ESPECIALES DE CRISTIANDAD CON EL PADRE JUAN CARLOS CERIANI – SEPTIEMBRE 2016 – 2° PARTE

LA INFUNDADA FUNDACIÓN DE MONSEÑOR FAURE

especiales-con-p1

Compartimos con nuestros Lectores los Especiales de Cristiandad con el querido Padre Juan Carlos Ceriani correspondientes al mes de Septiembre de 2016.

Escuchar Ahora Primera Parte

Descargar Audio Mp3 Primera Parte

https://ar.ivoox.com/es/player_ej_13043526_4_1.html?c1=ff6600

Escuchar Ahora Segunda Parte

Descargar Audio Mp3 Segunda Parte

https://ar.ivoox.com/es/player_ej_13043655_4_1.html?c1=ff6600

***

El pasado 22 de Agosto Monseñor Jean Michael Faure anunció la creación de la “Sociedad Sacerdotal de los Apóstoles de Jesús y María”.

¿¡CÓMO DIJO… CÓMO DICE… CÓMO DICEN!?

https://radiocristiandad.wordpress.com/2016/08/30/como-dice-como-dijo-como-dicen/

Monseñor Faure ha desconocido la autoridad (al menos moral, para ellos) de su consagrante, Monseñor Richard Williamson, como veremos de inmediato.

¿CÓMO DIJO… Monseñor Williamson?

En su comentario Eleison N° 307, del 1° de Junio del Año del Señor 2013, ponía de manifiesto Monseñor Williamson el deseo de ciertas almas —debemos suponer, cercanas a él— de que apareciera una congregación nueva que reemplazara a la NeoF$$PX:

https://stmarcelinitiative.com/autoridadmutilada/?lang=es

Ya nuestro corresponsal OSKO puso de manifiesto los vicios de ese comentario:

https://radiocristiandad.wordpress.com/2013/06/02/osko-sobre-el-eleison-307-de-mons-williamson/

Repasemos un poco: al final del primer párrafo de ese comentario, el Obispo de Kent respondía las inquietudes de sus fieles, concluyendo por afirmar

“… no creo que ello sea posible y pienso que merece explicarse por qué.”

Pasó luego a explicar cómo había sido la aprobación de la FSSPX por el Obispo de Friburgo, resaltando la importancia de la autorización episcopal obtenida por Monseñor Lefebvre. Sobre este hecho de 1970, desarrolló Monseñor Williamson en este comentario Eleison la importancia de la aprobación de la iglesia oficial para fundar una nueva congregación, afirmando en el último párrafo:

“… en mi opinión, «Lo que no puede ser curado debe ser soportado.» Y es por eso que, en este momento, me contemplo como siendo no más que padre, consejero y amigo para cualesquiera almas que llamen al liderazgo y apoyo de un obispo. Incluso esa es tarea suficiente. Que Dios esté con todos nosotros.”

Este parágrafo, además y como hemos resaltado, reproduce un concepto que, según Monseñor Williamson, se atribuía el fundador de la FSSPX respecto de sacerdotes, monjas y laicos fuera de la FSPX, de acuerdo con lo que afirma al final del cuarto párrafo:

“… el Arzobispo Lefebvre nunca se arrogó a sí mismo ninguna autoridad otra que la de padre, consejero y amigo.”

Casi un mes después, Monseñor Williamson publicó la segunda parte de “Autoridad Mutilada”:

https://stmarcelinitiative.com/autoridadmutiladax2013ii/?lang=es

En ella, al detallar una serie de argumentos que le propuso un feligrés para insistirle en la fundación de una nueva congregación, los descartó uno por uno, comenzando por afirmar que

“… Dios otorgó el soplo de vida de la autoridad eclesial al Arzobispo Lefebvre, cuyos sucesores han abusado cruelmente de ella. Entonces ¿por qué debería El otorgarla nuevamente?”

Así, volvió a negar la posibilidad que se le planteaba, y remataba:

“En conclusión, esta prueba excepcional de la Iglesia durará tanto como Dios necesite que dure para la purificación de Su Iglesia. Mientras tanto, en los principios del siglo 21ero, me parece que simplemente no hay suficiente paja católica remanente para hacer un ladrillo católico como la FSPX de finales del siglo 20mo. Paciencia. Dios se saldrá con la Suya. Es Su Iglesia y El la está cuidando. Paciencia.”

Parece que esto no acalló las inquietudes, porque una semana después publicó el comentario Eleison titulado “Debate vivaz”;

https://stmarcelinitiative.com/debatevivaz/?lang=es

En él, la cuestión de la “tan preciada regularización que solamente Roma tiene la autoridad de otorgar”, se desarrolla abundantemente:

“Pero, la autoridad central de la Iglesia es, dados la diversidad natural y el pecado original de toda la humanidad, absolutamente necesaria para asegurar la unidad de la Iglesia (y con eso su supervivencia) no solamente en la Verdad sino también en los sacramentos y en el gobierno de la Iglesia.

“Es por ello que un obispo o un sacerdote necesita no solamente el poder sacramental de su Orden Sagrado, poder que él nunca puede perder por toda la eternidad, sino también el poder de jurisdicción, el cual es el poder de decir (dictio) el derecho, o lo que es justo (ius, iuris). Este segundo poder no viene con su Orden Sagrado y él no se lo puede otorgar a sí mismo, solamente puede recibirlo de arriba, de un Superior de la Iglesia, en última instancia del Papa, y el Papa de Dios. Por consiguiente cuando almas valientes me dicen que yo SOY un obispo (por mi Orden Sagrado) y entonces soy un delincuente si yo no ACTÚO como tal, diciéndole (dictio) a la “Resistencia” qué hacer (ius), lo más probable es que ellos están confundiendo los dos poderes diferentes del obispo.

“Sin embargo, ellos pueden instintivamente estar encontrando otra doctrina de la Iglesia como del sentido común, a saber la de jurisdicción supletoria: en una emergencia donde por cualquier razón los Superiores no están proveyendo de la necesaria jurisdicción para la salvación de las almas, la Iglesia la suple. Por ejemplo, un sacerdote puede no tener la jurisdicción que es normalmente necesaria para escuchar Confesiones, pero si un penitente le pide escuchar su Confesión, entonces, en caso de necesidad, el sacerdote puede escucharla y el sacramento será válido. Ahora, cierto y seguro, la vasta emergencia creada en la Iglesia por el Vaticano II, ha sido aún agravada más por la Declaración Doctrinal de mediados de Abril del CG de la FSPX, lo cual es prueba documentaria del desmoronamiento de la última fortaleza en pie de la verdadera Fe.

