TRIDUO A SAN LORENZO

Diácono y Mártir

Su fiesta es el 10 de agosto

Su nombre significa” Coronado de laureles”

Patrono de los comediantes; archivistas; bibliotecarios; bibliotecas; carniceros; cocineros; diáconos; cristaleros; lavanderos; indigentes; seminaristas; niños escolares; viticultores.san lorenzo5

ACTO DE CONTRICIÓN

Tú, mi Dios, Tú sólo has sido aquel dulce pastor que me buscaba, cuando yo entre mis vicios sumergido no era capaz de oír tu voz que me hablaba, y pues tu gracia ha conseguido que yo sacuda el sueño en que me hallaba, mueran hoy a tus plantas mis placeres, y perdóname ¡oh Padre! por quien eres. Amén.

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Misericordiosísimo y amantísimo Señor Nuestro Jesucristo, postrado a tus plantas con el mayor rendimiento, alabamos y reverenciamos la infinita bondad e inefable providencia con que dirigiste por tan santos y admirables medios a tu singular escogido y abogado mío, señor San Lorenzo, a la cumbre de la perfección, desde la cual lo trasladaste al Cielo por medio de un singular martirio, para que recibiera el premio de su constancia en compañía de los celestiales ciudadanos, que alegres celebraron su triunfo. 
Te rogamos, Señor, que por los méritos he intercesión de San Lorenzo, nos concedas la gracia de triunfar sobre los enemigos de nuestra alma y merezcamos la eterna bienaventuranza donde en su compañía eternamente te sirvamos, alabemos y bendigamos. Amén.

El bienaventurado diacono Lorenzo se multiplicaba en el bien, dio vista a los ciegos con la señal de la Cruz.
San Lorenzo ha entrado en el Cielo y con los mártires ha dado testimonio del nombre de Jesucristo.  

Jaculatoria

“Oh, glorioso mártir, Señor San Lorenzo,

Ruega por nosotros al poder inmenso” 

 

DIA PRIMERO 

En este primer día, consideremos, el gran beneficio que Dios hizo a San Lorenzo, en darle como maestro a San Sixto para que lo educara, y San Lorenzo, agradecido, correspondía a este favor sometiéndose y obedeciendo con mucha alegría lo que el Santo Padre le pedía.

Razona que provechosa fue esa obediencia, por medio de la cual logró llegar a la cumbre de la perfección. Puede ser que solo esta virtud le haya bastado a San Lorenzo, para que Dios lo haya colocado entre uno de sus santos elegidos y para que nuestra Santa Madre la Iglesia se singularice en las obras de tan gran santo. Como dice el Apóstol: “por ser obediente hasta la muerte, Cristo se entregó a Dios por nuestros pecados”. Saca de esto hermano, un firme propósito de obedecer a quienes tienen autoridad sobre ti, sobre todo con tus padres; procura ser virtuoso, para dar Gloria a Dios, sin otro motivo que el haberte dado padres cristianos que te inculcaron esta fe en la única Iglesia de Cristo.

Considera además, cómo San Lorenzo, anhelando la palma del martirio, fue al encuentro de su maestro San Sixto. Cuando lo llevaban preso le dijo:”¿a dónde vas padre amado sin tu hijo? ¿A dónde sacerdote santo, sin tu diácono? ¿Jamás has acostumbrado celebrar el santo sacrificio sin tu ministro, por qué no me llevas contigo al sacrificio de tu cuerpo?”
El Pontífice, para serenar sus ansias le respondió: ” ten por seguridad que no serás privado de la corona del martirio” ya que San Lorenzo después le había de seguir y conseguir más distinguido triunfo, obsequiando lo mejor de su vida por la causa de Cristo.

San Sixto le pedía a San Lorenzo que repartiera los bienes de la Iglesia a los pobres, pues él era el encargado de las limosnas. San Lorenzo obediente a las órdenes del Papa, fue en busca de los pobres cristianos que estaban escondidos a causa de la tiranía de Decio. Contempla cristiano el amor y la misericordia con que los confortaba y socorría. La humildad con que los curaba y los lavaba, la compasiva ternura con que  consolaba a los afligidos, tomando ejemplo del cordero, que fue degollado por nosotros, Cristo Nuestro Salvador, y de su maestro San Sixto.
Tomemos de aquí un firme propósito de mostrarnos piadosos con los más necesitados; de socorrerlos en sus aflicciones; de consolar a los tristes en sus tribulaciones, así con la misma humildad y amabilidad que San Lorenzo.

Pidamos la gracia que deseamos alcanzar en esta novena.

Pater noster ,Ave María, Gloria.

 ORACIÓN FINAL

Dios Padre, todo poderoso y eterno que diste fuerza al bienaventurado San Lorenzo, para superar el fuego de sus tormentos, te suplicamos que apagues en nosotros las llamas de los vicios, por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.