EL OBISPO DE KENT: ARTERO…

CONTRADICTORIO, ALEVE, SINVERGÜENZA

El obispo-que-parece-que-nunca-se-va-a-retractar, acaba de darnos una lección de política del más alto vuelo; o sea, se nos fue a la Estratósfera…

Ahora resulta que el redentor del mundo (o por lo menos de los EE.UU.) se llama Donald Trump… secundado —como no podía concluir de otra manera el pensamiento (?) de Monseñor de Kent— por… ¡Vladimir Putin! Seguramente, una vez que asuma el rubio extravagante en Washington, Monseñor nos va a revelar la novedad de que Trump y Putin son Enoc y Elías, los dos testigos del Apocalipsis. Testigos van a ser, sí, pero al estilo del Anomos y del Falso Profeta.

Repasemos, pues, las atrocidades del Eleison 491:

1) Dice que Trump es una “suspensión otorgada por Dios a años y años de gobierno liberal,… ”; más adelante, sostiene con alguna dosis de acierto, aunque contradiciendo lo anterior: “él todavía es liberal en muchas maneras —¿quien no lo es?— ”. Esa última expresión, Monseñor, ¿no se refiere también a Usted?

2) Dice también: “si el pueblo Americano ellos mismos, no retorna seriamente a Dios, esta suspensión será arrasada por un retorno de los liberales en vigor para destruir a los Estados Unidos de una vez por todas,… ”, y un poco más adelante: “es verdad que no muchas personas hoy piensan sobre política en términos de Dios, pero ese es exactamente el problema.” Pero si ese es exactamente el problema, ¿cómo puede el obispo kentiano esperar una reacción piadosa de un hereje presbiteriano, o de muchísimos, que siguen una creencia que fue la base del desarrollo democrático en los EE.UU., y siguen siendo sus actuales sostenedores?

3) Por eso expresa el prelado británico enseguida: “Dejarlo a Él fuera de la vida, especialmente fuera de la política, ha sido siempre una cruzada para los masones y liberales desde el final del siglo de ellos, el 18vo.” ¡Vaya una novedad! Lo novedoso sería que esa tendencia cambiara, en lugar de intensificarse permanentemente y cada vez con mayor énfasis, desde hace tres siglos.

4) A continuación manifiesta el eleisonero: “Liberarse de Dios ha sido la cruzada para la religión sustituta de ellos, el humanismo secular.”; “Para luchar contra una falsa ideología, uno necesita una verdadera ideología… ”. Por lo que se sabe desde el Catecismo de las Primeras Nociones, no existen religiones sustitutas; ni alternativas a las ideologías. Dios Nuestro Señor no tiene sustitutos ni su doctrina inmutable es una ideología. Todas las falsas religiones —especialmente el presbiterianismo de raíz calvinista— y todas las ideologías, están presididas por demonios del primer coro infernal, así que vea, Monseñor, a quién sigue Donald…

5) Sigue el párrafo: “el Comunismo con o sin ese nombre ha triunfado contra natura en todo el mundo porque actúa como una religión, siendo, como Pío X lo llama, el mesianismo del materialismo. Y el Liberalismo y el Comunismo son el porqué el mundo entero Occidental ha estado inclinándose hacia la izquierda por cientos de años.” Teníamos entendido que el Papa Sarto ya es San Pío X; pero claro, si Trump y Putin son los justos del siglo XXI, hay que ir despejando la galería de los santos genuinos, para darle cabida a aquéllos.

El Comunismo y el Liberalismo son parientes muy cercanos; el primero fue engendrado naturalmente a partir de las políticas liberales, que son expresiones del mesianismo materialista que le sirve de sustento. Parece mentira que a esta altura haya que darle lecciones elementales de política a Monseñor de Kent.

Peor aún: es increíble que también haya que instruirlo en Teología…

6) Incursiona ahora el obispo-que-se-retracta-de-vez-en-cuando-de-lo-que-le-conviene en la cuestión del número, desechando lo que afirma más adelante: Hillary Clinton sacó más votos que Trump, lo cual no hace más que respaldar la perversión de preferir la cantidad en materias trascendentales como la política; pero claro, el obispo de Kent entiende de tenis, de música, de pintura etc.; no le pidamos que esté en cuestiones de la Polis un poco más capacitado que Poncio Pilatos, que sometió al Redentor a una contienda democrática con Barrabás.

7) A propósito: el comentario califica a la señora de Bill: “Ella era conocida en toda la nación por sus mentiras, inmoralidad y traición.

Veamos cómo se comportó Trump en esos órdenes:

7.a) Se “casó” tres veces: con Ivana Zelníckováen 1977, divorciándose en 1992; con Marla Maples en 1993, que le duró hasta 1999; finalmente (¿finalmente; será la última con la que se amancebó?), con su actual concubina, Melania Knauss, en 2005. ¡Eso se llama moralidad…!

7.b) Incursionó en política como un asado vuelta y vuelta… y vuelta y vuelta y vuelta: comenzó en el Partido Demócrata, permaneciendo allí hasta 1987.

