CHRISTINE FITZGERALD: LOS SACRAMENTALES

LOS SACRAMENTALES

AYUDAS A LA VIDA ESPIRITUAL

FUENTE:

http://www.traditioninaction.org/religious/d012rpSacramentals_Fitzgerald.html

Puesto que somos criaturas de alma y cuerpo, la Iglesia sabiamente utiliza las cosas de los sentidos, las cosas que se pueden ver, para demostrar las cosas que no podemos ver. Ella nos proporciona oraciones, objetos visibles y signos que aumentan nuestra devoción, nos disponen y preparar nuestras almas por el don de la gracia.

¿Qué es un sacramental?

En términos generales, los Sacramentales son todos aquellos ritos y ceremonias que acompañan el culto divino y la administración de los Sacramentos.

Estrictamente hablando, son algunos ritos, acciones u objetos en particular que la Iglesia utiliza, al igual que los Sacramentos, para obtener ciertos favores espirituales (Pietro Parente, Antonio Piolanti, Salvatore Garofalo, Diccionario de Teología dogmática, Barcelona: Ed. Litúrgica Española, entrada sacramentales).

Hay, por lo tanto, dos fuentes para Sacramentales: los que están vinculados a los Sacramentos, y aquellos que no están particularmente relacionados con los Sacramentos y fueron instituidas para el bien de los fieles.

Los Sacramentos

Todos estamos familiarizados con los Sacramentos. Un sacramento es un signo eficaz de la gracia de Cristo: signo externo, instituido por Nuestro Señor Jesucristo para conferir o aumentar la gracia.

No hay ningún evento en nuestras vidas en que la Iglesia no esté presente con un Sacramento para dar la gracia y la asistencia en ese momento en particular.

Cuando nacemos, el Bautismo quita la mancha del pecado original heredado de nuestros primeros padres.

sacramentales 1Luego, cuando la edad de la razón llega, la Confesión y la Comunión están disponibles para ayudar a un niño a confesar sus pecados y, por lo tanto, que pueda recibir dignamente al Señor en el Santísimo Sacramento.

Poco después, recibimos la Confirmación, un Sacramento que fortalece el alma para hacerle fuerte en la preservacia y defensa de su fe como soldado de Cristo.

El matrimonio da la gracia para ayudar a un hombre y una mujer a que sean fieles y puedan educar a sus hijos en el temor y el amor de Dios.

Las Órdenes Sagradas son para aquellos que son llamados a ser sacerdotes.

En caso de peligro de muerte por vejez o enfermedad, la Extremaunción perdona las reliquias de los pecados y da fuerza para la lucha final antes de la muerte.

Uno puede ver la mano amorosa de Dios para la humanidad en este bello sistema de los Sacramentos.

Los Sacramentales no fueron instituidos por Nuestro Señor, como los Sacramentos, sino por la Iglesia, con el fin de aumentar nuestro respeto por estos últimos o para darnos favores especiales.

Los Sacramentales no producen la gracia por sí mismos (ex opere operato), pero nos predisponen espiritualmente para recibirla (ex opere operantis).

Los Sacramentales que están directamente relacionadas con los Sacramentos

Vinculados al Bautismo estan los siguientes Sacramentales:

La Señal de la Cruz, el Agua Bendita. Por extensión, la bendición de las pilas de agua bendita, los exorcismos especiales en el Bautismo, la vela bendita que los padrinos llevan, etc.

Con el Sacramento de la Penitencia o Confesión, las cenizas, las oraciones de contrición, los salmos penitenciales, el golpe de la vara de los penitenciarios romanos.

Con la Sagrada Eucaristía, la bendición del sacerdote con el Santísimo Sacramento, el incienso, el gesto golpeando el pecho en señal de humildad, la oración del Padre Nuestro, el Último Evangelio y la última bendición en la Santa Misa.

sacramentales 2Dios le dijo a Moisés que ofreciera incienso dos veces al día delante del santuario

Es durante la Misa que la mayoría de los Sacramentales se confeccionan, como la bendición de los Santos Óleos, la consagración de los Obispos, la bendición de los abades y abadesas, la consagración de las vírgenes (religiosas), la profesión de los monjes, la consagración de los Reyes y Reinas, la bendición nupcial con la bendición correspondiente de los anillos, etc.

Es también en relación con la Misa —antes, durante, o después de ella— que otras bendiciones son hechas, como la bendición de las cenizas, velas, aceite de oliva o ramas de los árboles de palma, Agnus Dei (por el Papa en Roma), pan bendito en el ofertorio que se distribuye a los fieles después de la Misa.

En relación con la Santa Misa están también las bendiciones de los órganos de tubos, campanas, cálices, manteles de altar, la primera piedra de una nueva iglesia, los peregrinos que visitan una iglesia, etc.

