PADRE JUAN JOSÉ TURCO- “Deja a los muertos enterrar a sus muertos”

(S. Lucas IX, 60)

IMG-20160826-WA0001

En estos días NON POSSUMUS anunció la erección de una nueva Sociedad Sacerdotal por parte de Mons. Faure, a fin de reunir los sacerdotes de la “resistencia” para preparar la restauración de la sociedad. Mons. Tomás de Aquino deja claro que se une a esa iniciativa. Bien. Allá ellos. ¿Qué puedo decir? Voy a hacer algunas reflexiones aparentemente pesimistas; espero que las mediten.

§ 1°: Lo primero que se ve es que ese “decreto de erección de la SAJM” prácticamente es una copia de la erección de la FSSPX. Muestra que lo único que quieren es continuar con la FSSPX como si nada hubiera pasado. Sus sacerdotes y obispos están haciendo solamente una parodia nostálgica. ¡Y si quedara sólo en eso! Lo grave es que, puesto que quieren ser igual que la FSSPX, se puede esperar que vayan a terminar de la misma manera.

§ 2°: ¿Por qué razones puedo esperar que la SAJM terminará con la misma destrucción que la FSSPX?

1.- La razón principal y general: tanto la neoFSSPX como esta nueva SAJM tienen la misma falla esencial: rechazar la visión apocalíptica del momento actual. A todos los de la falsa resistencia les falla la visión de la realidad, no se dan cuenta de la situación real: la crisis actual de la Iglesia y del mundo es la crisis final preparatoria del Anticristo. La iglesia oficial es el cuerpo de la religión del Anticristo; y el mundo está preparado para recibirlo. No hay posibilidad humana de impedirlo. Solamente lo destruirá Nuestro Señor “con la manifestación de su Parusía” (II Tesal. II, 8).

No han aprendido de estos años: si para algo sirvió la crisis acuerdista de la Fraternidad, fue para mostrar que la FSSPX no podía salvar la cristiandad. Es indispensable darse cuenta en qué momento histórico estamos y hacia dónde va la Iglesia militante (los fieles católicos que quedan dispersos por el mundo) y el mundo. Mons. Lefebvre lo entreveía (como mostró, por ejemplo, el P. Méramo con su publicación del 24 de agosto pasado) y lo llegó a decir en algunas ocasiones.

Esta primera falla esencial se refleja en la falsa esperanza de una restauración de la Iglesia y de la sociedad. La sociedad y el cuerpo de la iglesia oficial ya merecen ir a la destrucción, porque —habiendo sido católicos— han renegado de Nuestro Señor. La única “restauración” de la sociedad actual será la que hará el Anticristo. Allí sí habrá aparente orden, allí sí habrá aparente orden social, allí sí habrá paz (aunque sea forzada), pero con el “pequeño” detalle de que será contra Nuestro Señor.

2.- Falla consecuente: como no ven la situación apocalíptica, no pueden aceptar que la iglesia oficial ya no sea Iglesia Católica. El problema es que, mientras todo católico (y cuanto más si quiere mantenerse como tal) mantenga esa falsa idea —le guste o no— terminará yendo a unirse con la Roma apóstata actual. Puesto que de lo contrario, según su pensamiento, sería cismático. Por eso es que tanto la FSSPX, como Mons. Williamson, como Mons. Faure (y sus seguidores) afirman que tienen la obligación de ir a Roma… sea corriendo, volando o acompañando.

3.- De la misma manera: puesto que no quieren ver que estamos frente a la crisis final apocalíptica, no pueden aceptar que haya desaparecido la autoridad de la Iglesia militante. Por lo tanto, siguen creyendo que el personaje que está en el Vaticano es un Papa católico (porque sería indispensable que subsista una jerarquía para que la Iglesia pueda continuar por diez, cien, mil, o millones de millones de años). Por no querer aceptar el milenismo, son modernistas evolucionistas, como diría el Padre Castellani. Mientras crean que la cabeza de la iglesia oficial es un Papa Católico, necesariamente terminarán aceptando su autoridad. De allí la necesidad de someterse a él. ¡Se van a poner voluntariamente bajo la jurisdicción del Profeta del Anticristo!

§ 3°: Si los de la “resistencia” de Mons. Williamson & Comp. no se hubieran unido (primero con una organización moral en la USML y ahora jurídicamente con esta SAJM) uno podría pensar que individualmente pueden quedar a salvo de la destrucción. Pero desde el momento en que se agrupan, están metiéndose en una bolsa y de esa manera los están preparando para que los lleven a la Roma modernista. ¿Afirmar esto es una locura? ¿Quiénes llevarán ese paquetito a la iglesia oficial?