Desde ese año hasta 1999 formó parte del Partido Republicano.

Los siguientes dos años integró el Partido de la Reforma, creado en 1995 por Ross Perot, otro santo precursor del Anticristo; éste Bautista sureño.

En el 2001 volvió al Partido Demócrata, hasta el 2009.

Ese año se dio otra vueltita por el Partido Republicano, hasta que en 2011 se declaró independiente.

La independencia le duró poco, porque en 2012 retornó por segunda vez a las filas de los Demócratas.

Eso no es traición, por supuesto; se trata de la libre opción de un político a tono con los tiempos que se viven desde el siglo 18vo… ¡Vamos, Monseñor, no siga pretendiendo embaucar!

7.c) Es el fundador de la organización hotelera y de juegos de azar Trump Entertainment Resorts; o sea, Organización Trump de Entretenimientos.

Usted, Monseñor, tiene que saber cómo se roba en los casinos y similares, y el uso siniestro que le dan los dueños del dinero mundial a la actividad hotelera para manipular en las sombras sus caudales. La mentira institucionalizada.

Una adivinanza para el obispo de Kent: ¿en qué se diferencian Hillary y Donald? Segunda adivinanza: ¿en qué no se parecen como dos gotas de vitriolo? Si no atina a dar respuestas claras, ya sabemos que no son dos las gotas, sino tres.

8) Apareció otra santa del panteón liberal: Hillary Clinton; pero si el liberalismo es el padre del comunismo, entonces ¡de lo que se salvaron los yanquis!: en lugar de una primera dama comunista, tienen ahora un presidente electo que el día 19 de este mes, si Belial no mete los cuernos —empiece a rezar, Monseñor—, va a ser ungido primer mandatario de los EE.UU.

9) Los elogios hacia el-Donald-que-no-se asemeja-al-pato, continúan por parte del obispo-que-ya-no-se-parece-a-un-príncipe-de-la-Iglesia: “…él todavía tiene dentro de él una buena dosis de esa decencia y generosidad a la antigua usanza que solían ser típicas de lo mejor en América y Americanos.”; “Él ha devenido el Presidente elegido basado en la fortaleza de instintos decentes ”. Sin comentarios, que excederían en vano la simple interpretación; sólo destacar que sinuosamente el obispo de Kent reivindica la Doctrina Monroe.

10) Fantasía tramposa kentiana: …no hubo habido desde el tiempo del Gobernador Wallace “ni una pizca de diferencia entre los Republicanos y los Demócratas”, Trump corcoveó al Sistema, dio voz a la frustración de la gente, y una hueste de almas decentes lo votaron para el cargo. Pero el Sistema está furioso.

Es verdad que no hay diferencia alguna entre Republicanos y Demócratas, pero no sólo desde el gobernador Wallace, sino desde siempre. Los conceptos de “república” y “democracia” los acuñó la Revolución, especialmente desde 1789, y los emplea con el sentido perverso que siempre les ha asignado.

Tampoco Trump corcoveó al sistema (¿por qué lo pondrá con mayúscula el angloprelado… ?) ni éste está furioso; todo es parte del juego, incluso Su Excelencia Reverendísima, que por algo alaba a Donald y a Vladimir. Así nos confirma Monseñor, además, el verdadero paralelismo —semejante al tándem Putin-Trump— que se da en el binomio Fellay-Williamson; ambos tienen algún factor común.

paralelos

11)Pero Él no va a conceder la victoria sobre la Sinagoga de Satanás si Él sabe que la gente que Él está salvando van a volver derechito de vuelta a Satanás. La gente debe desprenderse de Satanás y volver sinceramente a Dios, quien no es engañado.” Los que sí son engañados son quienes escuchan al obispo de Kent, que sabe que ya no hay vuelta del cortejo mundial que prepara al vicario de Satanás, aunque Monseñor se ocupe empeñosamente en negar esta realidad.

12)Como mínimo, Donald Trump él mismo debe orar —ACAS— con Adoración, Contrición, Agradecimiento y Suplicación. Dios ha estado con él para otorgar esta suspensión. Incluyámoslo todos a él y al Presidente Putin en nuestras propias oraciones para prolongar la suspensión. De otra manera se terminará pronto.

La frutilla del postre no podía ser otra que aplicarle las condiciones del ACAS a la falsa religión que impera en el mundo y de la cual Trump y Putin son dos de sus corifeos principales.

Monseñor, no lo oculte más: todo esto, gracias a Dios Nuestro Señor y a su Madre Santísima, se terminará pronto, aunque tengamos que pasar antes por la Pasión de la Iglesia, que ya ha dado comienzo en el propio Trono de San Pedro, escamoteado por otro precursor del Hombre sin Ley.

Mientras aguardamos con serenidad y gozosa esperanza ese final, permítanos aplicarle a Su Excelencia Recontrareverendísima, su propio ACAS que declaramos al principio: Artero, Contradictorio, Aleve, Sinvergüenza.