PARA SANTIFICAR EL DOMINGO

PARA AQUELLOS QUE NO TIENEN LA POSIBILIDAD DE ASISTIR A LA SANTA MISA

Recordamos a nuestros queridos lectores la posibilidad santificar el día Domingo a través de Nuestro Blog.

En la parte superior del mismo se encuentra una pestaña o página donde están los diferentes medios para realizar la Santificación del Día Domingo o Fiestas de Precepto, además de contar con los Sermones de los Queridos Padres: Juan Carlos Ceriani y  Basilio Méramo.

A continuación, los propios del:

DOMINGO SEXTO DE EPIFANÍA SOBRANTE

jesus-y-las-divisiones-futuras

Introito

Yo tengo sobre vosotros, dice el Señor, designios de paz, y no de cólera; me invocaréis, y yo os oiré benigno; y os haré volver de todos los lugares a donde os había desterrado. Oh Señor, Vos habéis derramado la bendición sobre vuestra tierra; repatriasteis a los cautivos de Jacob. Gloria al Padre…

Colecta

Te suplicamos, oh Dios omnipotente, hagas que meditando siempre lo que es razonable, practiquemos con palabras y con obras lo que a Ti te agrada. Por el Señor…

Epístola.

(Iª Carta de San Pablo a los Tesalonisenses, I, 2-10)

Hermanos: Siempre damos gracias a Dios por todos vosotros, haciendo sin cesar memoria de vosotros en nuestras oraciones. Nos acordamos ante Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, y del trabajo de vuestra caridad, y de la paciencia de vuestra esperanza en nuestro Señor Jesucristo, porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección. Pues nuestro Evangelio llegó a vosotros no solamente en palabras, sino también en poder, y en el Espíritu Santo, y con toda plenitud, y así bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor vuestro. Vosotros os hicisteis imitadores nuestros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de grande tribulación con gozo del Espíritu Santo; de modo que llegasteis a ser un ejemplo para todos los fieles de Macedonia y de Acaya. Así es que desde vosotros ha repercutido la Palabra del Señor, no sólo por Macedonia y Acaya, sino que en todo lugar la fe vuestra, que es para con Dios, se ha divulgado de tal manera que nosotros no tenemos necesidad de decir palabra. Pues ellos mismos cuentan de nosotros cuál fue nuestra llegada a vosotros, y cómo os volvisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo, a quien Él resucitó de entre los muertos: Jesús, el que nos libra de la ira venidera.

Gradual.

Nos librasteis, Señor, de aquellos que nos afligían, y confundisteis a los que nos odiaban. En Dios nos gloriaremos todo el día, y en vuestro nombre os alabaremos para siempre.

Aleluya.

Aleluya, aleluya. Desde lo más profundo clamé a Vos, oh Señor; escuchad, Señor, benignamente mi oración. Aleluya.

Evangelio

(San Mateo, XIII, 31-35)

En aquel tiempo dijo Jesús a las turbas esta parábola: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza que toma un hombre y lo siembra en su campo. El cual grano es ciertamente la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es mayor que todas las legumbres, y se hace árbol, de modo que los pájaros del cielo vienen y anidan en sus ramas. Les dijo esta otra parábola: El reino de los cielos es semejante al fermento que toma una mujer y lo esconde en tres celemines de harina, hasta que la hace fermentar toda. Todo esto se lo dijo Jesús a las turbas en parábolas; y no les hablaba sin parábolas para que se cumpliera lo dicho por el Profeta: Abriré mi boca en parábolas, diré cosas ocultas desde la creación del mundo.

Credo.

Ofertorio.

Desde lo profundo clamé a Vos, oh Señor; oíd, Señor, benignamente mi oración. Desde lo profundo clamé a Vos, oh Señor.

Secreta.

Te suplicamos, oh Dios, hagas que esta oblación nos purifique y renueve, nos gobierne y proteja. Por N.S.J.C.

Prefacio de la Santísima Trinidad:

Latín

Vere dignum et justum est, æquum et salutare, nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, æterne Deus. Qui cum unigenito Filio tuo, et Spiritu Sancto, unus es Deus, unus es Dominus: non in unius singularitate personæ, sed in unius Trinitate substantiæ. Quod enim de tua gloria, revelante te, credimus, hoc de Filio tuo, hoc de Spiritu Sancto, sine differentia discretionis sentimus. Ut in confessione veræ, sempiternæque Deitatis, et in personis Proprietas, et in essentia unitas, et in majestate adoretur æqualitas. Quam laudant Angeli atque Archangeli, Cherubim quoque ac Seraphim: qui non cessant clamare quotidie, una voce dicentes

Sanctus Sanctus Sanctus…


Castellano

En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, que te demos gracias en todo tiempo y lugar, oh Señor santo, Padre todopoderoso y eterno Dios. Quien, con tu Hijo unigénito y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, eres un solo Señor: no en la unidad de una sola persona, sino en la Trinidad de una sola sustancia. Porque cuanto creemos, por habérnoslo Tú revelado, acerca de tu gloria, lo creemos igualmente de tu Hijo, y del Espíritu Santo, sin diferencia ni distinción. De modo que, al reconocer una sola verdadera y eterna Divinidad, sea también adorada la propiedad en las personas, la unidad en la esencia y la igualdad en la majestad. A la cual alaban los Ángeles y los Arcángeles, los Querubines y los Serafines, que no cesan de cantar diariamente, diciendo a coro

Sanctus Sanctus Sanctus…

Comunión.

En verdad os digo que todas cuantas cosas pidiereis en la oración, tened viva fe de conseguirlas, y os sucederá conforme a vuestro deseo.

Poscomunión.

Apacentados, Señor, con estas celestiales delicias, te suplicamos hagas que apetezcamos siempre aquellas cosas que nos dan la verdadera vida. Por N.S.J.C.

Introito

GRADUAL

ALELUYA

OFERTORIO

COMUNION