JORGE DORÉ- POESÍA

DE AHORA EN ADELANTE

francisco_ribalta_001

De ahora en adelante caminaré despierto
hacia la santa cumbre de mis aspiraciones,
que es Cristo. Por lo tanto, considérenme muerto
para mis previas faltas y antiguas sinrazones.

Renuncio a la locura del mundo y su falacia,
a estériles caprichos, a residuos paganos,
a los dioses de barro que dispensan desgracia
y portan negros cetros en sus hediondas manos.

No quiero que mi nombre se una a la porfía
de quienes buscan darle de baja al Creador
–mundo alienado y hueco que entonas tu vacía
canción para un mañana cada día peor–.

No consiento herejías. No comparto otros credos
ni me tienta el aroma del detestable pan
que fermenta los egos y mancilla los dedos
de aquellos que, sin Cristo, presumen de su Adán.

De ahora en adelante, soy simplemente un punto
final para el absurdo. Ante a la seducción
del mal inevitable, vivo como difunto
envuelto en la mortaja de la Revelación.

No importa que me cierren mil puertas en la cara
quienes, por prepotencia, viven a contraluz.
Feliz con la morada que el Señor me prepara,
tan solo miro al frente mientras cargo mi cruz.

De ahora en adelante, humilde peregrino,
renunciaré a la capa para obtener mi espada.
Voy detrás de la vida, la verdad y el camino:
¡permita Dios que el cielo sea mi última parada!