SÁNCHEZ MALAGÓN: IRONÍA

ATREVIDA VISIÓN HACIA EL FUTURO

Proclamado el 8 de diciembre de 2015, en el día del 50º aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, como la apertura del Año Santo; porque, según Decimejorge: “la Iglesia siente la necesidad de mantener vivo este evento”.

Nos referimos al documento Misericordiae Vultus (“El Rostro de la Misericordia”), la bula con la que el Pseudo profeta Francisco convocó el Jubileo de la Misericordia el día 11 de abril (el 11 del 4; los cabalistas saben bien el significado del número 114). Fue el 11 de abril de 2015, víspera de la engañadora, macaneadora, cuentista, embustera, falsa y mentirosa, fiesta de la Divina Misericordia.

puti1

¿El Gran Monarca, “Restaurador de la cristiandad”?

El mismo día en que Decimejorge proclamaba el NEFASTO AÑO DE LA MISERICORDIA, dijimos que, en uno de sus puntos, se veía claramente la “invitación” a la RECONCILIACIÓN, que más bien previmos como una ABSORCIÓN de la Neo fraternidad por la Roma Apóstata y Anticristo.

En ese abril de 2015 no se dio crédito a lo señalado.

Entre nosotros, los Católicos llamados Tradicionalistas, existía hasta la fecha 25 de Marzo de 1991 una CONFIANZA y CREDIBILIDAD en la Magna Obra realizada por Monseñor Lefebvre, la FSSP; pero hoy se nos dice que esa misma obra no ha cambiado en nada, que Monseñor Fellay no ha firmado nada.

Pero, si somos honestos, la realidad que vivimos es otra; la visita del Superior General de la Neofraternidad al mismísimo APÓSTATA y DEMOLEDOR de lo poco que quedaba de católico, no en el Vaticano sino en el mundo, dice lo contrario.

Preguntamos a Monseñor Fellay: ¿Éstos son vuestros esfuerzos sobre cómo lograr los acuerdos; ese es vuestro fervor por la reconciliación?…

Debemos nosotros tener la misma valentía que los católicos españoles del 36, o los cristeros mexicanos del 26 del siglo pasado.

Maldecida es entonces la reconciliación, la reconciliación que lesiona y que hiere de muerte la verdad CATÓLICA; despreciada es la reconciliación, que viola la tradición bimilenaria de la Iglesia.

fellay3

¿El futuro Gran Papa que encabezará la restauración de la Iglesia?

¡Este es el tiempo oportuno para cambiar de vida! Este es el tiempo para dejarse tocar el corazón. Ante el mal cometido, incluso crímenes graves, es el momento de escuchar el llanto de todas las personas inocentes depredadas de los bienes, la dignidad, los afectos, la vida misma. Permanecer en el camino del mal es sólo fuente de ilusión y de tristeza. La verdadera vida es algo bien distinto. Dios no se cansa de tender la mano. Está dispuesto a escuchar, y también yo lo estoy, al igual que mis hermanos obispos y sacerdotes. Basta solamente que acojáis la llamada a la conversión y os sometáis a la justicia mientras la Iglesia os ofrece misericordia. (Misericordie Vultus P. 19).