§ 4°: Cobran tremendo sentido las palabras del mismísimo Mons. Williamson al ser expulsado de la FSSPX: “si Dios no interviene de aquí a entonces, los jefes de la Resistencia católica buscarán reconciliarla con la Tradición ya conciliar” (carta del 19 de octubre del 2012). Pido a los sacerdotes y fieles que siguen a esa “resistencia”, que remarquen: Mons. Williamson no dice el jefe (en singular) de la Resistencia” sino los jefes. ¡Cuidado! Cínicamente, Mons. Williamson estaba anunciando lo que van a hacer no solo él, sino también los otros jefes que vayan a haber. Esto incluye a Mons. Faure. Y a cualquier otro jefe de cualquier “resistencia” que mantenga el anhelo de cualquier reconstrucción y que crea que la iglesia oficial es Iglesia católica.

§ 5°: ¿Tan grave es entrar en la iglesia oficial?

1.- Desde el momento en que uno ve que esa iglesia no es la Iglesia de Nuestro Señor, inmediatamente se cae en la cuenta de que unirse a esa jerarquía lleva a apostatar.

2.- Esa iglesia es el cuerpo de la falsa religión del Anticristo, que terminará adorando al demonio. No es cualquier apostasía, sino que es entrar a formar parte de la peor religión que existió jamás.

3.- Parece una ironía, pero los mismos que desean luchar por el reinado social de Nuestro Señor, entrarán en el cuerpo que se le opone totalmente. Es el diablo que se ríe de ellos.

4.- Ese cuerpo del Anticristo será destruido por Nuestro Señor en su Parusía. ¡Es así como van a terminar todos los que formen parte de él! Lean y mediten:

* II Tesal. II, 8-9: 8 Y entonces se hará manifiesto el inicuo, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca y destruirá con la manifestación de su Parusía; 9 (aquel inicuo) cuya aparición es obra de Satanás con todo poder y señales y prodigios de mentira, 10 y con toda seducción de iniquidad para los que han de perderse en retribución de no haber aceptado para su salvación el amor de la verdad. 11 Y por esto Dios les envía poderes de engaño, a fin de que crean la mentira, 12 para que sean juzgados todos aquellos incrédulas a la verdad, los cuales se complacen en la injusticia.”

* Apok. XIX, 11-21: 11 y vi el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco, y el que montaba es el que se lama Fiel y Veraz, que juzga y pelea con justicia. 12 Sus ojos son llama de fuego, y en su cabeza lleva muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino Él mismo. 13 Viste un manto empapado de sangre, y su Nombre es: el Verbo de Dios. 14 Le siguen los ejércitos del cielo en caballos blancos, y vestidos de finísimo lino blanco y puro. 15 De su boca sale una espada aguda, para que hiera con ella a las naciones. Es Él quien las regirá con  cetro de hiero; es Él quien pisa el lagar del vino de la furiosa ira de Dios el Todopoderoso. 16 En su manto y sobre su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores. 17 Y vi un ángel de pie en el sol y gritó con poderosa voz, diciendo a todas las aves que volaban por medio del cielo: “Venid, congregaos para el gran festín de Dios, 18 a comer carne de reyes, carne de jefes militares, carne de valientes, carne de caballos y de sus jinetes, y carne de todos, de libres y esclavos, de pequeños y grandes.” 19 Y vi a la bestia, y a los reyes de la tierra, y a sus ejércitos, reunidos para dar la batalla contra Aquel que montaba el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia fue presa, y con ella el falso profeta, que delante de ella había hecho los prodigios, por medio de los cuales había seducido a los que recibieron la marca de la bestia y a los que adoraron su estatua. Estos dos fueron arrojados vivos al lago del fuego encendido  con azufre. 21 Los demás fueron trucidados con la espada que salía de a boca que montaba el caballo, y todas las aves del cielo se hartaron de la carne de ellos.

* Apok. XIV, 14-20: 14 Y miré y había una nube blanca y sobre la nube uno sentado, semejante a hijo de hombre, que tenía en su cabeza una corona de oro y en su mano una hoz afilada. 15 Y salió del templo otro ángel, gritando con poderosa voz al que estaba sentado sobre la nube: “Echa tu hoz y siega, porque ha llegado la hora de segar, pues la mies de la tierra está completamente seca.” 16 Entonces el que estaba sentado sobre la nube lanzó su hoz sobre la tierra y la tierra fue segada. 17 Y salió otro ángel del santuario celestial teniendo también una hoz afilada. 18 Y del altar salió otro ángel, el que tiene poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz afilada, diciendo: “Echa tu hoz afilada y vendimia los racimos de la vida de la tierra, porque sus uvas están maduras.” 19 Y arrojó el ángel su hoz sobre la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó (la vendimia) en el lagar grande de la ira de Dios. 20 El lagar fue pisado fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre que llegó hasta los freno de los caballos, por espacio de mil seiscientos estadios.”

Mons. Straubinger nota aquí: “¡Un estadio equivale a 185 metros; por lo cual este lago de sangre humana se extiende a casi trescientos kilómetros!”.

§6°: Conclusión.

