperma del futuro padre.

Este tipo de alquiler de vientres, no es la más utilizada, ya que la madre subrogada, también será la madre biológica y, por ende, trae más controversias acerca de los derechos que podrían llegar a reclamar esta madre a los futuros padres del bebé.

*La segunda manera, a diferencia de la expuesta anteriormente, es cuando la mujer que alquilará su vientre para llevar a cabo el embarazo, no tiene ningún vínculo con el bebé. Se produce con una fecundación in vitro, en donde el óvulo, ya fecundado, será implantado en el vientre de la madre subrogada, con los genes de los futuros padres.

Este tipo de alquiler es el más común y el manejado por empresas dedicadas a este rubro.

*El tercer tipo de subrogación, llamado subrogación gestacional, con donantes de óvulos o esperma.

Este tipo se da cuando al vientre subrogado le será implantado el óvulo de la madre fecundado con esperma de un donante, o cuando entra en cuestión una tercera mujer que donará un óvulo para ser fecundado por el semen del futuro padre.

Este último caso, suele presentarse en personas solteras que toman la decisión de ser padres o de parejas homosexuales que acuden a este método.

 Tipos a nivel económico

A nivel económico se pueden distinguir dos tipos de Maternidad Subrogada:

Altruista: cuando la prestadora de su útero no recibe compensación económica por la gestación del bebe. Los padres biológicos se responsabilizan de los gastos relacionados con manutención, apoyo psicológico, o necesidades relacionadas con el embarazo.

vientre1Onerosos: la mujer gestante recibe una compensación económica por portar al bebé durante todo el proceso. Si ella aporta su propio óvulo, la cantidad que recibirá como compensación será mayor.

vientre2Se puede observar aquí como se hace de esto un comercio, como si la vida humana fuese un objeto para comercializar, olvidando de esta manera que los hombre somos sólo instrumento de Dios que es quien da la vida, la conserva y sólo Él tiene el poder sobre la misma.

Existen posiciones personales, tal como lo es el deseo de ser padres, independientemente del sexo y la edad, pero encontrarse en una situación de ausencia de pareja en donde está imposibilitada la opción de tener un hijo naturalmente.

Vemos además mujeres, que por ejemplo, tienen a sus nietos en sus vientres, como hemos visto tantos casos en estos últimos años; porque sus hijas tienen un impedimento físico para gestar, entonces utilizan el útero de la madre, mujer que ya no es apta para reproducirse por la edad, alteran su cuerpo con terapias hormonales, provocando abortos de muchos embriones implantados, hasta que finalmente logran el objetivo.

Por otro lado existe incluso, la postura de algunas mujeres que desean ser madres pero que no quieren sacrificar su cuerpo al largo camino del embarazo y a las marcas de por vida que pueden llegar a quedar en sus cuerpos como estrías o flacidez, puede ser por la necesidad de permanecer con un cuerpo con ausencia de cicatrices ya que de eso dependa su trabajo, al dedicarse a ser modelo de alguna empresa o marca prestigiada que la limite físicamente, o simplemente por haber optado por la decisión de no querer adquirir las responsabilidades que conlleva un embarazo con las diferentes variantes que pudieran presentarse.

También podría surgir la falta de tiempo que conlleva un embarazo, tal vez una pareja quisiera darse el tiempo necesario para tener un embarazo y con eso formar una familia pero no cuentan con el mismo, y deciden conseguir un vientre subrogado para que ninguno de los dos deba renunciar a su trabajo por todas las responsabilidades que conlleva el embarazo y sus nueve meses.

La infertilidad que es otro de los factores que predispone a la elección de la maternidad subrogada, en el que podemos contar además a las mujeres que dejan pendiente el tema de la maternidad por cuestiones laborales o por querer “disfrutar de la vida libremente, sin ningún tipo de responsabilidades”, que a partir de los 35 años saben que la reserva ovárica de la mujer comienza a disminuir y una vez que esta llega a los 40 años, los óvulos de mala calidad suelen superar en número a los óvulos saludables, por lo que sus probabilidades de quedar embarazada se reducen significativamente, en estos momentos quieren ser madres y por tanto habiendo tenido la posibilidad de hacerlo naturalmente y no haber querido, optan ahora por esta técnica.