Con la Confirmación, la Extremaunción y las Órdenes Sagradas. Vinculada a estos tres Sacramentos es la bendición de los Santos Óleos —el Santo Crisma, el Óleo de los Catecúmenbos y el Óleo de los enfermo.

También son considerados Sacramentales: la imposición de las manos, la bofetada en la cara, las oraciones y exorcismos para los moribundos, varias oraciones fúnebres, la bendición de los cementerios, tumbas y cruces de las tumbas.

Ahora entraremos en más detalles sobre algunos de los Sacramentales más comunes que se utilizan fuera del ritual de los Sacramentos con el fin de ayudarnos en nuestra vida espiritual diaria.

Sacramentales más comunes

La Señal de la Cruz —tanto la fórmula que decimos como el signo que hacemos— es el mas utilizado de los Sacramental en la Iglesia.

Cuando hacemos la Señal de la Cruz profesamos nuestra creencia en los principales misterios de la fe católica. Se expresa el misterio de la Encarnación al recordarnos que el Hijo de Dios se hizo hombre para sufrir la muerte en la cruz por nuestra redención.

Hacemos la Señal de la Cruz antes de orar para fijar nuestras mentes y corazones en Dios. Tambien cuando terminamos de rezar para agradecer a Dios por los dones recibidos. En las tentaciones hacemos la Señal de la Cruz, en los peligros para ser protegidos.

De todos los Sacramentales, veneramos más el Crucifijo porque es el signo de nuestra redención; es  la representación del amor de Nuestro Salvador y del precio incalculable pagado por nosotros que debe ocupar el lugar de honor en cada hogar católico y nos debe acompañar en cada paso de nuestra vida hasta que se coloque en nuestras manos moribundas.

El Agua Bendita se utiliza sobre todo para proteger contra los malos espíritus. Es un importante parte del rito del exorcismo, porque los demonios son notoriamente incapaz de soportarlo y no puede estar cerca de ella. Santa Teresa de Jesús dijo: “De larga experiencia he aprendido que no hay nada como el agua bendita para poner en fuga a los demonios y evitar que vuelvan de nuevo. También huyen de la cruz, pero regresan; por lo que el agua bendita debe tener un gran valor.”

sacramentales 4Velas ardiendo delante de la Virgen en la gruta de Lourdes

Las Velas o Candelas benditas son otra tradición hermosa utilizada por la Iglesia en los Sacramentos y otras devociones.

Dios hizo mucho uso del fuego y llamas en el Antiguo y el Nuevo Testamento. Se apareció a Moisés en la forma de un arbusto de fuego; el Espíritu Santo descendió sobre los Apóstoles en forma de lenguas de fuego; y Cristo se refiere a menudo como la “luz del mundo para iluminar a los que habitan en la oscuridad y en sombra de muerte.”

Las velas nos recuerdan todo esto. Tienen el efecto de expulsar a los demonios y traer bendiciones a los lugares donde ellas están iluminando. La oración que el sacerdote dice en la bendición de las velas es preciosa:

“Oh Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que imploro para bendecir estas velas y por el poder de la Santa Cruz, otorgarles tu bendición celestial, quien les ha dado a la humanidad para disipar la oscuridad. Que ellas, a través de la señal de la Santa Cruz, obtengan esa bendición, que donde quiera que se pueden encender o donde quiera que se colocarán los poderes de la oscuridad desaparezcan, temblando y asombrados, con todas sus cómplices y sean expulsados de estas viviendas, y nunca más se atreven a inquietar o molestar a los que te sirven Dios Todopoderoso”.

Las Velas benditas están hechas con cera de abeja pura para simbolizar la carne pura de Cristo que recibió de su Madre virgen; la mecha simboliza el alma de Cristo, y la llama que emite luz y el calor, su Divinidad.

Durante la exposición del Santísimo Sacramento, el extensorio está rodeado de velas. En el santuario arde una lámpara de forma continua ante todos los Tabernáculos en honor a la Divina Presencia. Muchos católicos utilizan las velas como símbolo de sus oraciones subiendo constantemente delante del trono de Dios, la Virgen o el Santo específico al que está rezando. Las velas añaden belleza, simbolismo y solemnidad a todas las funciones litúrgicas.

