P. Basilio Méramo- MONSEÑOR LEFEBVRE Y LA GRAN APOSTASÍA ANUNCIADA POR LA SALETTE

Esto no lo dicen los traidores de la neofraternidad.

 Se dicen y reclaman fieles discípulos de Monseñor Lefebvre, pero no siguen su visión Apocalíptica de la crisis presente, y todo para llegar a un acuerdo con la Roma apóstata y anticristo, que es justamente lo que la Salette señalaba.

 Y esto no es más que lo que he venido diciendo, cual voz que clama en el desierto, desde hace ya mucho tiempo; y ahora, teniendo la alegría de ver que Mons. Lefebvre ya lo había dicho también hace treinta años.

Basilio Méramo

Bogotá, 23 de Agosto de 2016

PD/. Aprovecho también para que tengan los fieles la carta completa de Mons. Lefebvre sobre las ordenaciones bajo condición y le envío copia de ella así como de la traducción.

  monseñor1

Ecône, 19 de Agosto de 1986

Apreciado Señor E.Q. Wilson,

 Muchas gracias por sus informaciones, las cuales confirman la apostasía de los hombres que ocupan el Vaticano y las diócesis.

Nosotros no tenemos nada qué hacer con estos hombres no católicos.

La profecía de La Salette, está realizada ahora, “Roma ha perdido la Fe”.

Es el momento para que nosotros guardemos firmemente la fe y nos mantengamos fieles a la Tradición.

Muchas saludes al señor Wilson y todos sus queridos niños.

Dios los bendiga

 

Devotamente en Jesucristo y la B.V. María

+ Mons. Marcel Lefebvre

 

monseñor2

monseñor3

Ecône, 28 de Octubre de 1988


Muy apreciado Señor E.Q, Wilson,

 

Muchas gracias por su amable carta. Yo estoy de acuerdo con su deseo de reordenar condicionalmente estos sacerdotes, y yo mismo he hecho esta reordenación muchas veces.

Todos los sacramentos de los obispos y sacerdotes modernistas son dudosos ahora, los cambios se están incrementando y sus intenciones no son más católicas.

Estamos en el tiempo de la Gran Apostasía.

Necesitamos más y más Obispos y Sacerdotes muy católicos, esto es necesario en todas partes en el mundo entero.

Gracias por el artículo periodístico del Padre Álvaro Antonio Pérez, ¡Jesuita!

Nosotros tenemos que rezar y trabajar duro para extender el Reino de Jesucristo.

Yo ruego por usted y su querida familia.


Devotamente en Jesús y María

+ Mons. Marcel Lefebvre