¿Por qué Austria no cayó en manos del Comunismo?

Austria está rodeada de países que fueron invadidos por las tropas soviéticas y añadidos al Bloque Comunista, los cuales estuvieron separados del resto de Europa por lo que se llamó la cortina de hierro.

Desde el punto de vista humano es incomprensible la liberación de Austria de las garras del poder soviético en 1955:  las tropas Soviéticas se retiraron sin explicación, precisamente un 13 de Mayo, Fiesta de Nuestra Señora de Fátima.

Se había formado entre la población una cruzada para rezar el Santo Rosario implorando la intercesión de la Virgen de Fátima.

12mariazell-austria100El 2 de Febrero de 1946, Fiesta de la Presentación en el Templo, conocida como la Fiesta de Nuestra Señora de la Candelaria, el Padre Capuchino Petrus Pavlicek oraba en el principal santuario mariano de Austria  cuando recibió una voz interior que le pidió: “Haz lo que te digo y tendrán paz”.

12pavlicekEl Padre Pavlicek fue inspirado a implementar lo que la Virgen había pedido en Fátima.  Fundó la Cruzada de Reparación del Santo Rosario en 1947.  En esta cruzada los austríacos se unieron para honrar a la Virgen con un rosario perpetuo, implorando por la conversión de los pecadores, paz mundial y liberación de Austria.

La paz es un regalo de Dios y no de los políticos”, le decía a sus compatriotas, y “los regalos de Dios se obtienen con la oración que asalta al cielo como los soldados asaltan un fuerte- con confianza y determinación”.

La Cruzada incluía confesión, bendición de los enfermos, el Santo Rosario y se concluía con la Santa Misa. El padre llamaba estas devociones “asaltos de oración” y podían tomar hasta cinco días.

12fatima-austria100Se hacían  procesiones con la estatua de la Virgen de Fátima el 13 de cada mes, y luego se escogió el 12 de Septiembre, la fiesta del Nombre de María para una procesión anual.

El Papa Inocente XI había establecido esta fiesta en 1683 para conmemorar la victoria de los cristianos que defendían a Viena de la invasión musulmana.  La situación de los cristianos parecía imposible pero vencieron por la intercesión de la Virgen y el rezo del Santo Rosario.  Ahora le pedían a la Virgen que los liberara del Comunismo.

El Primer Ministro de Austria, Leopold Figl, dijo al Padre Pavlicek: “Aunque fuésemos solo nosotros dos, yo iría. ¡Mi país lo exige!” En efecto se hizo presente, rosario y vela en mano, en cada ocasión solemne, acompañado de sus ministros.   El Primer Ministro que luego lo sucedió también asistía a las grandes procesiones.

La Cruzada continuó expandiéndose por toda Austria, desbordándose hacia Alemania y Suiza.  Para el año 1955, más de medio millón de austríacos (aprox. 10% de la población de aquel tiempo) se habían comprometido a rezarle diariamente a la Virgen de Fátima, pidiéndole por la conversión de los pecadores, paz en el mundo y liberación de Austria. Un número aún mayor participaba en las procesiones marianas y en los “asaltos de oración”.

12procesion-fatima250Procesión de la Virgen del Rosario de Fátima

Ante la gran sorpresa de todo el mundo, los soviéticos anunciaron en abril que sacarían sus tropas de Austria en el plazo de tres meses.  El 15 de mayo, las fuerzas aliadas que ocupaban Austria firmaron un tratado garantizando su independencia.  El 26 de octubre de 1955 partió el último soldado ruso del suelo austríaco.

En Viena las multitudes marcharon en procesión con rosarios y antorchas, agradeciéndole a la Virgen de Fátima la liberación del comunismo.  El Primer Ministro declaró: “Hoy, nosotros, que tenemos el corazón lleno de fe, aclamamos al Cielo con gozosa oración:  somos libres.  Oh María, te damos gracias”.

12austria-accion_gracias-290Procesión en Austria 1955

En gratitud perpetua a Dios por la victoria de Lepanto, el Papa San Pío V instituyó la fiesta de la Virgen de las Victorias, para el primer domingo de Octubre. A la letanía de Nuestra Señora añadió “Auxilio de los cristianos“.

En 1573, el Papa Gregorio XIII le cambió el nombre a la fiesta, por el de Nuestra Señora del Rosario.

El Papa Clemente XI extendió la fiesta del Santo Rosario a toda la Iglesia de Occidente, en 1716.

El Papa Benedicto XIII la introdujo en el Breviario Romano.

El Papa San Pío X la fijó en el 7 de Octubre y afirmó: “Dénme un ejército que rece el Rosario y vencerá al mundo”.

Fuente:

http://www.buenanueva.net/Rosario/austria.html