“Pero, la jurisdicción supletoria tiene una debilidad porque, no siendo oficial, está mucho más expuesta a la disputa. Por ejemplo, la Roma Conciliar niega que exista tal cosa como una emergencia de la Iglesia creada por el Vaticano II, y ejerce la presión correspondiente, toda bien exitosa, sobre la Fraternidad San Pío X para que ésta se someta a sí misma a la autoridad Conciliar. Tal es la necesidad de la autoridad para ser oficial. Incluso el Arzobispo Lefebvre perdió tal vez un cuarto de los sacerdotes que él ordenó porque no tenía el poder de pararlos cuando simplemente se alejaban. Tal es esta increíble crisis de la Iglesia. Así, si un sacerdote o laico me pide darle comandos, puede él mismo disputarlos unos meses más tarde o tan pronto como él recibe lo que él considera ser un comando que él no precisa obedecer.”

POR LO TANTO, habrá que ver cómo justifica Monseñor Faure frente a su consagrante el haber fundado una congregación sin autorización oficial, sin la tan preciada regularización que solamente Roma tiene la autoridad de otorgar.

¿O será que el nuevo obispo franco-argelino es alguien que se aprovecha de que Monseñor Williamson no puede pararlo…? ¿O tal vez es que ha recibido un “comando” para disputarlo unos meses más tarde, porque no precisa obedecer tal comando…?

Decreto de Erección de la  «Sociedad Sacerdotal de los Apóstoles de Jesús y María»

Dada la gravísima crisis causada en la Iglesia por el concilio Vaticano II y las reformas que a éste han seguido, y el estado de necesidad consiguiente;

dada la necesidad urgente, en estos tiempos de apostasía, de sacerdotes formados en la Tradición de la Iglesia que consagren sus vidas a la restauración del Reinado de Cristo, combatiendo sin tregua en contra del liberalismo y del modernismo actualmente imperantes entre los católicos;

dada la traición de las actuales autoridades de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X al espíritu y a la obra de Monseñor Marcel Lefebvre:

Nos, Christian Jean Michel Faure, Obispo de la Iglesia Católica, invocando el Santo Nombre de Dios, decretamos lo siguiente:

1.Queda erigida la Sociedad de los Apóstoles de Jesús y María, bajo el título de «sociedad clerical de vida común», al tenor del canon 673 del Código de Derecho Canónico de 1917. 

2.La sede de la sociedad queda fijada en 1 Chemin de la Petite Garde, 49240 Avrillé, France.

3.Nos aprobamos y confirmamos los estatutos de la Sociedad.

Imploramos las bendiciones divinas sobre esta Sociedad para que ella alcance su fin principal, que es la formación de santos sacerdotes.

Dado en Avrillé el 22 de agosto de 2016, fiesta del Corazón Inmaculado de María.

+ Christian Jean Michel Faure,  Obispo de la Iglesia Católica.

Estuvimos esperando ansiosos algún comentario de Monseñor Williamson sobre el tema; por ejemplo, un Eleison titulado “Rebeldía canónica” o “Desobediencia episcopal”… Pero no… aunque de entrada nos ilusionamos creyendo que el título del 476 incluía la sigla “N.O.M.” significando “Nuevo Obispo Malmandado”, resultó ser que no, que se refería al Nuevo Orden Missæ, reiterando conceptos archisabidos, pero no respetados por él en la práctica…, exaltando a Pablo VI y su Humanæ Vitæ, y evitando cualquier manifestación sobre la erección de Monseñor Faure.

¿Para esto estuvimos esperando más de una semana? ¿Para esto se demoró en publicar el último Eleison? La verdad, creíamos que la tardanza obedecía a que estaba cavilando sobre qué decir de la nueva congregación, qué argumentar contra Monseñor Faure… o contra los Eleison 307, 311 y 312.

¡Y estábamos en lo cierto! Estuvo especulando sobre el asunto y qué decir… y no supo qué decir; por eso lanzó una bomba de humo adornada y sesuda, comentando otra vez sobre el N.O.M. ya añejo, y callando sobre el N.O.M. reciente; no se atrevió a cambiarle el apellido a Monseñor Faure, diciéndole “Monseñor, ¡Fuera!”

Por supuesto que esto no es nuevo, porque tampoco se permitió expresar algo sobre la fundación de la Unión Sacerdotal Marcel Lefebvre, de la cual fue partícipe sustancial; ni acerca de la Compañía de María, del Padre Chazal; será porque estas, a pesar de su participación y respaldo tácito, no han sido constituidas por ningún obispo…

Claro que, en ausencia de las palabras del Obispo de Kent, otros salieron a pretender justificar a Monseñor Faure, pero sin conseguirlo, aunque para ello debieran recurrir a la consabida manipulación de los textos:

¿CÓMO DICEN… Los Impotentes?

El 22 de Agosto del corriente Año del Señor, el sitio de Los Desapoderados publicó un extracto de la obra de Dom Marie-Étinenne-Adrien Gréa, “De la Iglesia y su Divina Constitución”, tomado del capítulo X°, “De la Acción Extraordinaria del Episcopado”:

http://nonpossumus-vcr.blogspot.com.ar/2016/08/dom-grea-de-la-accion-extraordinaria.html

El autor, en este fragmento, se explaya sobre situaciones de la Iglesia Católica que justifican la acción extraordinaria de los obispos, enumerando casos de persecución, herejía, necesidades urgentes, calamidades superiores a todas las previsiones de las leyes, violencias que no se podrían remediar por vías comunes, el arrianismo (puesto como ejemplo histórico), la existencia misma de la religión comprometida, el ministerio de los pastores particulares completamente destruido o vuelto impotente, la imposibilidad de ningún recurso a la Santa Sede, o cualquier obstáculo grave.

Sin embargo, no pudieron dejar de reconocer en la obra de Dom Gréa la afirmación de la autoridad papal necesaria y subsistente; así, en el penúltimo de los párrafos transcriptos, dice el sacerdote francés:

“En segundo lugar, es necesario también, para el ejercicio en sí legítimo, que el recurso al soberano Pontífice sea imposible, y que no pueda haber duda sobre el valor de la presunción por la cual el episcopado, apoyándose en el consentimiento tácito de su jefe confirmado por la necesidad, se apoya en su autoridad siempre presente y actuante en él.”

¡Qué zonzos! ¿no…? ¡cómo se delataron! Pero más se evidenciaron cuando intentaron, como dijimos, triquiñuelas sobre los textos del fundador de los Canónigos Regulares de la Inmaculada Concepción. Transcribimos a continuación un párrafo sustancial, de entre los que reproducen Los Nadapoderosos, pero invirtiendo los destacados; es decir, pondremos en negrita lo que ellos no destacaron, y dejaremos en letra normal lo que enfatizaron:

“En el seno mismo de los pueblos cristianos hemos visto a veces, en necesidades urgentes, a los obispos, siempre dependientes en esto como todas las cosas al Soberano Pontífice y actuando en la virtud de su comunión, es decir, recibiendo de él todo su poder, usar de este poder para la salud de los pueblos.”

Entonces, señores Nulipotentes, cuando Dom Gréa dice “… usar de este poder… ”, no se refiere al poder episcopal, como insinúa su sinuoso (de ustedes) modo de transcripción, sino al del Soberano Pontífice —así lo afirma expresamente el autor— y condiciona a él, en tanto Papa legítimo reinante, las acciones extraordinarias de los obispos.

