NOVENA A NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN ESPERANZA DE LOS DESESPERADOS

Fiesta: 31 de mayo

De esta advocación dice San Efrén: “Ella es la esperanza de los desesperados”.

Se recomienda a cuantos hacen la Novena, la santifiquen con una buena confesión y comunión, de cuya excelente práctica depende muchas veces el fruto de la misma.

NTRA. SRA. DEL SAGRADO CORAZON 5
ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS

Dios omnipotente, ante cuya soberana presencia dedicamos a María esta Novena bajo el excelso título de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, derramad sobre nuestras almas vuestras más abundantes misericordias y abrasadlas en el fuego santo de la caridad, para que nuestra devoción a la Purísima Madre del Verbo hecho carne, al paso que redunde en obsequio de Aquella que es Todopoderosa en sus súplicas al Corazón de Jesús, nos alcance su maternal protección, y sea poderoso auxilio que nos conserve en el camino del bien en esta vida, fuerte escudo que nos defienda contra los ataques de los enemigos de nuestra salvación y segura esperanza de la gloria que nos está prometida. Amén.

DÍA SEXTO

LA LUZ Y LA SALVACIÓN
Los tesoros de luz y de salvación que encierra el Sagrado Corazón.

MEDITACIÓN

El camino del Cielo es estrecho, está cubierto de abrojos y de espinas, sembrado de rocas, rodeado de precipicios sin fondo, infestado de ladrones que detienen y despojan a las almas. Es difícil conocerle y costoso el subir por él.

¡Desgraciado del que le emprende solo, sin defensa, en medio de las tinieblas del pecado!

¡Desgraciado del que, para hacer esta gloriosa, pero difícil peregrinación, no se provee de un buen guía, de una luz segura, de un arma poderosa! Camina indefectiblemente a su perdición, y es incapaz de conquistar el Reino de los Cielos.

Para evitar tal desventura, ¡oh mi muy amada Soberana!, yo busco y encuentro en Vos todos los medios que me son necesarios; la luz os rodea como un vestido, el Sagrado Corazón de Jesús es el resplandeciente foco de esa luz, y a vuestro maternal poder pertenece hacer llegar hasta nosotros sus más suaves rayos.

Iluminadnos, ¡oh María!, dadnos a conocer el camino que debemos seguir, las súplicas que debemos hacer, los peligros que debemos evitar. Haced que conozcamos nuestras miserias para que las lloremos; las grandezas de Dios para que las adoremos; las bondades del Corazón de Jesús para que las amemos; vuestra solicitud tan llena de ternura para con nosotros, para excitarnos a una justa y perseverante confianza.

No os contentéis, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, con mostrarnos el camino; sed también nuestra guía. Jesús irá con Vos; en su Corazón, que Vos nos tendréis siempre abierto, encontraremos armas para pelear victoriosamente contra los más crueles enemigos de nuestra salvación.

Nuestra salvación, ¡oh Madre mía! Cuando pienso que podéis alcanzar para mí y para todos los que me son caros esta gracia de gracias, olvido todas las demás. En efecto, ¿de qué nos servirían la ciencia, la salud, el feliz éxito, en nuestras empresas, el término de nuestras pruebas y hasta los mismos consuelos de la piedad, si no hubiéramos de morir, por fin, con la muerte de los justos, y si nuestros últimos instantes no hubieran de ser semejantes a los de los Santos?

Pedir la gracia que sea desea alcanzar.

Pater, Ave y Gloria.

 ACORDAOS A NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN

ACORDAOS, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, del inefable poder que vuestro Hijo divino os ha dado sobre su Corazón adorable. Llenos de confianza en vuestros merecimientos, acudimos a implorar vuestra protección. ¡Oh celeste Tesorera del Corazón de Jesús, de ese Corazón que es el manantial inagotable de todas las gracias, y el que podéis abrir a vuestro gusto para derramar sobre los hombres todos los tesoros de amor y de misericordia, de luz y de salvación que encierra! Concedednos, os lo suplicamos, los favores que solicitamos.

No, no podemos recibir de Vos desaire alguno, y puesto que sois nuestra Madre, ¡oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!, acoged favorablemente nuestros ruegos y dignaos atenderlos. ¡Así sea!

¡Nuestra Señora del Sagrado Corazón, rogad por nosotros! (3 veces)