JORGE DORÉ- POESÍA

EL ÚLTIMO SAGRARIO

“Y si aquellos días no fueran acortados,
nadie se salvaría; pero por causa de los escogidos,
aquellos días serán acortados”. (Mateo 24:22)

 demolicion_de_la_iglesia

¡Celebremos el triunfo, hermanos míos,
–rugió la voz–, con una magna fiesta
donde podrá gozarse del derecho
a cualquier perversión, vicio y tendencia!

¡Los pueblos amanecen liberados
de cargos ancestrales de conciencia!
¡Han caído hechos polvo los altares
y nuestra humana dignidad impera!

¡Disfrute el individuo emancipado
de Dios, su voluntad sobre la tierra
saboreando en su copa de lujuria
el preciado licor la inocencia!

Vibra un mundo febril e iluminado
que impugna sus históricas falencias
y aporta al gran futuro planetario
su odio visceral a las fronteras.

Nada queda de los impedimentos
–dogmas, liturgias, cánones y reglas–
que acotando los libres albedríos
retenían al hombre en las cavernas

y hoy –libre de congénitos errores,
sacia éste sus hondas apetencias
con sólidas doctrinas seculares
dignas de un paraíso sin banderas.

Brindemos por el Nuevo Orden que –gracias
a la Razón–, tras una astuta guerra
ha vencido a la cruz intransigente,
retrógrada, en fin… ¡mito y madera!–.

(Al día siguiente, casi abandonado,
a la hora del castigo hecho promesa,
Jesús lloró en el último sagrario
y llovieron del cielo las estrellas).