LA E.S.I. LLEGÓ AL VATICANO

(Educación Sexual Integral para todos y para todas)

esi1Como escribimos en artículos anteriores (ver aquí y aquí), el plan de despertar tempranamente la sexualidad en los niños y jóvenes sigue su curso, por supuesto disfrazado de “algo necesario para los tiempos que corren”; y ahora llega a los hogares con el disfraz de “católico”…

El programa, titulado ” El Punto de Encuentro: Curso de Educación Sexual afectivo para los jóvenes,” fue lanzado la semana pasada por el Consejo Pontificio para la Familia que se presentó a los jóvenes en la JMJ en Polonia.

El llamado  Pontificio Consejo para la Familia del Vaticano ha puesto en marcha un programa de educación sexual para los jóvenes llamado “El Punto de Encuentro”, disponible en inglés, español, francés, portugués, e italiano.

Ver aquí:  http://www.educazioneaffettiva.org/?lang=es

esi2El programa es gratuito (¡por supuesto!), y disponible en su totalidad en línea, donde los instructores y los estudiantes pueden descargar el material, que se divide en seis unidades, que han de ser enseñadas en un período de cuatro años (grados 9-12) a los estudiantes en clases mixtas. Cada unidad viene con una serie de lecciones y la enseñanza correspondiente y ayudas para el aprendizaje, incluyendo, para cada unidad, un conjunto de películas sobre la sexualidad, para discutir y “reflexionar”.

El nuevo programa, que está siendo presentado por el Consejo pontificio para la familia, es una desviación de lo que el Magisterio de la Iglesia ha enseñado siempre sobre la educación mixta y sexual para los niños.

Este programa parece haber recibido un impulso a partir de la exhortación sobre el matrimonio y la familia, Amoris Laetitia. En la exhortación, Bergoglio habla de la “necesidad de que la educación sexual sea abordada por instituciones educativas”.

Recordemos que la Iglesia Católica siempre ha reconocido y enseñado que la educación sexual es el “derecho y deber fundamental de los padres”.

Podría ser el programa más puro del mundo, pero excluir a los padres es abrir una caja de Pandora a la educación sexual de todo tipo. Separando a los padres, los creadores del programa han eliminado de manera efectiva la salvaguardia que la Iglesia enseña, para proteger a los niños de influencias perniciosas.

De esta manera, el “pontificado” de Bergoglio marca la rendición de las autoridades del Vaticano a la revolución sexual en todo el mundo, pero con la máscara del “amor”, siempre en línea con sus ambiguos discursos.

LAS CRÍTICAS

Las críticas más destacadas son:

Excluir a los padres de la educación sexual de los hijos.

El no poder nombrar y condenar los comportamientos sexuales, como la fornicación, la prostitución, el adulterio, el sexo contraceptivo, la actividad homosexual y la masturbación, como acciones objetivamente pecaminosas que destruyen la caridad en el corazón y alejan de Dios.

No advertir a los jóvenes sobre la posibilidad de la separación eterna de Dios (condenación) por cometer pecados sexuales. El infierno no se menciona una sola vez.

No distinguir entre el pecado mortal y venial.

El no poder hablar del 6º o 9º de mandamiento, o cualquier otro de los restantes…

El no poder enseñar sobre el Sacramento de la confesión como una manera de restaurar la relación con Dios después de haber cometido pecado grave.

No mencionar un sano sentido de la vergüenza (pudor) cuando se trata del cuerpo y la sexualidad.

La enseñanza de los niños y niñas juntos en la misma clase.

Utilización de frases tales como: “¿Qué te sugiere la palabra sexo?”

Hablar sobre el “proceso de excitación”.

Pedir, en una clase mixta, “señalar dónde se encuentra la sexualidad en los niños y niñas”.

El uso de imágenes sexualmente explícitas y sugerentes en los libros de actividad.

Recomendar varias películas sexualmente explícitas como trampolín para la discusión.

El no poder hablar sobre el aborto como grave mal, sino sólo que provoca “fuerte daño psicológico”.

Uso de frases tales como “relación sexual” para indicar, no el acto sexual, sino una relación centrada en la persona.

Hablar de “heterosexualidad” como algo por “descubrir”.

Utilizar al icono gay Elton John (sin mencionar su activismo) como un ejemplo de una persona talentosa y famosa.

Respaldar el paradigma de “citas” como un paso hacia el matrimonio.

No hacer hincapié en el celibato como forma suprema de donación de sí mismo, que constituye el sentido de la sexualidad humana.

No mencionar la enseñanza de Cristo sobre el matrimonio.

El tratamiento de la sexualidad como un tema separado en lugar de algo integrado en las enseñanzas doctrinales y morales de la Iglesia.

EN LA PRÁCTICA

Dejamos aquí algunas imágenes, que no son explícitas, y los links de donde fue extractada esta información.

Películas recomendadas para debate en algunas unidades:

Amor y otras drogas. Clasificación R

esi13

Hacia la maravilla. Clasificación R

esi4Video de propaganda del programa:

https://www.youtube.com/watch?v=kXtESjEETSI

<iframe width=”420″ height=”315″ src=”https://www.youtube.com/embed/kXtESjEETSI&#8221; frameborder=”0″ allowfullscreen>

Imágenes que se utilizan en el curso

https://www.lifesitenews.com/media/whats-in-the-vaticans-sex-ed

esi6

esi7

esi9

esi10Un ejemplo con una historia vulgar para disparar una discusión
esi11Una escultura de sexo explícito que puede disparar la imaginación de los niños

Aunque se promociona el programa con el objetivo de promover la modestia, la abstinencia y guardar las relaciones sexuales para el matrimonio, hay, sin embargo algo bastante perturbador entre líneas.

Lo más probable es que tenga el efecto contrario y ayude a despertar en los jóvenes el deseo sexual desordenado y darles el impulso necesario para realizar fantasías sexuales.

“Más almas van al infierno debido a los pecados de la carne que por cualquier otra razón” (Nuestra Señora de Fátima).

“En realidad, el Anticristo, poseído por el diablo, cuando abra su boca para su perversa enseñanza destruirá todo lo que Dios había establecido en la Ley Antigua y en la Nueva, y afirmará que el incesto, la fornicación, el adulterio y otros tales no son pecado” (Santa Hildegarda de Bingen).

esi12Oh Santa María Goretti que, ayudada por la divina gracia, no vacilaste en derramar tu sangre a la tierna edad de doce años y en sacrificar la vida para defender tu pureza virginal, ¡Ah, vuelve tu mirada sobre esta mísera humanidad tan alejada del camino de la eterna salvación! Enseña a todos, especialmente a la juventud, con qué valentía y prontitud se deben posponer todas las cosas al amor de Jesús. Obtennos del Señor un verdadero horror al pecado, para que, alejándolo siempre de nosotros, podamos piadosamente vivir en esta tierra y conseguir la gloria eterna en el Cielo.

Así sea.