EUTANASIA – EL NO ACEPTAR LA VOLUNTAD DE DIOS

El momento en que un enfermo terminal decide beber una pócima y morir rodeado de su familia

Max Bromson fue diagnosticado con cáncer en sus huesos en 2012. Tenía 65 años. El ataque fue feroz y los médicos le comunicaron que era irreversible. Los dolores se convirtieron en pesadilla. Hasta que un día, en su casa de Adelaide, Australia, decidió poner fin a su vida. Supo que la eutanasia lo liberaría de aquel mal.

El 28 de julio de 2014 en un cuarto de hotel, mientras permanecía rodeado de sus familiares y su hermana Kerry grababa el dramático momento, Maxbebió un trago de una poderosa -y prohibida- droga llamada Nembutal. A los tres minutos ya estaba muerto. Su cuerpo, finalmente, se había liberado del cáncer que lo sometió durante dos interminables años.

descarga-10Max Bromson bebe el Nembutal. Nadie supo cómo lo consiguió

Durante dos años, esos familiares, fueron investigados por la policía de Adelaide, para saber si habían cometido algún tipo de crimen al permitir que Max bebiera de esa mortal pócima. Anoche, decidieron mostrar en la Australian Broadcasting Corporation el instante en que por voluntad propia, el hombre ingería por sus propios medios el Nembutal.

El motivo por el cual grabamos tenía que ver con una cuestión legal, para mostrar que no lo asistimos. Que fue su decisión“, explicó Kerry.

Años antes, Max había dicho al contar su caso: “La vida es genial. Tú has visto donde vivo en el río. La vida es buena para mí. Si pudiera eliminar el dolor, sería fantástico“. Sin embargo, nada detenía ese invisible dolor interno.

Pero él sabía que eso sería imposible. Que el dolor que sentía no se eliminaría automáticamente y que tampoco los médicos podían ayudarlo. Por eso consideró un camino único: la eutanasia. Consiguió por sus propios medios la droga prohibida e ideó el plan junto a sus allegados.

Soy demasiado orgulloso para estar sentado allí durante meses y tener a alguien que atienda mis necesidades más íntimas“, explicó Max antes de partir. “No supe cuándo consiguió el Nembutal. No tenía idea“, contó aABC Kerry. Y remarcó que es probable que por cuestiones legales, su hermano no le haya contado a nadie cómo la procuró.

Debes estar lo suficientemente bien y tener control de tus funciones para hacerlo, para cuidar el suicidio. No puedes poner a cualquiera a ayudarte o involucrar a cualquiera en ese proceso. Eligiré mi propio momento de partida, y he elegido mi método preferido de partida“, contó el hombre antes de tomar la decisión.

A la 1 am de ese 28 de julio, Max les dijo a sus familiares: “Necesitamos ir. Necesitamos ir ahora“. Fueron hasta ese cuarto de hotel y él no se dejó ayudar por nadie. Salvo por quien le acercara un vaso de whisky, el último deseo en vida… luego del “amargo” trago.

http://www.infobae.com/america/mundo/2016/10/21/video-max-bromson-el-momento-en-que-un-enfermo-terminal-decide-beber-una-pocima-y-morir-rodeado-por-su-familia/

***

Reflexión:

Si padeces alguna enfermedad recuerda que Dios te la envía para ejercitar tu paciencia, convierte en mérito el sufrir con resignación aquello que no puedes evitar hagas lo que hagas.

Tus murmuraciones, tus impaciencias, no harán sino irritar tu mal y volverte desagradable a los demás y a ti mismo.

¿Cómo te conduces en tu enfermedad? Sufre por amor a Jesucristo los dolores que te envía, son los dones y presentes con que halaga a sus amigos, ofrécele todo lo que sufres,  dile: Señor aumenta mi dolor, pero aumenta mi paciencia.

Piensa en lo que han sufrido los Santos por Jesús, piensa en lo que Jesús ha padecido por ti, pon tus ojos en su Cruz y entonces muy liviana te parecerá la tuya y dirás: ¿Qué son estos sufrimientos comparados con los de mi Dios?

Pero también piensa en los suplicios del infierno que has merecido justamente por tus faltas, este pensamiento te hará encontrar agradables tus dolores y te impedirá caer en tus pecados.

Dios mío, soportaré tormentos muchos mas crueles si me prolongais la vida para darme tiempo de hacer penitencia. Si no puedo soportar sin gemir un dolor tan breve, acompañado de todo el alivio posible, ¿Cómo podría aguantar las penas del infierno?

Los dolores sin fin de la otra vida pueden ser redimidos en esta…

Un comentario en “EUTANASIA – EL NO ACEPTAR LA VOLUNTAD DE DIOS

Los comentarios están cerrados.