14 DE SEPTIEMBRE LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ

¡Oh Cruz fiel!, el más noble entre todos los árboles. Ningún bosque produjo otro igual: ni en hoja, ni en flor ni en fruto. ¡Oh dulce leño, dulces clavos que sostuvieron tan dulce peso!

14368850_1226555454032008_2258510903450719644_nOración de San Anselmo para la ceremonia de la adoración de la Santa Cruz del Viernes Santo:

¡Oh Cruz Santa, cuya vista nos recuerda aquella otra Cruz sobre la cual Nuestro Señor Jesucristo, con su propia muerte, nos libró de la muerte eterna, a la que miserablemente nos lanzábamos, y por la cual nos resucitó a la vida eterna que habíamos perdido por el pecado; adoro, venero y glorifico en Ti aquella Cruz que representas y, en Ella, al Señor misericordioso que por medio de Ella realizó su obra de misericordia!

¡Oh Cruz amable, donde están nuestra salvación, nuestra vida y nuestra resurrección!

¡Oh madero precioso por quien fuimos libertados y salvados!

¡Oh símbolo con que fuimos sellados para Dios!

¡Oh Cruz gloriosa en quien únicamente debemos gloriarnos!

Y ¿cómo Te alabaremos? ¿De qué modo Te ensalzaremos? ¿Con qué corazón Te rogaremos? ¿Con qué gusto me gloriaré en Ti?

Por Ti queda cerrado el infierno para todos los que fueron rescatados por Ti. Los demonios por Ti están amedrentados, reprimidos, vencidos, aplastados. El mundo por Ti se renueva y hermosea, gracias a la verdad que brilla con esplendidez y a la justicia que en él reina.

Por Ti es justificada la naturaleza humana, pecadora; condenada, se salva; esclava del pecado y del infierno, consigue la libertad; muerta, vuelve a la vida.

Por Ti se restaura y perfecciona esta ciudad bienaventurada del cielo.

Por Ti el Hijo de Dios quiso ser obediente a su Padre hasta la muerte para bien nuestro; por eso, puesto en la Cruz, recibió un nombre que está por encima de todo nombre.

Por Ti preparó su trono y restableció su reino.

En Ti esté y de Ti proceda mi gloria, por Ti y en Ti esté mi verdadera esperanza. Por Ti queden borrados mis pecados; muera por Ti mi alma a la vida vieja y resucite a una nueva vida de justicia.

Concédeme, Te ruego, que, lavado ya en el bautismo de los pecados en que fui concebido y nací, me purifiques de nuevo de los que he contraído después de nacer a esta segunda vida; de esa manera llegaré por Ti a los bienes para los que fue creado el hombre, gracias al mismo Jesucristo, Nuestro Señor, el cual sea bendito por todos los siglos. Así sea.

+++

Ver Sermon de la exaltación de la santa Cruz, del Querido Pater Juan Carlos Ceriani aquí:

https://radiocristiandad.wordpress.com/2014/09/13/p-juan-carlos-ceriani-sermon-de-la-exaltacion-de-la-santa-cruz/