PARA SANTIFICAR EL DOMINGO

PARA AQUELLOS QUE NO TIENEN LA POSIBILIDAD DE ASISTIR A LA SANTA MISA

Recordamos a nuestros queridos lectores la posibilidad santificar el día Domingo a través de Nuestro Blog.

En la parte superior del mismo se encuentra una pestaña o página donde están los diferentes medios para realizar la Santificación del Día Domingo o Fiestas de Precepto, además de contar con los Sermones de los Queridos Padres: Juan Carlos Ceriani y  Basilio Méramo.

A continuación, los propios del:

DOMINGO DÉCIMOCUARTO DE PENTECOSTÉS

14domingo

Introito

Mira, oh Dios, protector nuestro, y contempla el rostro de tu Ungido; porque es mejor un día en tus atrios que mil fuera de ellos. ¡Qué amables son tus moradas, oh Señor de los ejércitos! Mi alma desfallece y suspira ansiando estar en los atrios del Señor. Gloria al Padre…

Colecta

Te suplicamos, Señor, custodies a tu Iglesia con perpetua protección; y, pues que sin Ti desfallece la humana fragilidad, haz que tus auxilios la preserven siempre de lo nocivo y la dirijan a lo saludable. Por NSJC…

Epístola.

(Gálatas, V, 16-24)

Hermanos: Andad según el Espíritu, y ya no cumpliréis las concupiscencias de la carne. Porque la carne desea en contra del espíritu, y el espíritu en contra de la carne, siendo cosas opuestas entre sí, a fin de que no hagáis cuanto querríais. Porque si os dejáis guiar por el Espíritu no estáis bajo la Ley. Y las obras de la carne son manifiestas, a saber: fornicación, impureza, lascivia, idolatría, hechicería, enemistades, contiendas, celos, ira, litigios, banderías, divisiones, envidias, embriagueces, orgias y otras cosas semejantes, respecto de las cuales os prevengo, como os lo he dicho ya, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios. En cambio, el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, longanimidad, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza. Contra tales cosas no hay ley. Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con las pasiones y las concupiscencias.

Gradual.

Es mejor confiar en el Señor, que confiar en el hombre. Es mejor esperar en el Señor, que esperar en los príncipes.

Aleluya.

Aleluya, aleluya. Venid, regocijémonos en el Señor, cantemos jubilosos a Dios, nuestro Salvador, aleluya.

Evangelio

(San Mateo, VI, 24-33)

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Nadie puede servir a dos señores; porque odiará al uno y amará al otro; o se adherirá al uno y despreciará al otro. Vosotros no podéis servir a Dios y a Mammón. Por esto os digo: no os preocupéis por vuestra vida: qué comeréis o qué beberéis; ni por vuestro cuerpo, con qué lo vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento?, ¿y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran ni siegan, ni juntan en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros puede, por mucho que se afane, añadir un codo a su estatura? Y por el vestido, ¿por qué preocuparos? Aprended de los lirios del campo: cómo crecen; no trabajan, ni hilan, mas yo os digo, que ni Salomón, en toda su magnificencia, se vistió como uno de ellos.  Si, pues, la hierba del campo, que hoy aparece y mañana es echada al horno, Dios así la engalana ¿no hará Él mucho más a vosotros, hombres de poca fe? No os preocupéis, por consiguiente, diciendo: “¿Qué tendremos para comer? ¿Qué tendremos para beber? ¿Qué tendremos para vestirnos?” Porque todas estas cosas las codician los paganos. Vuestro Padre celestial ya sabe que tenéis necesidad de todo eso. Buscad, pues, primero el reino de Dios y su justicia, y todo eso se os dará por añadidura.

Credo.

Ofertorio.

El Ángel del Señor asistirá alrededor de los que le temen, y los librará; gustad y ved cuán suave es el Señor.

Secreta.

Te suplicamos, Señor, hagas que esta hostia saludable nos alcance la purificación de nuestros pecados y la propiciación de tu potestad. Por NSJC…

Prefacio de la Santísima Trinidad::

Latín

Vere dignum et justum est, æquum et salutare, nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, æterne Deus. Qui cum unigenito Filio tuo, et Spiritu Sancto, unus es Deus, unus es Dominus: non in unius singularitate personæ, sed in unius Trinitate substantiæ. Quod enim de tua gloria, revelante te, credimus, hoc de Filio tuo, hoc de Spiritu Sancto, sine differentia discretionis sentimus. Ut in confessione veræ, sempiternæque Deitatis, et in personis Proprietas, et in essentia unitas, et in majestate adoretur æqualitas. Quam laudant Angeli atque Archangeli, Cherubim quoque ac Seraphim: qui non cessant clamare quotidie, una voce dicentes

Sanctus Sanctus Sanctus…


Castellano

En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, que te demos gracias en todo tiempo y lugar, oh Señor santo, Padre todopoderoso y eterno Dios. Quien, con tu Hijo unigénito y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, eres un solo Señor: no en la unidad de una sola persona, sino en la Trinidad de una sola sustancia. Porque cuanto creemos, por habérnoslo Tú revelado, acerca de tu gloria, lo creemos igualmente de tu Hijo, y del Espíritu Santo, sin diferencia ni distinción. De modo que, al reconocer una sola verdadera y eterna Divinidad, sea también adorada la propiedad en las personas, la unidad en la esencia y la igualdad en la majestad. A la cual alaban los Ángeles y los Arcángeles, los Querubines y los Serafines, que no cesan de cantar diariamente, diciendo a coro

Sanctus Sanctus Sanctus…

Comunión.

Buscad primero el reino de Dios, y todo lo demás se os dará por añadidura, dice el Señor.

Poscomunión.

Purifíquennos siempre y defiéndannos tus Sacramentos, oh Dios; y lleven a efecto en nosotros la obra de la salvación eterna. Por NSJC…

Introito

Gradual

Aleluya

OFERTORIO

COMUNION