¿CÓMO SIGUEN LOS ACUERDOS FSSPX – ROMA?

Y POR CASA, ¿CÓMO ANDAMOS?

Como es de público conocimiento, el domingo 17 de abril de 2016 se ha leído en todos los Prioratos de la Fraternidad $acerdotal $an Pío X un Comunicado de la Casa General sobre la entrevista del 1º de abril entre Decimejorge y Monseñor Bernard Fellay.

A continuación presentamos un audio con la transcripción de dicho Comunicado.Se trata de la lectura hecha por el padre Lethu, de la F$$PX en México  capital, en la Misa de 11 horas del domingo 17 de abril de 2016.

ESCUCHAR AHORA

“Aquí la transcripción”:

El papa deseaba conocer a monseñor Fellay de manera privada y no oficial. Por este motivo el encuentro se llevó a cabo de manera informal en una sala en la casa de Santa Marta

Durante la reunión el papa reconocio qué la fraternidad San Pío X es católica y que jamás la condenaría.

El sábado 2 de abril monseñor guido Pozzo, secretario de la pontificia comisión Eclesia Dei , recibió también a monseñor Fellay. El prelado presentó cuál era de ahora en adelante la posición romana.

La congregación para la doctrina de la fe concluyo en su reunión plenaria del mes de enero, que no se debe inquietar a la Fsspx ” la cual no hace otra cosa sino exponer lo que la iglesia siempre enseño”, y Monseñor Pozzo concluyó: “puesto que el Concilio Vaticano II no es doctrinal, ustedes tienen el derecho de mantener sus posturas y exponerlas”

Respecto de esta renuncia de Roma a imponernos el Concilio, dicho prelado precisó que podíamos decirlo públicamente

En cuanto a la reforma litúrgica, insistió diciendo que no se nos pedirá celebrar la misa nueva ni incluso concelebrarla como lo hacen otras fraternidades.

Al comprobar ambas partes, que subsisten los problemas doctrinales, Monseñor Pozzo anunció que las discusiones doctrinales continuarán con los obispos, se retomaran en el otoño.

Monseñor fellay estima que es necesario, sin embargo, lograr un texto oficial de parte de Roma confirmando la no obligatoriedad del Concilio Vaticano II, que no sea solamente de palabra.

Observemos que nuestros interlocutores, no dicen que el Concilio se equivocó y que debe ser condenado, sin embargo, su autoridad se ve considerablemene debilitada.

Bendito sea Dios.

Para dudas al respecto, pueden preguntar a los sacerdotes del priorato.