OSKO: “LOS RICOS SON TODOS MALOS, MENOS LOS QUE SON AMIGOS MÍOS”

EL FALSO PROFETA
Y
LA IGLESIA DEL ANTICRISTO

Hay malos que son imperdonables y malos que son una divinura.

Del mismo modo hay ricos y ricos.

Ricos buenos y ricos malos.

Yo creía que Bergoglio decía que todos los ricos eran malos.

Pero ahora me doy cuenta de que eso no es así. Hay ricos que son bueeeenísimos.

A ellos no se les aplican cosas tales como:

Las furiosas palabras de Isaías que Bergoglio ha usado contra “los poderosos que para tener más dinero explotan a los pobres”. “Y el profeta Isaías, ¡no era comunista!”, como ha exclamado en la Audiencia general del miércoles 24 de febrero de 2016.

O aquellas otras que dijo contra los ricos tomadas de la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro: Omelia di Casa Santa Marta del 25 febbraio 2016.

Además, Bergoglio en la Audiencia General del miércoles 2 de marzo de 2016 ha puesto al descubierto el “dinero sucio” de muchos “bienhechores”, diciendo entre otras cosas:

“Pienso en algunos bienhechores de la Iglesia que vienen con su limosna –’Tome para la Iglesia este donativo’ que es fruto de la sangre de mucha gente explotada, maltratada y esclavizada con el trabajo mal pagado. A esta gente le digo: ‘Por favor, llévate tu cheque, quémalo’. El pueblo de Dios, es decir la Iglesia, no necesita dinero sucio, necesita corazones abiertos a la misericordia de Dios”.

El “trabajo mal pagado”, o en otras palabras, el “fraude del salario al obrero”, al que pretende referirse, es uno de los cuatro pecados que la Iglesia Católica, dice que “claman al Cielo”, junto al homicidio, la opresión de los pobres y la sodomía.

En atención al último de los mencionados pecados, es menester recordar que Bergoglio, refiriéndose a la cuestión ha dicho “¿Quién soy yo para juzgar?”

De modo que quedan tres y con tendencia a la baja de alguno más… dado lo que ahora vamos a comentar.

Pero antes, veamos el despropósito que encierran esos breves CINCO renglones que hemos citado.

¿Cómo sabe Bergoglio que esos donativos son el fruto de la sangre de mucha gente explotada o esclavizada en trabajos mal pagos?

¿Puede probarlo?

¿Se lo contaron?

¿Acaso sus amigos sindicalistas le muestran las planillas de liquidaciones de salarios con un comparativo con el costo de vida, el índice inflacionario y demás parámetros de cada nación, necesarios para realizar un sesudo análisis a los efectos de no acusar injustamente?

¿O será que en este tema no se aplica el famoso “Quien soy yo para juzgar”?

Dejemos al Bergoglio de las demagogias populistas y veamos al Bergoglio práctico, pragmático y realista, para corroborar una vez más que Roma conciliar es una CÁTEDRA DE MENTIRA Y ABOMINACIÓN.

ROMA, 11 de marzo de 2016 – El Papa Francisco es implacable contra los ricos Epulones que dejan morir de hambre a los pobres Lázaros y contra la que él llama “economía que mata”.

Y sin embargo, los hombres más ricos del mundo y los más poderosos de la finanza se agolpan para que los reciba. Y no sólo él los acoge con los brazos abiertos, sino que los cubre de elogios.

La última persona que se ha beneficiado del aprecio del Papa ha sido Christine Lagarde, recibida en el Vaticano el pasado 18 de enero, reconfirmada en febrero a la guía del Fondo Monetario Internacional y elogiada a primeros de marzo por Francisco como “una mujer inteligente que sostiene que el dinero debe estar al servicio de la humanidad y no al contrario”, ante un grupo de desconcertados socialistas católicos franceses.

Al inicio de su pontificado, Jorge Mario Bergoglio había sorprendido a todos predicando una Iglesia “pobre y para los pobres” y, al mismo tiempo, llamando a consulta en el Vaticano a las fábricas de sistemas organizativos y financieros más famosas y caras del mundo, desde McKinsey a Ernst & Young, pasando por Promontory y KPMG.

Pero ahora la música ha cambiado. Ya no es la caja vaticana la que paga las cuentas de estas empresas, sino que son los grandes empresarios recibidos por el Papa los que le ofrecen grandes donaciones.

Hay quien lo dice y quien no. El pasado 22 de enero, Tim Cook, administrador delegado de Apple, no escondió que había puesto en manos de Francisco una donación durante la audiencia que tuvo lugar, como las otras de este tipo, no en la prosaica residencia de Santa Marta, sino en la solemne biblioteca papal del Palacio Apostólico.

Y el 28 de enero, Leonardo Di Caprio hizo lo mismo. En la grabación del encuentro se le ve entregando al Papa un sobre, con un cheque “para las obras de caridad que lleve en su corazón”. Más que como actor, Di Caprio había obtenido la audiencia en cuanto titular de una fundación contra el calentamiento global, en nombre de la cual había intervenido unos días antes en el Foro económico mundial de Davos, donde había recibido un premio.