Con lo cual venimos a confirmar que todos los integrantes de las numerosas congregaciones de la resistencia flácida, siguen subrepticiamente reclamando la tan preciada regularización; en sintonía, al menos en este aspecto, con el Obispo Kentiano.

Nos quedamos esperando, además de las convenientes precisiones de todos estos contradictorios resistentes, lo que dirá Monseñor Tomás de Aquino… o lo que callará.

****

PADRE CERIANI: CONTRADICCIONES EPISCOPALES

FUEGOS ARTIFICIALES PARA DISIMULAR

https://radiocristiandad.wordpress.com/2016/08/31/padre-ceriani-contradicciones-episcopales/

El lunes 22 de agosto pasado, Monseñor Faure ha fundado una nueva congregación: la Sociedad Sacerdotal de los Apóstoles de Jesús y María.

Dicha iniciativa contradice la doctrina del Obispo-que-nunca-se-retracta-antes-bien-se-obstina, que tutela y aconseja desde Kent.

Dicha enseñanza la manifestó en reiteradas ocasiones.

Si Monseñor Faure tuvo razones fundadas en la sana teología para instituir dicha Sociedad, el Obispo de Kent estaba en el error.

Si la doctrina del Obispo británico es la correcta, el Obispo francés cometió un grave yerro.

Ambos no pueden estar acertados.

No sin razón, hubo quienes esperaban, e incluso exigían, una aclaración en el Comentario Eleison del pasado sábado 27 de agosto.

Pero no hubo tal explicación.

En concreto, el Obispo-que-nunca-se-retracta-antes-bien-se-obstina lanzó una bomba de humo adornada y sesuda…

Pero el Obispo de Kent, con su referencia al N.O.M. ya añejo, reiterando conceptos archisabidos, no sólo lanzó fuegos artificiales para disimular su controversia con Monseñor Faure, sino que también intenta ocultar que él no ha respetado en la práctica lo que ahora pretende hacer pasar como sana teoría…

En la actualidad, el 27 de agosto de 2016, en su Comentario Eleison 476, escribe:

En caso que cualquiera piense todavía que el autor de estos “Comentarios” se desliza desde la compasión por el rebaño descarriado dentro del Novus Ordo hacia el amor por los errores de la Nueva Misa de Pablo VI, he aquí extractos de una carta de un lector ya mayor cuya propia amarga experiencia le llevó a él a la conclusión que a los Católicos Novus Ordo no se les debe conceder demasiado el beneficio de la duda.

Insistimos en que se trata de una bomba de humo para ocultar que él no ha respetado en la práctica lo que ahora pretende hacer pasar como sana teoría…

En efecto, no se trata de si el señor Obispo ama los errores de la nueva misa, sino de si, a pesar de los errores de la nueva misa, él no desaconseja terminantemente asistir a ella…; se trata de saber si el señor Obispo afirma aún todo lo que dijo sobre la misa bastarda en la respuesta a la señora que le consultó en 2015.

¿De qué hablamos? De la triste y famosa respuesta que diera a una señora al cabo de una conferencia suya en junio de 2015.

Entonces, como el señor Obispo no piensa retractarse y pretende seguir pasando por ortodoxo, ahora escribió:

En caso que cualquiera piense todavía que el autor de estos “Comentarios” se desliza desde la compasión por el rebaño descarriado dentro del Novus Ordo hacia el amor por los errores de la Nueva Misa de Pablo VI, he aquí extractos de una carta de un lector ya mayor cuya propia amarga experiencia le llevó a él a la conclusión que a los Católicos Novus Ordo no se les debe conceder demasiado el beneficio de la duda.

Para intentar probarnos que no corre el riesgo de deslizarse desde la compasión por el rebaño descarriado dentro del Novus Ordo hacia el amor por los errores de la Nueva Misa de Pablo VI, el Obispo toma ahora sus distancias respecto de estas mismas ovejas, a las que no se les debe conceder demasiado el beneficio de la duda, según su viejo amigo, y que, según el mismo Obispo, han renunciado a sus vidas sacrificatorias que conducen al Cielo para disfrutar de la vida fácil e ir al Infierno.

****

PREGUNTA QUE FLOTA EN EL AIRE

¿LA RESISTENCIA ESTÁ USANDO PODERES QUE NO TIENE?

https://radiocristiandad.wordpress.com/2016/08/31/pregunta-que-flota-en-el-aire/

Un joven de San Pablo consultó al Obispo de Kent respecto de los poderes de Monseñor Faure para fundar una sociedad religiosa:

“Su. Excia. Revda. Mons. Richard Williamson,

Soy Evandro Santana, un joven de San Paulo, Brasil. Aquí estoy intentando guardar la fe, frecuentando una capilla de la Resistencia. Pero, algo me está preocupando. En Non Possumus, se anunció que Mons. Faure, ha fundado una congregación. Usted, sin embargo, había dicho en la consagración episcopal de Dom Tomás, que no era la intención de hacerlo. Pues nadie en la resistencia tiene jurisdicción ordinaria, como los obispos diocesanos la tienen. Una explicación teológica será dada, pero esto jamás ha sucedido. ¿La Resistencia está usando de poderes qué no tiene? ¿No es demasiado peligroso una estructura jerárquica con la situación actual? Espero qué no me entienda mal, son dudas solamente. De su servidor,

Evandro Santana”

El Obispo de Kent respondió por medio de la evasiva siguiente:

Dear Evandro,

Forgive me if I reply in English. I am sure you have the means of translating sufficiently.

For myself I have until now thought that a new Congregation was neither necessary, nor probably possible. But Archbishop Lefebvre obtained for the Society of St Pius X official authorization, and while Bishop Fellay is unfaithful to Archbishop Lefebvre, Bishop Faure is faithful. Therefore one may well argue that Bishop Faure has supplied jurisdiction, especially to look after the 14 good young seminarians that have entered his Seminary and needed, sooner or later, a structure to belong to. it is in fact sooner, i.e. now, rather than later, because a rival structure was coming on the scene with potentially harmful effects for these seminarians and their seminary. Also several priests of the Resistance have asked for a structure.

Therefore I now think that the time has come for a structure, according to signs of Providence indicating its necessity, and time will tell if it is possible in today’s chaotic state of Church and world. Bishop Faure is trying. That may be the only way to see if it is God’s will. It may be. We shall see. I think that the signs are encouraging. I salute his courage and initiative.

I hope that this answers your questions. There is a Canon in canon Law which says that “The salvation of souls is the supreme law.”

God bless you, +Richard Williamson.”

He aquí nuestra traducción:

“Estimado Evandro,

Discúlpeme si le contesto en inglés. Estoy seguro de que tiene los medios para traducirlo eficazmente.

Por mi parte he pensado hasta ahora que una nueva congregación no era ni necesaria ni probablemente posible.

