CIEGO QUE GUÍA A OTROS CIEGOS…

DIOS NO QUIERE ROBOTS DESCEREBRADOS EN LA GLORIA

Pero el-obispo-que-no-se-retracta hace todo lo posible para hacerles creer a los robots que lo siguen que, aunque pueda ser que él no tenga cerebro, tiene de todos modos un espíritu católico…

En su obsequio semanal de este sabath, el prelado kentiano nos ha castigado con más de lo mismo, creando un pastiche difícil de igualar.

Comienza su Eleison 492 con la siguiente expresión:

Si la evidencia, aparentemente seria, para milagros Eucarísticos teniendo lugar dentro de la Misa Novus Ordo (NOM) es para ser creída —y tales milagros pueden incluso estar ocurriendo frecuentemente, uno de los últimos pareciera venir de Legnica, también en Polonia el Día de Navidad del 2013…

Se observa de inmediato la imprecisión y ligereza de los términos: se trata de una presunta evidencia aparentemente seria; los milagros pueden estar ocurriendo; uno de ellos pareciera venir de Polonia; y el Obispo de Kent afirma que no sabe si puede ser creída.

Por otra parte, si es uno de los últimos y ocurrió hace tres años… escasos de milagros andamos en la NOM.

La desorientada mujer que el 28 de Junio del año pasado le planteó al obispo-que-sigue-sin-retractarse, en la conferencia de Mahopac, sus dudas sobre la Misa y la misa (asistía a ambos cultos), debe estar planteándose la misma pregunta que San Pedro le hizo a Nuestro Señor cuando el Redentor les preguntó a los Apóstoles: “¿Queréis iros también vosotros?”: “Señor, ¿a quién iríamos?”

La señora en cuestión, si lee este Comentario Eleison, también se debe estar preguntando: “¡Señor!, ¿a quién iría… que me responda católicamente?”; no exactamente con el mismo sentido que la respuesta-pregunta del Príncipe de los Apóstoles, pero en un cuestionamiento que le cuadra perfectamente plantearse a quien pretenda doctrina cierta y segura de labios del obispo-cada-vez-más-distante-de-ser-un-príncipe-de-la-Iglesia.

Pero espere, mujer, no se precipite, que Monseñor le sugiere replantearse la cuestión; esto ante una consulta silogística efectuada por “un lector”, que expone argumentos razonables y concluye con la duda de si puede recoger y seleccionar, a lo cual el británico prelado le responde que no sólo puede, sino que debe hacerlo —y aclara que se trata de distinguir— en orden a conservar su Fe y por un principio de aplicación del sentido común.

Pero de inmediato el Obispo A C A S (ver aquí), muestra cómo no aplicar el sentido común y cómo se pone en peligro la Fe:

Desde un punto de vista Católico, el rito en su totalidad es incuestionablemente malo porque radicalmente cambia el concepto de la Misa de ser un sacrificio propiciatorio centrado en Dios a ser una comida comunitaria centrada en el hombre. Como tal, dado que la mayoría de los Católicos viven su religión por asistir a Misa, entonces cuando el concepto de ella cambia, la religión de ellos en efecto cambia. Eso es el porqué la NOM es la principal destructora de la verdadera Iglesia y el principal motor de la Neo-Iglesia. Eso es el porqué la NOM como un todo no es solamente mala, sino muy mala, ciertamente.

Lo subrayado es lo único que destaca Monseñor RW en este párrafo, y lo hace con toda intención; con mala intención, se puede asegurar. Claro, porque a texto seguido se ocupa de convencer de que ciertas partes de la NOM son todavía católicas; ¿por qué? porque:

… así debían serlo con el fin de engañar a la masa de sacerdotes cuando la NOM fue introducida en 1969…

¿Se darán cuenta los seguidores del Obispo de Kent de que éste es el método que está empleando él mismo?

Un rito que en su totalidad es incuestionablemente malo (muy malo, ciertamente), no puede tener partes buenas medrando, porque si las poseyera, de ese modo estaría en plan de mejorar; no sería malo en su totalidad… y  esto último es  lo que ha afirmado Monseñor.

Un rito que tuviera partes genuinamente católicas en avance, no estaría en la situación de ser la principal destructora de la verdadera Iglesia…, como también califica a la NOM.

