JORGE DORÉ- POESÍA

Horas del alma

job

Señor, en esas horas angustiosas
en que el alma confusa y desolada
te llama persistente y sólo el eco
responde a la porfia de la aldaba,

cuando vivos recuerdos de promesas
nos guían hasta el pie de la montaña
y al conquistar la cumbre no te hallamos
más que desdibujado en la esperanza,

cuando tu ausencia en nuestros corazones
los encoge de frío y la distancia
entre la fe y el cielo se acrecienta
y escasean las gotas de Tu gracia,

en ese trance cuando se nos vuelve
más áspera la cruz y más pesada,
cuando duda la llama en el pabilo
y la zozobra agita nuestra barca,

cuando los días se nos vuelven noches
y hay manos misteriosas que nos clavan
espinas interiores y sufrimos
en un Gólgota oscuro y sin palabras…

¡es cuando más te ruego que me invites
a Tu divina luz, a esa alborada
que concedes al fiel que, como trigo,
sobrevive en los campos de cizaña!