2 DE AGOSTO- SAN ALFONSO MARIA DE LIGORIO

san alfonso maría de ligorio (1)

Dios suscitó a Alfonso, en 1696, para ser una de las más refulgentes lumbreras de su Iglesia.Este noble napolitano y famoso abogado, viene a depositar su espada sobre el altar de Nuestra Señora de las mercedes, porque en adelante quiere ser soldado de Cristo y desembarazarse de los negocios del siglo, para agradar solo a Dios.

Sobre él se cierne el Espíritu de Dios, que le consagra y le envía a predicar el Evangelio a los pobres y humildes, y con esas miras funda la Congregación del Santísimo Redentor, a cuyos miembros envía, a ejemplo del salvador, por los campos y pueblos a anunciar el Reino de Dios..

El Santo se obligó por voto a no desperdiciar ni un momento de tiempo, y en toda su vida no cometió culpa mortal.

Escribió libros saturados de sagrada erudición y de tan tierna y sólida piedad, los cuales le merecieron el título de Doctor de la Iglesia. Para hacer resaltar mas la importancia de la gracia, en el plan divino, condensa toda su doctrina de la gracia, en esta frase: El que ora se salva,el que no ora se condena.

San Alfonso hubo de aceptar el episcopado de Santa Águeda de los Godos junto a Nápoles y murió a los 91 años, en 1787. El Papa benedictino Pío VII mandó se trajesen a Roma tres dedos de su mano derecha: vengan a Roma, decía, esos santos dedos que tan bien han escrito para la gloria de Dios, de la Virgen María y de la religión.

“¡Oh príncipe de los moralistas cristianos y modelo acabado de apóstoles!. Comunícanos algo de tu devoción a la Santísima Virgen y a su Hijo Jesús sacramentado.Protege a toda la Iglesia, y especialmente a tus hijos e hijas que se desviven por seguir tus ejemplos y tus santas doctrinas y por salvar las almas, que tanto valen cuando costaron la sangre misma de Jesucristo.

ORACIÓN
Oh Dios, que habéis inflamado de celo apostólico al bienaventurado Alfonso María, vuestro confesor pontífice, y os servisteis de su ministerio para dar una nueva familia a la Iglesia, haced, os lo suplicamos, que instruidos por sus saludables consejos y fortificados con sus ejemplos, podamos llegar a Vos dichosamente. Por J. C. N. S.