Benjamín Benavides- EL RECHAZO DEL SER

enrique1

Y creó Dios al hombre a imagen suya;
a imagen de Dios lo creó;
varón y mujer los creó”.
(Gén. I, 26)

 

“Quien escandalizare a uno de estos
pequeñitos que creen, más le valdría que le atasen
alrededor de su cuello una piedra de molino de las
que mueve un asno, y que lo echasen al mar.”
(Mc. IX, 42)

APROXIMACIÓN A LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

La ideología de género es un sistema de ideas que sostiene que la diferencia entre el hombre y la mujer no está dada por su pertenencia a un sexo determinado, sea éste femenino o masculino, sino que se funda en una construcción cultural, por lo tanto “hombre” y “mujer” son conceptos ideológicos, sin relación con la naturaleza, lo que da lugar a un cambio en la terminología, no hablándose ya más del sexo, sino del “género”.

En el habla coloquial, es decir, en el uso cotidiano, los términos sexo y género parecen intercambiables, ya que son susceptibles de ser utilizados indistintamente. Sin embargo sexo y género remiten a sistemas completamente diversos entre sí, el sexo hace referencia a la naturaleza y en definitiva al ser, género, en cambio, remite a construcciones culturares. El objetivo de largo plazo de este cambio es redefinir al individuo mediante el cambio categórico, que busca abolir la noción del sexo y, en definitiva, el orden del Ser, para dar cabida a las diferentes “modalidades” de la contra natura.

Sabemos desde Aristóteles que el hombre es un ser dotado de cuerpo y espíritu, que tiene un ser, una esencia, una forma de existir que le es propia y cuya vida es el despliegue de su ser, es decir el desarrollo de sus capacidades por ser tal. En términos simples, una mujer nace y crece para ser lo que es; una mujer puede trabajar, ser madre, vivir una vida contemplativa, escribir etc, pero jamás podrá ser un ave, o una flor.

La ideología de género nos dice, en cambio, que no tenemos ser, sino que somos una construcción de la cultura y de la propia voluntad, semejante postulado sólo puede sostenerse dando la espalda a la naturaleza.

La ideología de género abre las puertas y hace posible cualquier aberración que la cultura y la esclavitud de las pasiones pueda concebir.

ideologia-de-genero

La Paradoja

La paradoja de esta ideología, que supuestamente libera al hombre de la estrechez del ser, es lo que lo hace sirviente de sus inclinaciones más bajas en lo privado y la hace dependiente del estado que disculpa su vicio. Al ser todo una construcción cultural, el problema más obvio surge cuando lo que la cultura ve como bueno hoy, bien puede considerarlo malo en un futuro no lejano.

 El Mecanismo

Para esta manipulación han utilizado el mecanismo de resignificación del lenguaje, es decir, cambiar el sentido de las palabras, de manera tal que al hacer uso de ellas creemos estar diciendo una cosa, en circunstancias de que el significado ha variado, como sucede por ejemplo con el concepto de educación sexual o bien “sexo y género”.

Si consultamos el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, notaremos que efectivamente las palabras “sexo” y “género” pueden ser utilizadas como sinónimos, no obstante desde la ideología de género adquieren un significado diverso que ya hemos esbozado más arriba.

ideologia-de-genero2

La Destrucción del Vínculo Parental

El objetivo de esta estrategia es la reconceptualización de “familia”, destruyendo el vínculo parental y para ello se impulsa la emancipación de los niños de sus padres. Así como en el siglo XIX y primera mitad del XX la lucha se centró en la emancipación de la mujer del hogar, actualmente el blanco es el niño, quien pasa de ser un individuo en proceso de formarse para llegar a ser un adulto y que, por lo tanto, debe ser educado, a un “adulto pequeño”, quien es capaz de adoptar decisiones libremente y sin necesidad de la aprobación de sus padres, cortando el vínculo familiar e impidiendo la transmisión de valores de padres a hijos.

ideologia-de-genero3

Esta estrategia se despliega de manera nodular dentro de las instituciones del derecho internacional y nacional de manera escalonada y gradual. Siendo su principal instrumento los llamados “derechos del niño” que, con su apariencia de mecanismo protector de los niños bajo la tutela del estado, procura la destrucción del vínculo parental, de una manera oculta, dejando al menor a merced del estado, que como el gran hermano de la novela, inculca sus principios, vigila y castiga.

Para concluir estos apuntes citaremos algunos artículos de la Convención de los Derechos del Niño, la cual ha sido suscrita por la totalidad de los países pertenecientes a la ONU y es legislación interna vigente, con rango constitucional legal, en la mayoría, con la excepción de los Estados Unidos, Somalía y Sudán del Sur.

ideologia-de-genero4

Convención de los Derechos del Niño

(ver texto aquí)

Artículo 3

1.En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño.

El concepto “interés superior del niño” informa y es el centro de esta convención, a partir del cual se desprenden los derechos del menor y las obligaciones del estado y la familia. La cuestión es ¿Quién define cual es el interés superior del niño?

 Artículo 13

1.El niño tendrá derecho a la libertad de expresión; ese derecho incluirá la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impresas, en forma artística o por cualquier otro medio elegido por el niño.

2.El ejercicio de tal derecho podrá estar sujeto a ciertas restricciones, que serán únicamente las que la ley prevea y sean necesarias:

a) Para el respeto de los derechos o la reputación de los demás; o

b) Para la protección de la seguridad nacional o el orden público o para proteger la salud o la moral públicas.

La libertad de expresión incluye el derecho a recibir informaciones de todo tipo, de tal manera que el menor tiene derecho, por ejemplo, a recibir información acerca de la ideología gay y en consecuencia, si los padres lo impiden el estado debe intervenir para salvaguardar este derecho.

Impedir el derecho a recibir información supondría además que el menor no debe recibir educación en contra de la ideología gay por cuanto sería discriminatoria y por tanto atentatoria de la moral pública.

Artículo 14

2.Los Estados Partes respetarán los derechos y deberes de los padres y, en su caso, de los representantes legales, de guiar al niño en el ejercicio de su derecho de modo conforme a la evolución de sus facultades.

3.La libertad de profesar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la moral o la salud públicos o los derechos y libertades fundamentales de los demás.

Los padres son considerados como guías no como formadores, y por otro lado y en consonancia con lo señalado en el artículo anterior uno de los límites de la libertad es la libertad de los demás. Si el sistema jurídico protege y promueve la ideología gay, si los padres enseñan a sus hijos que la sodomía es un pecado gravísimo contra natura, le estarían inculcando nociones atentatorias contra los derechos de terceros y por lo tanto estarían violentando  el interés superior del niño.

 NO ES COSA DEL FUTURO. ESTÁ OCURRIENDO AHORA.