Una celebración con partes buenas y partes malas (¡apareció el árbol!) no permite acercarse a ese rito, como el obispo-que-se-retracta-de-lo-bueno-que-antaño-defendía reconoció no hace mucho tiempo, acerca de que lo propio de los modernistas es, justamente, mezclar lo bueno con lo malo, para hacer pasar lo malo. Porque lo parcialmente bueno no hace bueno al todo, pero lo malo mezclado en lo bueno, arruina al todo, y del todo; recuerde Monseñor, que en enero de 2007 concedió una entrevista el periódico Rivrol, y declaró:

Vaticano II es un enorme hecho en la historia reciente de la Iglesia, de acuerdo. Pero, sus documentos son demasiado sutil y profundamente envenenados para que hayan de ser reinterpretados. Una torta en parte envenenada, ¡va toda entera a la basura!

Congruentemente, esa ceremonia con bienes y males mezclados no cambia el concepto de la Misa dejando de ser un sacrificio propiciatorio…, como reconoce el susodicho. ¡Monseñor, Monseñor! PRECISAMENTE LA DESAPARICIÓN DEL SACRIFICIO PROPICIATORIO es lo que demuestra la perversidad de la NOM…

Una “misa” con sólo ciertos pasajes admisibles, por lo tanto, es ambigua, traicionera y torcida, como bien describe el Obispo de Kent al todo de la NOM… ¡pero no la desaconseja!; antes bien, la recomienda; eso sí: sujeta al discernimiento de almas desorientadas o confundidas.

¿Su Excrecencia se da cuenta de lo que está diciendo… ? Creemos que sí, y eso es lo peor de estos genuinos sofismas del obispo-que-mejor-que-no-intente-retractarse-porque-sería-otro-engaño.

Repasemos ahora los fundamentos sentimentaloides del eleisonero: La posibilidad de encontrar bondades en la NOM (¡hasta el incremento de la Fe!), se aplica:

a) a hombres limpios para quienes todo es limpio;
b) a almas inocentes;

c) a personas que no son conscientes del peligro intrínseco para la Fe;
d) cuando las partes católicas están menos estranguladas por un sacerdote que está haciendo las ambigüedades tan católicas como sea posible…

¿Y lo traicionero y torcido también lo transforman en leal y derecho?; encontrar un sacerdote que consiga todo eso… sí, sería un milagro en la NOM…

e) a almas que no despiertan todavía a la maldad de la NOM; pero ya van a despertar, en diferentes momentos y a distintas velocidades, manteniendo la Fe y sobreviviendo a la crisis…

Si a aquella señora, o a cualquiera que se encuentre en este dilema entre la Misa y la misa, le caen bien estos sayos, que se revistan, entonces.

El final del 492 es de antología:

Dios así no está confirmando la NOM como un todo, o la Neo-Iglesia como un todo, o los Neo-Papas como un todo, sino que Él está contando conmigo para hacer uso de mi cerebro y de la Fe que Él me dio para discernir bien de mal. ¡Él no quiere robots descerebrados en su glorioso Cielo!

O sea:

1) Dios no confirma la NOM como un todo; pero yo —dice el obis-pillo— sí lo hago, y la califico como incuestionablemente mala, en su totalidad.

2) Uso de mi cerebro y de la Fe —expresa él— para discernir bien de mal… y sugiero incursionar allí, donde está el mal.

3) Dios no quiere descerebrados en la Gloria… es decir, no cuenten allí con el Obispo de Kent; en todo caso, podría caer en el limbo, donde van los que no tienen cerebro.

*.*.*

Aunque el elemento más truculento de este Comentario Eleison, es el pasaje que dice:

… los Tradicionalistas son absolutamente necesarios a la Iglesia para testificar de su maldad y para hacer disponible una verdadera Misa…

Pero si los tradicionalistas hacen disponible una verdadera Misa, significa que la NOM no lo es, lo que aumenta y totaliza más aún su maldad; si los tradicionalistas disponen de una verdadera Misa, ¿a qué aconsejarle al ama de casa angustiada, que siga concurriendo a la NOM? Muchos de nosotros, y unos cuantos más alrededor del mundo, no contamos más que con una o dos Misas por mes, y llevamos una vida suficientemente católica, a pesar de lo esporádico de la Misa y de los Sacramentos. Hubiera sido muy sabio exhortar a la inquieta mujer a abandonar por completo aquello que por completo es incuestionablemente malo; es mucho más valioso asistir a Misa, confesarse y comulgar una vez al mes, que ofender a Dios Nuestro Señor concurriendo cotidianamente a un rito que constituye lo principal del intento de destruir a la Única Esposa de Cristo.

*.*.*

¿Recuerdan que el Padre Ceriani varias veces delató al obispo-que-no-se-retracta poniendo el guiño a la derecha y girando a la izquierda? Bien; creemos que es algo peor que esa infracción de tránsito: ¡Peligro, ciego al volante!

Y no va ni para la derecha ni para la izquierda; junto con la caravana de los que lo siguen, va derechito, derechito, al pozo.