1 DE NOVIEMBRE- FIESTA DE TODOS LOS SANTOS

Doble de 1° clase con Octava- Ornamentos blancos

Acercándose el término del ciclo litúrgico, llamado el “santoral”, la Iglesia, que durante el año solamente puede honrar determinadamente algunos de sus hijos mas preclaros, quiere en la Fiesta de hoy congratularse con todos los millones de almas redimidas con la sangre del Cordero, ensalzando a aquella ” gran muchedumbre que nadie puede contar”. Esta fiesta se celebraba ya en el Siglo V con el título de todos los mártires. En Roma Bonifacio IV consagró el Panteón pagano al culto de María y todos los mártires, el día 13 de Mayo.

Mas tarde se dio a esta Fiesta un carácter mas universal y se trasladó al 1 de Noviembre. Fiesta íntima, que nos hace recordar a los santos oscuros, parientes y amigos, que ya gozan de Dios.

image002

Indulgencia “Toties quoties”

Desde el medio día de hoy y durante todo el día de mañana los fieles pueden ganar, en favor de las almas del Purgatorio, el jubileo o indulgencia plenaria “Toties Quoties” (Osea, una indulgencia plenaria por visita), visitando cualquier iglesia o capilla, confesando, comulgando y rezando cada vez 6 Padrenuestros, 6 Avemarías, y 6 Gloria Patri. Es esta una inmensa riqueza espiritual que no hay q desperdiciar.

El papa Pio XI concedió, en 10 de diciembre de 1938, que esta indulgencia del día de difuntos la pudiesen lucrar los legítimamente impedidos el domingo subsiguiente con las mismas condiciones.

Visita al Cementerio

Es costumbre muy tradicional visitar hoy y mañana el Cementerio. Esta visita debe ser para orar y meditar ante las tumbas de los seres queridos, mas no para profanar ese lugar sagrado con conversaciones, trajes y actitudes que ofenden el recato y la piedad. La mejor visita es la que se hace después de confesar y comulgar por los difuntos.

MEDITACIÓN

SOBRE LA FIESTA DE TODOS LOS SANTOS

I. La vida de los santos ha estado llena de miserias: han sido perseguidos y atormentados por los enemigos de Jesucristo; Dios les ha enviado aflicciones para probarlos y purificarlos; en fin, ellos mismos se rehusaron a los placeres más inocentes y ejercieron sobre sus cuerpos grandísimas austeridades. ¿Quieres ir tú a donde están ellos? He ahí el camino, sigue sus huellas; estos grandes hombres tenían un cuerpo como el tuyo, pero más valor que tú. No han sido de naturaleza superior a la nuestra, sino de mayor vigilancia; no estuvieron exentos de pecados, pero hicieron penitencia (San Ambrosio).
II. Los santos a pesar de sus pruebas, siempre han estado alegres y contentos en esta vida, porque los consuelos que Dios derramaba en sus almas les quitaban todo sentimiento de los dolores del cuerpo. Míralos en el patíbulo y en los yermos: aquí, derraman lágrimas de consuelo; allí, están llenos de gozo en medio de las torturas. Dios es tan generoso que no quiere esperar la otra vida para recompensarlos, hasta lo hace en este mundo.
III. Si fueron consolados en esta vida, que era el lugar de exilio, de sus combates y sufrimientos, ¡de qué gozo no serán colmados en el cielo, su patria y lugar de su triunfo! Allí poseen todos los bienes que su corazón puede desear, porque poseen a Dios; no son afligidos por incomodidad alguna. Escucha lo que te dicen: “Para llegar al cielo no pienses encontrar un camino más cómodo que el que recorrimos nosotros en pos de Jesucristo. No busques aquí abajo lo que ningún santo ha podido encontrar, lo que Cristo mismo no ha encontrado”.

ORACIÓN

Omnipotente y eterno Dios, que nos concedéis que honremos en una misma solemnidad los méritos de todos vuestros santos, haced que, asistidos por tan numerosos intercesores, obtengamos cada vez más, según nuestros deseos, la multitud de vuestras gracias. 
Por J. C. N. S.

Audio

PARA ESCUCHAR AHORA

Fuentes:

Misal Diario para América, Don Andrés Azcarate, O.S.B.