Pero Monseñor Lefebvre obtuvo para la Sociedad de San Pío X la autorización oficial, y mientras Monseñor Fellay es infiel a Monseñor Lefebvre, Monseñor Faure es fiel. Por lo tanto, uno puede argumentar que Monseñor Faure tiene una jurisdicción de suplencia, especialmente para cuidar de los 14 buenos jóvenes seminaristas que han entrado a su Seminario y que, tarde o temprano, necesitarían una estructura a la cual pertenecer. De hecho, es preferible más temprano, es decir ahora, a más tarde, porque una estructura rival entra en escena con efectos potencialmente nocivos para estos seminaristas y su seminario. También varios sacerdotes de la Resistencia han pedido una estructura.

Ahora considero que ha llegado el tiempo para una estructura, acorde a los signos de la Providencia indicando que hay una necesidad, y el tiempo dirá si es posible en el estado actual caótico de la Iglesia y del mundo. Monseñor Faure lo está intentando. Puede ser la única manera de ver si es lo que Dios quiere. Puede ser. Veremos. Creo que los signos lo están encaminando. Saludo su coraje e iniciativa.

Espero responder a sus preguntas.

Hay un canon en el Derecho Canónico que dice que “La salvación de las almas es la ley suprema”.

Dios lo bendiga. + Richard Williamson”

****

CAMBIEMOS

CAMBIANDO LA ESTRATEGIA…
CAMBIANDO LAS CONDICIONES…
CAMBIANDO LOS PRINCIPIOS…
¡CAMBIANDO TODO!

https://radiocristiandad.wordpress.com/2016/08/31/cambiemos/

“Cambiemos”; la consigna de los políticos de turno en la República Argentina…, y no sólo en la Argentina…

Lo único que no cambia en el Obispo de Kent es que no se retracta… de lo que debería retractarse, según ya lo señaló el Padre Juan Carlos Ceriani.

Pero, en lo que resulta incoherente rectificarse, se vuelve atrás…, mostrando la misma actitud errática, tornadiza y engañosa que exhibió en la respuesta a la mujer que le consultó sobre la misa novus ordo en Junio del año pasado…; pobre mujer, encontrarse con alguien más voluble que el humo de una bomba… de humo, precisamente.

Ahora, ya desorientada la dama, que desde hace más de un año todavía no debe saber qué hacer con su asistencia a la Santa Misa y al pastiche blasfemo conciliar, el Obispo kentiano se dedica a confundir a jóvenes brasileños, como si ya no hubieran tenido bastante los cariocas con las JMJ del año 2013, con las consagraciones episcopales de Miguel Faure y Dom Ferreira da Costa y con los Juegos Olímpicos auspiciados por Decimejorge.

En primer lugar, Monseñor Williamson supone gentilmente que Evandro podrá traducir su carta, pero el problema no es volcar del inglés al lusitano, sino encontrar algún especialista en “Williamson-portugués — portugués-Williamson”, o similarmente con el castellano. Modestia aparte, creemos estar tan habituados a las fintas del Obispo de Kent, que nos atrevemos con la empresa.

Por mi parte he pensado hasta ahora que una nueva congregación no era ni necesaria ni probablemente posible.

Primera artimaña: lo que en realidad manifestó reiteradas veces el Obispo-que-se-retracta-de-lo-que-le-parece, es que un obispo no puede fundar una congregación si no tiene la aprobación de Roma; no es que no haya sido “hasta ahora” innecesaria y probablemente imposible, sino que le está vedado a cualquier prelado fundarla sin autorización oficial; recordemos, en lo pertinente, el Comentario Eleison Nº 312 (https://stmarcelinitiative.com/debatevivaz/?lang=es):

Es por ello que un obispo o un sacerdote necesita no solamente el poder sacramental de su Orden Sagrado, poder que él nunca puede perder por toda la eternidad, sino también el poder de jurisdicción, el cual es el poder de decir (dictio) el derecho, o lo que es justo (ius, iuris). Este segundo poder no viene con su Orden Sagrado y él no se lo puede otorgar a sí mismo, solamente puede recibirlo de arriba, de un Superior de la Iglesia, en última instancia del Papa, y el Papa de Dios.

Pareciera que en este fragmento sólo se refiere a una especie de actividad judicial canónica, pero el entorno del Comentario del Obispo de Kent se refiere a la creación de una congregación, tal como hemos analizado reiteradas veces y surge de la misma redacción de todo el Eleison, y del juego interpretativo ineludible con los otros comentarios vinculados: 307 y 311.

Por ende, si el poder de jurisdicción necesario para fundar una congregación le viene a un obispo —a todo obispo— sólo del Papa y —ahora sí— en última instancia de Dios, debería haber explicado Monseñor Williamson cómo le llegó a Monseñor Faure ese poder; a través de cuál especie de escala descendió de Dios al obispo argelino-francés la facultad jurisdiccional de crear una congregación.

Pero Monseñor Lefebvre obtuvo para la Sociedad de San Pío X la autorización oficial, y mientras Monseñor Fellay es infiel a Monseñor Lefebvre, Monseñor Faure es fiel. Por lo tanto, uno puede argumentar que Monseñor Faure tiene una jurisdicción de suplencia,…

Aquí parece querer aclarar un poco la cuestión, pero la complica por demás: la jurisdicción de suplencia, que estaría ejerciendo Monseñor Faure, le vendría de Monseñor Lefebvre; de ahí que la segunda oración del párrafo comience con la expresión Por lo tanto…, como si la jurisdicción supletoria fuese hereditaria… Pero Monseñor Lefebvre, en todo caso y en ese supuesto, le habría conferido el legado de la jurisdicción de suplencia —que al fundador de la FSSPX le asignaba el estado de necesidad de la Iglesia— a Monseñor Fellay, a Monseñor de Galarreta, a Monseñor Tissier de Mallerais, y a… ¡Monseñor Williamson!

Por lo tanto, a quien le hubiese correspondido en ese supuesto el delegar a favor de Monseñor Faure la jurisdicción de suplencia es al mismo confundido y confundidor Monseñor de Kent, visto que Monseñor Fellay, Monseñor de Galarreta y Monseñor Tissier de Mallerais, son infieles a Monseñor Lefebvre.

Si Monseñor Williamson tampoco se atribuyó la posibilidad de otorgar esa herencia a Monseñor Faure… ¿será porque también el Obispo-que-se-retracta-de-lo-que-le-parece, ha defeccionado en su fidelidad a Monseñor Lefebvre? Es muy evidente que aquí se puede aplicar el principio de la iuris dictio: A confesión de parte, relevo de prueba.

Ahora bien, ¿qué ocurre con la jurisdicción de suplencia?; ¿la tuvo Monseñor Lefebvre?; ¿la tiene Monseñor Faure? Todo parecería indicar que la resistencia fláccida encabezada —al menos en apariencia, y también aparentemente con reticencia de su parte— por Monseñor Williamson, así lo sostiene, vista la invocación de la obra de Dom Gréa que efectuaron Los Impotentes el pasado 22 de Agosto.

