LA FALSA PAZ DEL FALSO ECUMENISMO

De Kesel: “Ninguna violencia en nombre de Dios puede ser tolerada”

La catedral de Bruselas acogió una oración ecuménica en honor de las víctimas del 22-M

Representantes católicos, judíos, musulmanes, anglicanos, protestantes y evangélicos:

Estamos todos unidos, poco importan nuestras religiones. Estamos unidos en el sufrimiento.

Captura-de-pantalla-2016-03-29-a-las-15.05.19-740x493La catedral de San Miguel y Santa Gúdula en Bruselas acogió ayer una ceremonia ecuménica en honor de las 35 víctimas mortales del doble atentado del 22-M en Bruselas, que reunió a los líderes de las confesiones musulmana, católica y judía, entre otros, y transmitió un mensaje de unión contra el terror.

Invitados por el arzobispo de Malinas-Bruselas, Jozef De Kesel, se reunieron en memoria de las víctimas los representantes de las comunidades católica, musulmana, judía, anglicana, protestante y evangélica, así como miembros de las fuerzas de seguridad y servicios de emergencia, bomberos y personal del aeropuerto.

Más de 1.000 personas acudieron al llamamiento de De Kesel, indicó la agencia Belga. Personal de emergencia y de la policía depositaron al inicio de la ceremonia velas en la catedral, a la que acudieron ciudadanos de diferentes confesiones y también víctimas.

“Ninguna violencia en nombre de Dios puede ser tolerada”, señaló el arzobispo, quien alabó la solidaridad mostrada tras el doble atentado en el aeropuerto internacional de Zaventem y la estación de metro de Maalbeek, en el barrio europeo. “Nuestra pena es grande, es bueno reunirse y rezar al señor“, añadió De Kesel.

Han asistido, entre otros, el presidente del consistorio central israelí de Bélgica, Philippe Markiewicz, y Kamar Takkal, una musulmana que abogó ante los medios por estar “todos unidos” contra el terrorismo.

“Estamos todos unidos, poco importan nuestras religiones. Estamos unidos en el sufrimiento”, dijo Takkal a la cadena de televisión pública francófona RTBF.

También acudió a la catedral una de las víctimas del ataque al aeropuerto de Bruselas, Geoffroy Lemaître, quien participó en la ceremonia ecuménica en silla de ruedas.

“Yo me he salvado pero estoy aquí por los demás. Y lo que puedo hacer para los demás lo haré encantado”, dijo a la misma cadena de televisión.

brusellaNuestra pena es grande, es bueno reunirse y rezar al señor“, añadió De Kesel…

Después de semejante lectura, debemos agregar: ¡Ciertamente que no se refirió a Nuestro Señor Jesucristo, único y verdadero Dios!

Si el mundo se encuentra de esta manera, viviendo cada día estas atrocidades, atrocidades no sólo referidas a la muerte del cuerpo, sino principalmente a la muerte del alma, todo es consecuencia de la falta de Dios y de su Unigénito Hijo.

El hombre sólo piensa en cuidar su cuerpo, cuerpo corruptible, cuerpo que, tarde o temprano, llegará a convertirse en polvo, perdiendo de vista lo único que no morirá jamás, que es su alma.

Por esto la mirada sólo en el hoy; por eso el relativismo, el falso ecumenismo y todos estos gusanos que se han metido, de a poco, carcomiendo la verdadera fe.

¿Será que en el afán de venerar al dios humanidad, los hombres han dado vuelta la cara a su Creador, y le han entregado como lo hizo Judas?

¡Claro que sí!

Lo que seguramente queda más que claro es que esta falsa iglesia, con su falso papa, con su falsa doctrina…, acelera los tiempos…

***

Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre, y ninguno conoce al Hijo, sino el Padre; ni nadie conoce al Padre, sino el Hijo, y a quien el Hijo lo quisiere revelar (S. Mateo 11: 27; S. Lucas 10:22).

Nadie puede venir a mí, si no le atrajere el Padre que me envió (S. Juan 6: 44)

Ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado por mi Padre”. (S. Juan 6: 65).

“Yo soy el camino, y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí: si me conocieseis a mí, ciertamente conocierais también a mi Padre. (S. Juan 14:6-7).

***

¡Ven, Señor Jesús!