ORACIÓN DE SIETE PETICIONES POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO

purgatorio3

1.¡Señor, Dios Todopoderoso, por la preciosísima sangre que tu Hijo muy amado derramó sobre el huerto de Getsemaní, te suplico que liberes a las almas del Purgatorio, en especial a aquellas que están más abandonadas! Condúcelas a tu gloria para que te alaben y glorifiquen en la eternidad. Amén.

Pater Ave y Gloria.

V/. Dales, † Señor el descanso eterno.

R/. Y brille para ellos  la luz perpetua.

V/. Que descansen en paz.

R/. Amén.

2.¡Señor, Dios Todopoderoso, por la preciosísima sangre que tu Hijo muy amado derramó durante la despiadada flagelación, te suplico que liberes a las almas del Purgatorio, en especial a aquellas que están más cerca de gozar la eternidad. Déjalas que comiencen ahora a alabarte y glorificarte en la eternidad. Amén.

Pater Ave y Gloria.

V/. Dales, † Señor el descanso eterno.

R/. Y brille para ellos  la luz perpetua.

V/. Que descansen en paz.

R/. Amén.

3.¡Señor, Dios Todopoderoso, por la preciosísima sangre que tu Hijo muy amado derramó durante la dolorosa coronación de espinas, te suplico que liberes a las almas del Purgatorio, en especial a aquellas que más necesitan tu intersección! No permitas que esperen más para que te puedan alabar y glorificar en la eternidad. Amén.

Pater Ave y Gloria.

V/. Dales, † Señor el descanso eterno.

R/. Y brille para ellos  la luz perpetua.

V/. Que descansen en paz.

R/. Amén.

4.¡Señor, Dios Todopoderoso, por la preciosísima sangre que tu Hijo muy amado derramó en las calles de Jerusalén cuando llevaba la cruz sobre su bendita espalda, te suplico que liberes a las almas del Purgatorio, en especial a aquellas que ante tus ojos posee los mayores méritos para que, desde lo alto del trono glorioso que las espera, te puedan alabar y glorificar en la eternidad. Amén.

Pater Ave y Gloria.

V/. Dales, † Señor el descanso eterno.

R/. Y brille para ellos  la luz perpetua.

V/. Que descansen en paz.

R/. Amén.

5.¡Señor, Dios Todopoderoso, por el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo muy amado, Jesucristo, que Él mismo en la noche anterior a su muerte ofreció a sus amados apóstoles como alimento y bebida, dejando de este modo una ofrenda continua y alimento que da vida para los fieles de toda la Iglesia, te suplico que liberes a todas las almas del Purgatorio, en especial a la que honró mas este secreto de su infinito amor, para que pueda con tu Hijo muy amado y El Espíritu Santo, por medio de sus santos Sacramentos, alabarte y glorificarte en la eternidad. Amén.

Pater Ave y Gloria.

V/. Dales, † Señor el descanso eterno.

R/. Y brille para ellos  la luz perpetua.

V/. Que descansen en paz.

R/. Amén.

6.¡Señor, Dios Todopoderoso, por la preciosísima sangre que tu Hijo muy amado derramó de sus manos y sus pies cuando estaba en la cruz, te suplico que liberes a las almas del Purgatorio, en especial a aquellas por las que más debo rezar. No permitas que permanezcan allí por más tiempo por mi culpa, para que te puedan alabar y glorificar en la eternidad. Amén.

Pater Ave y Gloria.

V/. Dales, † Señor el descanso eterno.

R/. Y brille para ellos  la luz perpetua.

V/. Que descansen en paz.

R/. Amén.

7.¡Señor, Dios Todopoderoso, por la Sangre y Agua preciosísimas que manaron del costado de tu Hijo muy amado ante los ojos de su bienaventurada Madre y por su gran angustia, te suplico que liberes a las almas del Purgatorio, en especial a la que más honró íntimamente a la Santa Madre del Cielo y Señora Nuestra! Permítele pronto entrar en tu gloria para que te pueda glorificar y alabar con María en la eternidad. Amén.

Pater Ave y Gloria.

V/. Dales, † Señor el descanso eterno.

R/. Y brille para ellos  la luz perpetua.

V/. Que descansen en paz.

R/. Amén.