Pero Monseñor Williamson tiene su criterio sobre la jurisdicción de suplencia; no nos olvidemos la importancia que el Obispo de Kent le da a la aprobación de la FSSPX por parte del Obispo de Friburgo, Monseñor Charrière, que no tenía, obviamente, jurisdicción de suplencia; veamos, no obstante, qué juicios ha emitido Monseñor Williamson acerca de la jurisdicción supletoria (siempre en el Nº 312):

Pero, la jurisdicción supletoria tiene una debilidad porque, no siendo oficial, está mucho más expuesta a la disputa (…) Tal es la necesidad de la autoridad para ser oficial

O sea, siempre está necesitado, cualquier obispo que desee fundar una congregación, a respaldarse en la “tan preciada regularización que solamente Roma tiene la autoridad de otorgar”; como nos hace recordar el Obispo-que-se-retracta-de-lo-que-le-parece, Monseñor Lefebvre no invocó la jurisdicción de suplencia para su fundación, sino que le fue otorgada la preciada regularización por Monseñor Charrière, que estaba en condiciones de conferirla.

Y entonces, ¿en qué queda la fundación de Monseñor Faure, huérfana de toda regularidad oficial…? Amén de eso, cabe preguntarse qué situación novedosa se ha producido, de entre las que enumera Dom Grèa, desde que Monseñor Lefebvre fundó la FSSPX.

Y de haberse producido alguna de las condiciones expuestas por el fundador de los Canónigos Regulares de la Inmaculada Concepción, ¿es eso reciente?; ¿no existe ya desde los años ’70, al menos?; ¿no justificaba una fundación más antigua, tal vez desde la expulsión de Monseñor Williamson de la NeoF$$PX, vista la infidelidad de Monseñor Fellay?; ¿no se sumó esto a la situación eclesial en el siglo XXI?

Muchas preguntas para la falta de respuesta del Obispo-que-se-retracta-de-lo-que-le-parece; aunque así lo reconoce casi expresamente el señor Obispo:

De hecho, es preferible más temprano, es decir ahora, a más tarde (…)

También varios sacerdotes de la Resistencia han pedido una estructura.

Contradictorio en grado sumo; si es preferible más temprano, se aplica lo que dijimos más arriba: ¿por qué no desde la defección de Monseñor Fellay? Pero la contradicción sigue y asume otra variante, según nos señalara certeramente un colaborador:

Ahora considero que ha llegado el tiempo para una estructura, acorde a los signos de la Providencia indicando que hay una necesidad, y el tiempo dirá si es posible en el estado actual caótico de la Iglesia y del mundo. Monseñor Faure lo está intentando. Puede ser la única manera de ver si es lo que Dios quiere. Puede ser. Veremos. Creo que los signos lo están encaminando. Saludo su coraje e iniciativa.

Es muy fácil encontrar la antítesis entre los pasajes subrayados: si los signos de la Providencia indican que hay una necesidad, no sería preciso esperar (“Veremos… ”) para ver si es la única manera de saber si es lo que Dios quiere… La Providencia, ¿se mostró y en sus signos indica que hay una necesidad?; ¿o hay que esperar para ver si Dios muestra lo que quiere? ¿Los signos lo están encaminando al corajudo, práctico y proactivo Monseñor Faure?; ¿o habrá que ver si su iniciativa es la única manera de “detectar” los dictados de la Providencia?

Completa su respuesta enmarañada el Obispo-que-se-retracta-de-lo-que-le-parece, manifestando certeramente su ansiedad de maridaje con la iglesia conciliar:

Hay un canon en el Derecho Canónico que dice que “La salvación de las almas es la ley suprema”.

Pero… ¡se trata de un canon de 1983!:

1752: En las causas de traslado es de aplicación el can. 1747, guardando la equidad canónica y teniendo en cuenta la salvación de las almas, que debe ser siempre la ley suprema en la Iglesia.

Veamos, en el Código de Derecho Canónico de 1917, el canon que se puede poner en paralelo con el anterior:

2168 p.1: el Ordinario debe advertir al párroco, al canónigo o cualquier otro clérigo que descuida la ley de la residencia a la cual está obligado en razón de su beneficio, y si se trata de un párroco, durante su ausencia, el Ordinario debe proveer, a cuenta del dicho párroco, a que la salvación de las almas no sufra ningún detrimento.

Un amigo fiel nos decía hace un tiempo, hablando de los políticos, que cuando viéramos a uno de esos personajes atacando alguna irregularidad social, estemos seguros que el hablante es quien la defiende o promueve en las sombras, haciendo alarde, con sus palabras públicas, de combatir lo que en realidad está bajo su amparo.

Lo mismo, por ende, nos permitimos concluir de las expresiones de Monseñor Williamson en su respuesta al joven brasileño: como todo es política —siguiendo a Monseñor Fellay, el infiel— es para dudar que el Obispo-que-se-retracta-de-lo-que-le-parece esté realmente defendiendo lo que dice defender fielmente, y que antes atacaba infielmente… ¿o será al revés…?

Todo es política; por eso, cambiemos todo: la estrategia, las condiciones, los principios, y todo lo que le parece a Monseñor de Kent.

Habrá que preguntarle a Evandro Santana si el Obispo de Kent realmente ha satisfecho sus preguntas; sinceramente, lo dudamos.

****

Mientras tanto, del 22 de agosto al 22 de septiembre se han sucedido cuatro Comentarios, sin comentar lo que debía ser comentado…:

Comentario Eleison 476 = CONTRA EL N.O.M., 27 de agosto

Comentario Eleison 477 = GLORIA DE MARÍA, 3 de septiembre

Comentario Eleison 478 = ORÍGENES DEL ISLAM, 10 de septiembre

Comentario Eleison 479 = INFALIBILIDAD DE LA IGLESIA, 17 de septiembre.

Todo permite concluir que la Fundación de Monseñor Faure es INFUNDADA… es decir, improcedente – indebida – arbitraria – insostenible – injustificable – inconsistente – falsa – aparente – ficticia – irreal – absurda – ilógica – inaceptable… salvo porque tiene la autorización expresa de Jorge Mario, hagan lío, ¿y quién soy yo para juzgarlo?…

****

NO HAN PODIDO DECIR NADA, Y POR ESO…

TERGIVERSAN LOS DICHOS DE SU PROPIO LÍDER

https://radiocristiandad.wordpress.com/2016/09/13/no-han-podido-decir-nada-y-por-eso/

El lunes 12 de Septiembre, Los Impotentes publicaron, finalmente, la carta que el feligrés Evandro Santana le enviara a Monseñor Williamson en el mes de Agosto, y la respuesta consecuente, misivas ambas que ya nuestro medio había dado a conocer.