Podemos aquí siempre observar el egoísmo, la falta de criterio, el olvidar para que estamos en el mundo, y a dónde queremos ir, todos estos desordenes nacen del mismo lugar: la vida sin Dios, la falta de aceptación.

El deseo de ser padres es, sin duda un deseo legítimo.

Pero, del mismo modo que el deseo de tener dinero no faculta para robarlo, el deseo de tener un hijo no avala su satisfacción de cualquier manera. Los deseos legítimos han de satisfacerse por medios legítimos y razonables.

Es curioso y paradojal que, empleándose el argumento de la racionalidad para que sea admitida la anticoncepción, se lo abandone para, que sin racionalidad y por puro sentimentalismo instintivo, se apruebe la concepción técnica.

Además, a partir del momento en que la técnica es aplicada a la procreación humana, ella despierta el deseo de la perfección. Desde ese momento, ya no se tratará solamente de hacer venir al mundo un niño que no llega, sino de aportar el niño que se sueña, el niño perfecto.

La idea del niño obtenido por procreación artificial (especialmente si se trata de fecundación artificial) descarta la posibilidad de accidente, no sólo en la aplicación de la técnica, sino incluso en lo estrictamente natural.

Cuando uno se ha habituado al perfeccionamiento constante, es imposible admitir que la técnica no produzca niños perfectos.

El hijo ya no es deseado por sí mismo, en su espontánea originalidad; se lo desea inevitablemente perfecto.

A la aparente irrefutable objeción: ¿qué cosa más natural que el deseo del hijo?, se puede contestar con la simple pregunta: ¿qué cosa más ambigua que el deseo del hijo hoy, cuando se rechaza el hijo imperfecto?

Además, teniendo en cuenta los porcentajes de fracasos (que implican la muerte de numerosos seres humanos), el hijo buscado de esta manera deja de ser el fin principal para convertirse en un medio de satisfacer un deseo de paternidad; el cual, por eso mismo, se convierte en un deseo narcisista.

Además de todo esto nos encontramos con otro problema más, que no deja de ser menos importante, que es el problema de la obtención del esperma:

pio2(Discurso de Pío XII al II° Congreso Mundial de la Fertilidad y de la Esterilidad, 19 de mayo de 1956).

Son tantos puntos a los que debemos hacer referencia, y tanto para objetar. Se mire desde el punto de vista que se lo mire, religiosa o moralmente no tiene nada que lo justifique ni lo ponga por un instante como algo que pudiese ser aceptado.

La llamada «maternidad sustitutiva» es moralmente ilícita porque ella es contraria a la unidad del matrimonio y a la dignidad de la procreación de la persona humana.

vientre3Ella representa una falta objetiva contra las obligaciones del amor materno, de la fidelidad conyugal y de la maternidad responsable; ofende la dignidad y el derecho del hijo a ser concebido, gestado, traído al mundo y educado por los propios padres; instaura, en detrimento de la familia, una división entre los elementos físicos, psíquicos y morales que la constituyen.

pio3(Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes de la Salud, Carta de los Agentes de la Salud, 29).

Dejamos aquí un video que explica, en menos de cuatro minutos, la explotación de los vientres de alquiler, dejando en claro que ésto va mucho más allá de los derechos de la mujer…

<iframe width=”560″ height=”315″ src=”https://www.youtube.com/embed/_RbkWQBQF6g&#8221; frameborder=”0″ allowfullscreen>

Para terminar, no olvidar que esta manipulación de la vida humana se produce por la necesidad cada vez mayor de los hombres en buscar estas custiones antinaturales; sino existiese quien haga uso de ellas, no existirían; la falta de valores y el afán de satisfacer las locuras de esta cultura tan hedonista, llevan a que la ciencia avance cada vez más, no en dar vida, sino en quitarla más que en generarla.

¿Hasta dónde pueden llegar los seres humanos que se apartan de su Creador?

No lo sabemos, no hay límites para ellos…

Fuentes:

https://radiocristiandad.wordpress.com/2011/10/31/especiales-de-cristiandad-con-el-p-ceriani-octubre-2011-juicio-moral-sobre-la-procreacion-artificial/

http://aeges.es/maternidad-subrogada-proceso-tipos-costes/