Mons. Williamson, Mons. Faure, Mons. Tomás de Aquino y todos sus seguidores, tienen las mismas fallas que la neoFSSPX. Es por eso que son solo una aparente resistencia. Es por eso que terminarán igual. ¿Qué queda por hacer? Los que quieran mantenerse fieles a Nuestro Señor:

1.- Con respecto a los particulares dentro de la supuesta resistencia: olvidémonos de las disputas o declaraciones de neoFSSPX, USML, SAJM o cualquier otra congregación mortífera que vayan a inventar. Son cuerpos muertos que van la muerte.

“Dejen que los muertos entierren a sus muertos”.

A igual que por los modernistas, solo queda rezar por ellos. Sería utópico (y suicida) soñar en convertirlos. Si algún individuo de ellos es fiel a la gracia de Dios y se apartara (física e intelectualmente) de esos cuerpos mortíferos, habrá que ver qué se puede hacer con él. Pero si no… que sigan su camino. No podemos hacer nada para ayudarlos porque no se dejan ayudar: al igual que la neoFSSPX, se están cegando voluntariamente. Por “no haber aceptado para su salvación el amor de la verdad”, por eso “Dios les envía poderes de engaño, a fin de que crean la mentira”.

2.- Con respecto a añorar cualquier organización. Aunque parezca irreverente: nuestra lucha no es por el reinado social de Nuestro Señor; sino por mantener la fe sin ceder a las presiones infernales. De esa manera y no de otra, es que tendremos esperanza de salvarnos y pasar al Reino de Nuestro Señor; sea aquí en la tierra, sea en la Jerusalén celestial.

3.- Esta esperanza de poder contarnos entre los fieles el día de Su Parusía, es la que deseaba San Pablo:

* 9 Lo que pido en mi oración es que vuestro amor abunde más y más en conocimiento y en todo discernimiento, 10 para que sepáis apreciar lo mejor y seáis puros e irreprensibles hasta el día de Cristo” (Filip. I, 9-10)

* 7 Pero estas cosas que a mis ojos eran ganancia [ser judío por la carne y esforzarse por cumplir con la Ley], las he tenido por daño a causa de Cristo. 8 Más aún, todo  lo tengo por daño a causa de la preexcelencia del conocimiento de Cristo Jesús,  mi Señor. Por Él lo perdí todo; y todo lo tengo por basura con tal de ganar a Cristo 9 y en Él hallarme –no teniendo justicia mía, la de la Ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que viene de Dios fundada sobre la fe 10 de conocerlo a Él y la virtud de su Resurrección y la participación de sus padecimientos- conformado a la muerte Suya, 11 por si puedo alcanzar la resurrección, la que es de entre los muertos.” (Filip. III, 7-11)

* 20 En cambio la ciudadanía nuestra es en los cielos, de donde también, como Salvador, estamos aguardando al Señor Jesucristo; 21 el cual vendrá a transformar el cuerpo de la humillación nuestra conforme al cuerpo de la gloria Suya, en virtud del poder de Aquel que es capaz para someterle a Él mismo todas las cosas.” (Filip. III, 20-21)

“Así os exhortábamos y alentábamos y os conjurábamos a vivir de una manera digna de Dios, que os ha llamado a su propio reino y gloria” (I Tesal. II, 12)

* 19 Pues, ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de gloria delante de nuestro Señor Jesucristo en su Parusía? ¿No lo sois vosotros? 20 Sí, vosotros sois nuestra gloria y nuestro gozo.” (I Tesal. II, 19-20)

* 12 Y haga el Señor que crezcáis y abundéis en el amor de unos con otros, y con todos, tal cual es el nuestro para con vosotros; 13 a fin de confirmar irreprensibles vuestros corazones en santidad, delante de Dios y Padre nuestro, en la Parusía de nuestro Señor Jesús con todos sus santos.” (I Tesal. III, 12-13)

* “El mismo Dios de la paz os santifique plenamente; y vuestro espíritu, vuestra alma y vuestro cuerpo sean conservados sin mancha para la Parusía de nuestro Señor Jesucristo.” (I Tesal. V, 23)

* 7 He peleado el buen combate, he terminado la carrera, he guardado la fe. 8 En adelante me está reservada la corona de la justicia, que me dará el Señor, el Juez justo, en aquel día, y no sólo a mí sino a todos los que hayan amado su venida.” (II Tim. IV, 7-8)

* 11 Porque se ha manifestado la gracia salvadora de Dios a todos los hombres 12 la cual nos ha instruido para que renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos vivamos sobria, justa y piadosamente en este siglo actual, 13 aguardando la dichosa esperanza y la aparición de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo.” (Tito II, 11-13)

3.- Para finalizar: en las trincheras de cada uno de nosotros (aún sin sociedades, grupos o familias) solo nos queda guardar la fe y la gracia, escudriñando el Apokalipsis:

“Bienaventurado:

1/ el que lee

2/  y los que escuchan

 las palabras de esta profecía

 y guardan las cosas en ella escritas;

 pues el momento está cerca.”

 (Apok. I, 3).

Padre Juan José Turco