PADRE CERIANI: LA NEO-F$$PX MIENTE

¿CÓMO ENTENDER ESTE CANDELARIO?

La Neo-F$$PX ha editado un calendario litúrgico para el año 2017, centenario de las apariciones en Fátima.

calendario1

<<>> 

¿Cómo entender este Candelario?

Buena pregunta…; porque allí leemos:

calendario2

Resaltamos una parte del texto, el tercer párrafo:

El Sumo Pontífice, Benedicto XVI, ratificó la validez de este Misal en su Motu Proprio “Summorum Pontificum” del 7 de julio de 2007, señalando que este Misal “no se ha abrogado nunca”.

Y repetimos la pregunta: ¿Cómo entender este Candelario?

<<>> 

¿A quién quieren engañar?

Recordemos el texto del artículo 1º de ese maldito Motu proprio:

Missale Romanum a Paulo VI promulgatum ordinaria expressio “Legis orandi” Ecclesiæ catholicæ ritus latini est.

Missale autem Romanum a S. Pio V promulgatum et a B. Ioanne XXIII denuo editum habeatur uti extraordinaria expressio eiusdem “Legis orandi” Ecclesiæ et ob venerabilem et antiquum eius usum debito gaudeat honore.

Hæ duæ expressiones “legis orandi” Ecclesiæ, minime vero inducent in divisionem “legis credendi” Ecclesiæ; sunt enim duo usus unici ritus romani.

Proinde Missæ Sacrificium, iuxta editionem typicam Missalis Romani a B. Ioanne XXIII anno 1962 promulgatam et numquam abrogatam, uti formam extraordinariam Liturgiæ Ecclesiæ, celebrare licet.

 

El Misal Romano promulgado por Pablo VI es la expresión ordinaria de la “Lex orandi” de la Iglesia católica de rito latino.

El Misal Romano promulgado por San Pío V y reeditado por el bienaventurado Juan XXIII debe considerarse como la expresión extraordinaria de la misma “Lex orandi” y gozar del respeto debido por su uso venerable y antiguo.

Estas dos expresiones de la “lex orandi” de la Iglesia no inducen ninguna división de la “lex credendi” de la Iglesia; son, de hecho, dos usos del único rito romano.

Por eso es lícito celebrar el Sacrificio de la Misa según la edición típica del Misal Romano promulgada por el bienaventurado Juan XXIII en 1962, y nunca abrogada, como forma extraordinaria de la Liturgia de la Iglesia.

¿Cómo entender, pues, el párrafo que dice: El Sumo Pontífice, Benedicto XVI, ratificó la validez de este Misal en su Motu Proprio “Summorum Pontificum” del 7 de julio de 2007, señalando que este Misal “no se ha abrogado nunca”?

¿Se olvidaron del uti formam extraordinariam…?

¡No! No se olvidaron del como forma extraordinaria… Lo ocultan…

¡Mienten con una media verdad!

<<>> 

Pero el tema es más grave de lo que aparenta.

Sabemos que el Rito Romano de la Santa Misa nunca había perdido su derecho.

Pero, si se acepta el Motu Proprio del 7 de julio de 2007, hay que afirmar que perdió, de jure, su condición de única forma ordinaria y oficial.

La Roma anticristo y modernista, por medio del Motu proprio, humilló el Rito Romano de la Santa Misa, relegándolo a la condición de “forma extraordinaria” y uniéndolo al “rito bastardo”, que sería la “forma ordinaria” del único rito romano.

Por lo tanto, si se acepta el Motu proprio de 2007, hay que sostener que el Misal Romano promulgado por San Pío V ya no es la expresión ordinaria; y debe ser considerado derogado como expresión ordinaria de la Liturgia de la Iglesia.

<<>> 

Entonces, para ajustarse a la realidad, es necesario decir que, según el Motu proprio de 2007:

La Misa Tradicional no se abrogó nunca como forma extraordinaria.

La Misa Tradicional se abrogó como forma ordinaria.

Está permitido celebrar la Misa Tradicional como forma extraordinaria.

Está prohibido celebrar la Misa Tradicional como forma ordinaria.

¡Cómo duele esta realidad!

Entonces, es necesario ocultarla, pero revistiéndola de una parte de la verdad…

<<>> 

Por lo tanto, si se acepta ese maldito Motu proprio, el estado de Derecho de la Misa Tradicional, como Misa oficial y ordinaria del Rito Latino Romano de la Iglesia, sería el siguiente:

1º) Hasta 1969, por la Bula Quo primum, la Misa tradicional era la única Misa oficial y ordinaria del Rito Latino Romano de la Iglesia.

2º) De 1969 hasta el 7 de julio de 2007, en la realidad y en la verdad del Derecho (de iure), la Misa tradicional siguió siendo la única Misa oficial y ordinaria del Rito Latino Romano de la Iglesia. Aunque, de facto, la iglesia conciliar imponía la misa bastarda montiniana.

3º) Según el Motu Proprio y la Carta a los Obispos de julio de 2007, la Misa tradicional ya no es la Misa oficial y ordinaria del Rito Latino Romano de la Iglesia. Es la forma extraordinaria…

La concubina ocupó el lugar de la legítima…

Y ésto dura diez años…

<<>> 

Se comprende que esta verdad duela a la Neo-F$$PX; y por eso quieran ocultarla.

Pero no sólo ocultan, sino que, además, mienten.

Y mienten con medias verdades.

En julio de 2017 se cumplirán diez años de mentira.

Confiamos en que no van a editar una estampilla como la de los luteranos, que festejan los 500 anos de reforma luterana…, aunque es lo que correspondería…

El que no entendió, analice con detenimiento la siguiente estampilla:

calendario3

<<>> 

No le voy a pedir al Superior del Distrito, irresponsable de la publicación de este calendario, que responda a las preguntas que aquí formulamos…

Ya sé que él es un sacerdote joven y que ha declinado su juicio

 

Padre Juan Carlos Ceriani