Obviamente, luego de esta publicación, algo debían hacer, porque el silencio es bastante demostrativo en estos casos; véase, si no, cómo delata el mutismo del Obispo kentiano… El problema es que luego de callar, tanto el Obispo-que-se-retracta-de-lo-que-le-parece, como Los Desapoderados, se expresaron de un modo que evidencia su desorientación y su desubicación.

Volviendo a nuestro primer post, poco se dijo en esa publicación, aunque lo suficiente para que nuestros seguidores ya advirtieran que se trataba de una evasiva y un subterfugio.

El mismo día 31 de Agosto, publicamos un análisis de las expresiones del Obispo de Kent.

En ese artículo dimos cuenta de las contradicciones del Obispo-que-se-retracta-de-lo-que-le-parece:

1) El juicio absolutamente adverso que siempre tuvo para con la posibilidad de fundar una congregación, frente a la novedosa afirmación de que se trataba, prácticamente, de una cuestión opinable: “… he pensado hasta ahora que una nueva congregación no era ni necesaria ni probablemente posible.”

2) Dejar de lado su exigencia irrestricta de la tan preciada regularización que sólo Roma puede otorgar, y admitir ahora, tornadizamente, la variante-evasiva-subterfugio de una jurisdicción supletoria.

3) Considerar la jurisdicción episcopal supletoria como hereditaria… en contra de lo que había sostenido hasta ayer, en cuanto a que la jurisdicción que autoriza la fundación de una congregación, debe venir de Roma: “… de un Superior de la Iglesia, en última instancia del Papa, y el Papa de Dios.”

4) Considerar a la jurisdicción supletoria como algo que justifica la fundación de Monseñor Faure, en contra de su posición anterior que sostenía que esa especie de jurisdicción adolecía de ausencia de oficialidad y estaba mucho más expuesta a la disputa (Eleison Nº 312).

5) Ignorar u omitir que, en todo caso, esa jurisdicción supletoria —que nada elegantemente señala como proveniente de Monseñor Marcel Lefebvre— debería haber recaído en los cuatro obispos de la ex FSSPX (es decir, en él mismo), y no en Monseñor Faure.

6) Ignorar o no referirse al hecho de que Monseñor Faure no invoca una jurisdicción de suplencia, sino a lo sumo un estado de necesidad de la Iglesia; no es lo mismo. Además, tampoco tuvo en cuenta el Obispo-que-se-retracta-de-lo-que-le-parece, que Monseñor Faure no aclara a qué iglesia se refiere…

7) Reconocer tácitamente (pero de modo bastante claro) que ni él, como sucesor de Monseñor Lefebvre, tenía jurisdicción para fundar una congregación.

8) Afirmar que más vale temprano que más adelante, eludiendo consideraciones sobre el tiempo pasado desde la traición del clero modernista y desde la felonía de Fellay y compañía.

9) Sostener que la Providencia se ha pronunciado; pero guarda silencio… aunque los signos encaminan la acción de Monseñor Faure; pero el tiempo dirá…

Un galimatías propio de quien recomienda la “misa” novus ordo como fuente de fe.

Ahora, el sitio incondicional de Monseñor de Kent, muestra que es cada vez más incondicional; es decir, de más en más denota su falta de condiciones para analizar estas cuestiones.

Hay que ser muy ingenuo —por no utilizar otro calificativo más apropiado— para ver en la notita del Obispo-que-se-retracta-de-lo-que-le-parece, palabras de apoyo a la SAJM…

En efecto, en primer lugar la consulta de Evandro Santana requiere expresamente un respaldo teológico a la fundación dispuesta por Monseñor Faure: “Una explicación teológica será dada, pero esto jamás ha sucedido. ¿La Resistencia está usando de poderes que no tiene? ¿No es demasiado peligroso una estructura jerárquica con la situación actual?”

O sea que Evandro:

a) Requiere una fundamentación teológica para el acto fundacional de Monseñor Faure.

b) Recuerda que la Resistencia no tiene poder para fundar congregaciones (Williamson dixit), y pregunta por qué usa facultades que no posee.

c) Advierte un peligro en establecer ese tipo de estructura jerárquica, respondiendo a lo dicho por el Obispo kentiano acerca de lo no oficial de la jurisdicción supletoria y la exposición a la disputa de estas iniciativas.

Ninguna de estas cosas fue respondida concretamente por Monseñor Williamson, que anticipando sus deseos aeronáuticos, se puso a volar entre nubes de incongruencias dejando todas las respuestas abiertas; es decir, sin satisfacer.

Tampoco respaldó a la SAJM, sino que únicamente alabó el coraje e iniciativa de Monseñor Faure… Pero es notorio que muchas personas tienen coraje e iniciativa, como podemos ver en los terroristas del ISIS o en un ladrón de bancos; el asunto es con qué objetivo una persona pone en funcionamiento su valentía y su decisión.

En estricta lectura, Monseñor Williamson no se ha expresado sobre la SAJM, porque lo deja sujeto a la Providencia, al tiempo que dirá si ha sido oportuna y procedente, y al “Veremos.”

¿Eso es un apoyo a la congregación fundada por Monseñor Faure? Evidentemente no; compárense las expresiones de esta misiva con el comentario Eleison Nº 367, del 26 de Julio de 2014:

https://stmarcelinitiative.com/franciasemueve/?lang=es

Podría argumentarse que la Unión Sacerdotal Marcel Lefebvre no es una congregación, sino una simple asociación de clérigos; pero si tan rápidamente el Obispo de Kent respondió hace dos años a la fundación de esa unión sacerdotal, mucho más velozmente, y con mayor certeza, debió manifestarse con respecto a la SAJM.

NO LO HIZO, Señores Impotentes, aunque ustedes intenten manejar a su propio líder, extrayendo de su respuesta palabras que no ha escrito…

Generosamente tenemos que reconocer que la impotencia los abruma; y si nada tienen en claro por esa nulidad congénita que los distingue, NADA HAN PODIDO DECIR sobre este asunto, y por esos acuden a lo mismo que su líder: una variante-evasiva-subterfugio.

Tengan en cuenta que ante el Jinete Fiel y Veraz, no habrá evasiva ni subterfugio posible.

****

PADRE JUAN JOSÉ TURCO

“Deja a los muertos enterrar a sus muertos” (S. Lucas IX, 60)

https://radiocristiandad.wordpress.com/2016/08/26/padre-juan-jose-turco-deja-a-los-muertos-enterrar-a-sus-muertos/

En estos días NON POSSUMUS anunció la erección de una nueva Sociedad Sacerdotal por parte de Mons. Faure, a fin de reunir los sacerdotes de la “resistencia” para preparar la restauración de la sociedad. Mons. Tomás de Aquino deja claro que se une a esa iniciativa. Bien. Allá ellos. ¿Qué puedo decir? Voy a hacer algunas reflexiones aparentemente pesimistas; espero que las mediten.