Los sacramentales no relacionadas con los Sacramentos

Hay además otros Sacramentales que no están vinculados a los Sacramentos, como el Rosario, el Escapulario, las medallas, las oraciones del Angelus, el oficio de la Virgen María, u otras especiales oraciones, letanías, y jaculatorias.

sacramentales5Con el Rosario, meditamos sobre la vida de Nuestro Señor y Nuestra Señora

El Rosario nos fue dado por Nuestra Señora y fue instituido por la Iglesia como un Sacramental más familiar y de gran alcance. Algunos lo critican como una repetición sin sentido de la palabra, esto se debe a que no comprenden esta gran oración. Tienen razón en el sentido de que la repetición no debe ser automática. Está mal, sin embargo, que la critiquen. Al rezar las decenas de Avemarías, se enseña a meditar sobre los misterios del Rosario, que glorifican la vida, pasión y resurrección de Nuestro Señor, así como la vida y la exaltación de Nuestra Señora. Es una forma eficaz y piadoso de unirnos a Nuestro Señor y Nuestra Señora y un poderoso instrumento para alcanzar las gracias para nosotros mismos y nuestro prójimo por los que estamos orando. Nuestra Señora prometió también la gracia inestimable de la perseverancia final a los que habitualmente rezaran el Rosario. Muchos grandes milagros han sido atribuidos a la devoción del Rosario, algunos incluso cambiaron el curso de la historia, como en el caso de la batalla de Lepanto.

El Escapulario, otro Sacramental importante, se originó como parte del hábito religioso, como una pieza de tela que encaja de hombro a hombro (escápula, en latín, significa el hombro), pasa por la cabeza, y cubre la parte delantera y trasera de la espalda.

sacramentales6Virgen del Carmen en Sevilla, España

El Escapulario del Carmen, que nosotros, los americanos llamamos el “Escapulario”, fue establecido por la Virgen cuando se apareció a San Simón Stock en 1251 y dijo estas palabras respecto a su uso: “Este será un privilegio para ti y todos los carmelitas que cualquiera que muera con este hábito no sufrirá el fuego eterno.”

Con el tiempo la Iglesia extendió este magnífico privilegio de todos los laicos que están investidos con él y cumplan ciertas condiciones. Cuando una persona ese inscribe en la Cofradía del Escapulario del Carmen y viste el pequeño trozo de lana marrón, el sacerdote le dice:

“Recibir este bendito Escapulario y pide a la Santísima Virgen que, por sus méritos, puedas usarlo sin mancha de pecado y que pueda protegerte de todo daño y te lleve a la vida eterna.”

La Virgen le asigna ciertas condiciones que deben cumplirse para recibir este privilegio: 1.El escapulario debe ser usado de forma continua; 2. El usuario debe observar la castidad de acuerdo a su estado de vida; 3. El usuario debe recitar diariamente la pequeña oracióna de la Virgen María.

El Papa Benedicto XV concedió 500 días de indulgencia por besar devotamente su Escapulario. Hoy en día los laicos llevan el escapulario debajo de la ropa. Es la expresión personal de su devoción a la Virgen y un recordatorio de su compromiso a la castidad. Hay muchas historias de milagros vinculados al uso del Escapulario. Siguiendo este ejemplo del Escapulario del Carmen, otros escapularios han sido instituidos por la Iglesia a fin de este o aquel privilegio específico o para protección de los fieles.

Las Medallas son objetos bendecidos que ayudan el usuario que tiene fe y trata de vivir una vida de virtud.

sacramentales7La medalla milagrosa , por ejemplo, fue hecha por las instrucciones explícitas de Nuestra Señora misma. Ella se apareció a Santa Catalina Labouré en 1830 y le dio instrucciones precisas acerca de una medalla que quería que se distribuyese y una devoción establecida en honor de su Inmaculada Concepción. Ella prometió muchos milagros. Uno de estos fue el milagro de la conversión del Judio francés llamado Alfonso Ratisbona en 1842.

La medalla de San Benito es otro Sacramental que se coloca en las casas de los fieles para disuadir a los poderes del mal como en las tormentas, los venenos, la peste, infestaciones demoníacas, así como rodear con protección celestial.

Estos sólo son algunos de los Sacramentales más comunes de la Iglesia que nos protejen y nos ayudan a amar mas y servir mejor a Dios.

Los Sacramentales son incentivos para la vida espiritual, que despiertan la devoción y confieren protección a través de la oración de la Iglesia. Nos preparan para recibir gracias de Dios, también remiten la pena temporal, otorgan la salud del cuerpo y nos protegen de los malos espíritus.

Algunos se pueden preguntar dónde la Iglesia traza su autoridad para fijar tales gracias? La Iglesia es el tesorero de todos los méritos de la Vida y la Muerte de Cristo. Se puede aplicar esos méritos en la forma en que se benefiecie más a los fieles.

Nuestro Señor dice: “Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del Reino del Cielo y todo lo que atares en la tierra será atado en el cielo, y todo lo que desatares en la tierra, será desatado en el Cielo. (Mat. 16: 18-19).

No puede haber ninguna duda de que Él estaba dando autoridad a su Iglesia para hacer estas cosas. Me parece que es una temeridad al extremo de ignorar el cofre del tesoro de bendiciones y ventajas que nos ofrece a través de la práctica o el uso de los Sacramentales. Ellos están ahí para nuestro beneficio. Uno tendría que preguntarse quién podría descuidar estos regalos del Cielo.