1°: Lo primero que se ve es que ese “decreto de erección de la SAJM” prácticamente es una copia de la erección de la FSSPX. Muestra que lo único que quieren es continuar con la FSSPX como si nada hubiera pasado. Sus sacerdotes y obispos están haciendo solamente una parodia nostálgica. ¡Y si quedara sólo en eso! Lo grave es que, puesto que quieren ser igual que la FSSPX, se puede esperar que vayan a terminar de la misma manera.

2°: ¿Por qué razones puedo esperar que la SAJM terminará con la misma destrucción que la FSSPX?

1.- La razón principal y general: tanto la neoFSSPX como esta nueva SAJM tienen la misma falla esencial: rechazar la visión apocalíptica del momento actual. A todos los de la falsa resistencia les falla la visión de la realidad, no se dan cuenta de la situación real: la crisis actual de la Iglesia y del mundo es la crisis final preparatoria del Anticristo. La iglesia oficial es el cuerpo de la religión del Anticristo; y el mundo está preparado para recibirlo. No hay posibilidad humana de impedirlo. Solamente lo destruirá Nuestro Señor “con la manifestación de su Parusía” (II Tesal. II, 8).

No han aprendido de estos años: si para algo sirvió la crisis acuerdista de la Fraternidad, fue para mostrar que la FSSPX no podía salvar la cristiandad. Es indispensable darse cuenta en qué momento histórico estamos y hacia dónde va la Iglesia militante (los fieles católicos que quedan dispersos por el mundo) y el mundo. Mons. Lefebvre lo entreveía (como mostró, por ejemplo, el P. Méramo con su publicación del 24 de agosto pasado) y lo llegó a decir en algunas ocasiones.

Esta primera falla esencial se refleja en la falsa esperanza de una restauración de la Iglesia y de la sociedad. La sociedad y el cuerpo de la iglesia oficial ya merecen ir a la destrucción, porque —habiendo sido católicos— han renegado de Nuestro Señor. La única “restauración” de la sociedad actual será la que hará el Anticristo. Allí sí habrá aparente orden, allí sí habrá aparente orden social, allí sí habrá paz (aunque sea forzada), pero con el “pequeño” detalle de que será contra Nuestro Señor.

2.- Falla consecuente: como no ven la situación apocalíptica, no pueden aceptar que la iglesia oficial ya no sea Iglesia Católica. El problema es que, mientras todo católico (y cuanto más si quiere mantenerse como tal) mantenga esa falsa idea —le guste o no— terminará yendo a unirse con la Roma apóstata actual. Puesto que de lo contrario, según su pensamiento, sería cismático. Por eso es que tanto la FSSPX, como Mons. Williamson, como Mons. Faure (y sus seguidores) afirman que tienen la obligación de ir a Roma… sea corriendo, volando o acompañando.

3.- De la misma manera: puesto que no quieren ver que estamos frente a la crisis final apocalíptica, no pueden aceptar que haya desaparecido la autoridad de la Iglesia militante. Por lo tanto, siguen creyendo que el personaje que está en el Vaticano es un Papa católico (porque sería indispensable que subsista una jerarquía para que la Iglesia pueda continuar por diez, cien, mil, o millones de millones de años. Por no querer aceptar el milenismo, son modernistas evolucionistas, como diría el Padre Castellani. Mientras crean que la cabeza de la iglesia oficial es un Papa Católico, necesariamente terminarán aceptando su autoridad. De allí la necesidad de someterse a él. ¡Se van a poner voluntariamente bajo la jurisdicción del Profeta del Anticristo!

3°: Si los de la “resistencia” de Mons. Williamson & Comp. no se hubieran unido (primero con una organización moral en la USML y ahora jurídicamente con esta SAJM) uno podría pensar que individualmente pueden quedar a salvo de la destrucción. Pero desde el momento en que se agrupan, están metiéndose en una bolsa y de esa manera los están preparando para que los lleven a la Roma modernista. ¿Afirmar esto es una locura? ¿Quiénes llevarán ese paquetito a la iglesia oficial?

4°: Cobran tremendo sentido las palabras del mismísimo Mons. Williamson al ser expulsado de la FSSPX: “si Dios no interviene de aquí a entonces, los jefes de la Resistencia católica buscarán reconciliarla con la Tradición ya conciliar” (carta del 19 de octubre del 2012). Pido a los sacerdotes y fieles que siguen a esa “resistencia”, que remarquen: Mons. Williamson no dice el jefe (en singular) de la Resistencia” sino los jefes. ¡Cuidado! Cínicamente, Mons. Williamson estaba anunciando lo que van a hacer no solo él, sino también los otros jefes que vayan a haber. Esto incluye a Mons. Faure. Y a cualquier otro jefe de cualquier “resistencia” que mantenga el anhelo de cualquier reconstrucción y que crea que la iglesia oficial es Iglesia católica.

5°: ¿Tan grave es entrar en la iglesia oficial?

1.- Desde el momento en que uno ve que esa iglesia no es la Iglesia de Nuestro Señor, inmediatamente se cae en la cuenta de que unirse a esa jerarquía lleva a apostatar.

2.- Esa iglesia es el cuerpo de la falsa religión del Anticristo, que terminará adorando al demonio. No es cualquier apostasía, sino que es entrar a formar parte de la peor religión que existió jamás.

3.- Parece una ironía, pero los mismos que desean luchar por el reinado social de Nuestro Señor, entrarán en el cuerpo que se le opone totalmente. Es el diablo que se ríe de ellos.

4.- Ese cuerpo del Anticristo será destruido por Nuestro Señor en su Parusía. ¡Es así como van a terminar todos los que formen parte de él! Lean y mediten:

* II Tesal. II, 8-9: 8 Y entonces se hará manifiesto el inicuo, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca y destruirá con la manifestación de su Parusía; 9 (aquel inicuo) cuya aparición es obra de Satanás con todo poder y señales y prodigios de mentira, 10 y con toda seducción de iniquidad para los que han de perderse en retribución de no haber aceptado para su salvación el amor de la verdad. 11 Y por esto Dios les envía poderes de engaño, a fin de que crean la mentira, 12 para que sean juzgados todos aquellos incrédulas a la verdad, los cuales se complacen en la injusticia.”

* Apok. XIX, 11-21: 11 y vi el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco, y el que montaba es el que se lama Fiel y Veraz, que juzga y pelea con justicia. 12 Sus ojos son llama de fuego, y en su cabeza lleva muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino Él mismo. 13 Viste un manto empapado de sangre, y su Nombre es: el Verbo de Dios. 14 Le siguen los ejércitos del cielo en caballos blancos, y vestidos de finísimo lino blanco y puro. 15 De su boca sale una espada aguda, para que hiera con ella a las naciones. Es Él quien las regirá con  cetro de hiero; es Él quien pisa el lagar del vino de la furiosa ira de Dios el Todopoderoso. 16 En su manto y sobre su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores. 17 Y vi un ángel de pie en el sol y gritó con poderosa voz, diciendo a todas las aves que volaban por medio del cielo: “Venid, congregaos para el gran festín de Dios, 18 a comer carne de reyes, carne de jefes militares, carne de valientes, carne de caballos y de sus jinetes, y carne de todos, de libres y esclavos, de pequeños y grandes.” 19 Y vi a la bestia, y a los reyes de la tierra, y a sus ejércitos, reunidos para dar la batalla contra Aquel que montaba el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia fue presa, y con ella el falso profeta, que delante de ella había hecho los prodigios, por medio de los cuales había seducido a los que recibieron la marca de la bestia y a los que adoraron su estatua. Estos dos fueron arrojados vivos al lago del fuego encendido  con azufre. 21 Los demás fueron trucidados con la espada que salía de a boca que montaba el caballo, y todas las aves del cielo se hartaron de la carne de ellos.”

* Apok. XIV, 14-20: 14 Y miré y había una nube blanca y sobre la nube uno sentado, semejante a hijo de hombre, que tenía en su cabeza una corona de oro y en su mano una hoz afilada. 15 Y salió del templo otro ángel, gritando con poderosa voz al que estaba sentado sobre la nube: “Echa tu hoz y siega, porque ha llegado la hora de segar, pues la mies de la tierra está completamente seca.” 16 Entonces el que estaba sentado sobre la nube lanzó su hoz sobre la tierra y la tierra fue segada. 17 Y salió otro ángel del santuario celestial teniendo también una hoz afilada. 18 Y del altar salió otro ángel, el que tiene poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz afilada, diciendo: “Echa tu hoz afilada y vendimia los racimos de la vida de la tierra, porque sus uvas están maduras.” 19 Y arrojó el ángel su hoz sobre la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó (la vendimia) en el lagar grande de la ira de Dios. 20 El lagar fue pisado fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre que llegó hasta los freno de los caballos, por espacio de mil seiscientos estadios.”

Mons. Straubinger nota aquí: “¡Un estadio equivale a 185 metros; por lo cual este lago de sangre humana se extiende a casi trescientos kilómetros!”.

6°: Conclusión.

Mons. Williamson, Mons. Faure, Mons. Tomás de Aquino y todos sus seguidores, tienen las mismas fallas que la neoFSSPX. Es por eso que son solo una aparente resistencia. Es por eso que terminarán igual. ¿Qué queda por hacer? Los que quieran mantenerse fieles a Nuestro Señor:

1.- Con respecto a los particulares dentro de la supuesta resistencia: olvidémonos de las disputas o declaraciones de neoFSSPX, USML, SAJM o cualquier otra congregación mortífera que vayan a inventar. Son cuerpos muertos que van la muerte.

“Dejen que los muertos entierren a sus muertos”.

A igual que por los modernistas, solo queda rezar por ellos. Sería utópico (y suicida) soñar en convertirlos. Si algún individuo de ellos es fiel a la gracia de Dios y se apartara (física e intelectualmente) de esos cuerpos mortíferos, habrá que ver qué se puede hacer con él. Pero si no… que sigan su camino. No podemos hacer nada para ayudarlos porque no se dejan ayudar: al igual que la neoFSSPX, se están cegando voluntariamente. Por “no haber aceptado para su salvación el amor de la verdad”, por eso “Dios les envía poderes de engaño, a fin de que crean la mentira”.

2.- Con respecto a añorar cualquier organización. Aunque parezca irreverente: nuestra lucha no es por el reinado social de Nuestro Señor; sino por mantener la fe sin ceder a las presiones infernales. De esa manera y no de otra, es que tendremos esperanza de salvarnos y pasar al Reino de Nuestro Señor; sea aquí en la tierra, sea en la Jerusalén celestial.

3.- Esta esperanza de poder contarnos entre los fieles el día de Su Parusía, es la que deseaba San Pablo:

* 9 Lo que pido en mi oración es que vuestro amor abunde más y más en conocimiento y en todo discernimiento, 10 para que sepáis apreciar lo mejor y seáis puros e irreprensibles hasta el día de Cristo” (Filip. I, 9-10)

* 7 Pero estas cosas que a mis ojos eran ganancia [ser judío por la carne y esforzarse por cumplir con la Ley], las he tenido por daño a causa de Cristo. 8 Más aún, todo lo tengo por daño a causa de la preexcelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por Él lo perdí todo; y todo lo tengo por basura con tal de ganar a Cristo 9 y en Él hallarme –no teniendo justicia mía, la de la Ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que viene de Dios fundada sobre la fe 10 de conocerlo a Él y la virtud de su Resurrección y la participación de sus padecimientos- conformado a la muerte Suya, 11 por si puedo alcanzar la resurrección, la que es de entre los muertos.” (Filip. III, 7-11)

* 20 En cambio la ciudadanía nuestra es en los cielos, de donde también, como Salvador, estamos aguardando al Señor Jesucristo; 21 el cual vendrá a transformar el cuerpo de la humillación nuestra conforme al cuerpo de la gloria Suya, en virtud del poder de Aquel que es capaz para someterle a Él mismo todas las cosas.” (Filip. III, 20-21)

“Así os exhortábamos y alentábamos y os conjurábamos a vivir de una manera digna de Dios, que os ha llamado a su propio reino y gloria” (I Tesal. II, 12)

* 19 Pues, ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de gloria delante de nuestro Señor Jesucristo en su Parusía? ¿No lo sois vosotros? 20 Sí, vosotros sois nuestra gloria y nuestro gozo.” (I Tesal. II, 19-20)

* 12 Y haga el Señor que crezcáis y abundéis en el amor de unos con otros, y con todos, tal cual es el nuestro para con vosotros; 13 a fin de confirmar irreprensibles vuestros corazones en santidad, delante de Dios y Padre nuestro, en la Parusía de nuestro Señor Jesús con todos sus santos. (I Tesal. III, 12-13)

* “El mismo Dios de la paz os santifique plenamente; y vuestro espíritu, vuestra alma y vuestro cuerpo sean conservados sin mancha para la Parusía de nuestro Señor Jesucristo. (I Tesal. V, 23)

* 7 He peleado el buen combate, he terminado la carrera, he guardado la fe. 8 En adelante me está reservada la corona de la justicia, que me dará el Señor, el Juez justo, en aquel día, y no sólo a mí sino a todos los que hayan amado su venida.(II Tim. IV, 7-8)

* 11 Porque se ha manifestado la gracia salvadora de Dios a todos los hombres 12 la cual nos ha instruido para que renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos vivamos sobria, justa y piadosamente en este siglo actual, 13 aguardando la dichosa esperanza y la aparición de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo. (Tito II, 11-13)

3.- Para finalizar: en las trincheras de cada uno de nosotros (aún sin sociedades, grupos o familias) solo nos queda guardar la fe y la gracia, escudriñando el Apokalipsis:

“Bienaventurado:

1/ el que lee

2/  y los que escuchan

 las palabras de esta profecía

 y guardan las cosas en ella escritas;

 pues el momento está cerca.”

 (Apok. I, 3).