El Papa Francisco también había hecho oír su voz en el Foro de Davos, con un mensaje en defensa de la creación y en favor del desarrollo “integral” del hombre. Y a Di Caprio, como a muchos otros, le regaló una copia encuadernada en rojo de su encíclica “Laudato si'”.

Naturaleza y tecnocracia: ésta es la combinación ganadora. Siete días antes de la audiencia con Tim Cook de Apple, el Papa Bergoglio había recibido al número uno de Google, Eric Schmidt, acompañado por el jefe de Google Ideas, Jared Cohen; también ellos tienen una fundación que trabaja en los frentes de la pobreza, la energía y el ambiente, cuya filosofía es “Don’t be evil”, no seas malvado.

Y a finales de febrero recibió a Kevin Systrom, fundador y administrador delegado de Instagram, la red social de la fotografía que tiene en su activo más de cuatrocientos millones de usuarios en el mundo. También en febrero el Papa Francisco recibió a una delegación del World Wildlife Fund for Nature, guiada por la presidenta mundial Yolanda Kakabadse.

Pero en este ámbito el golpe más impresionante ha sido el espectáculo de luz y sonido que se proyectó la noche del 8 de diciembre, día de apertura del Jubileo de la Misericordia, en la fachada y en la cúpula de la basílica de San Pedro, espectáculo muy discutido, un himno a la naturaleza sin ninguna mención al Creador, y muy costoso, pero ofrecido en su totalidad al Papa por el Banco Mundial, la fundación Okeanos y la Vulcan Inc. del co-fundandor de Microsoft, Paul Allen.

Y faltó poquísimo para que Francisco recibiera en audiencia al propio Bill Gates, número uno en absoluto de Microsoft, además de ser el hombre más rico del mundo en la clasificación de la revista Forbes. Lo impidieron dos cardenales africanos, que le recordaron al Papa que la Bill & Melinda Gates Foundation es muy activa en la promoción del aborto en los países pobres.

Ninguna objeción, en cambio, respecto al segundo en la clasificación de Forbes, el mexicano Carlos Slim, magnate de las telecomunicaciones y que ha cubierto por entero los gastos de las transmisiones y los centros de prensa del viaje de Francisco a México del pasado mes de febrero.

FUENTE: http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1351250?sp=y

Pero, estimados lectores… hay más. Mucho más.

En el encuentro del 1º de marzo de 2016 con el movimiento católico socialista de los “Poissons roses”, Bergoglio ha elogiado a Christine Lagarde, directora general del FMI, ha sido publicado en Francia por el semanario “La Vie” y en su traducción italiana por “L’Osservatore Romano”: AQUI.

Detalles sobre el asesoramiento de McKinsey y otros similares en el Vaticano: AQUI.

Vídeo de la audiencia del 22 de enero de 2016 a Tim Cook, CEO de Apple, que muestra como el “rico misericordeado” saca del bolsillo un cheque y se lo entrega al Papa (desde el minuto 1’02” al minuto 1’35”): AQUI.

Otro video, en este caso de la audiencia del 28 de enero a Leonardo Di Caprio, que le ofrece al Papa Francisco un sobre que contiene una donación (desde el minuto 1’02” al minuto 1’06”): AQUI.

Confirmación por parte del secretario general de la conferencia episcopal mexicana, Eugenio Lira, de que los gastos del viaje del Papa a México han sido cubiertos por el magnate de las telecomunicaciones Carlos Slim: AQUI.

Es decir que, “del dicho al hecho…”, la hipocresía bergogliana lo termina con un, “A lo hecho… Pecho”.

Pero, ¿por qué?

Pues, es realmente vomitivo, pero lo cierto es que Bergoglio tiene “hijos y entenados”, también entre los ricos.

Todo es política; política revolucionaria, se entiende.

Una cosa es ser pobre, y otra muy distinta es ser Milagro Sala.

Una cosa es ser un empresario que trabaja y se rompe el alma laburando honradamente para mantener su empresa funcionando decentemente y que le da de comer a 20 o 200 familias (pese a la voracidad obscena del Estado que lo destroza con sus impuestos), y otra cosa son, para Bergoglio, las multinacionales y oligopolios enrolados en la corriente mundialista que trabajan para constituir un Gobierno Mundial acorde con las pretensiones de la LOGIAS y del SIONISMO.

El trasfondo será entonces algo distante de cualquier parámetro de carácter ideológico a la antigua usanza. Bergoglio suma y se suma con cierta élite iluminista, que ha hecho de su prédica “verde” un instrumento más de dominación mundial.

El pensamiento políticamente correcto proviene de un cierto “establishment” cuyos valores pueden resumirse en esto: tecnocracia, cientificismo, naturalismo, ecología, pluralismo, políticas de género, respeto a la diversidad, control poblacional, un semi-sincretismo ecumenista disfrazado de respeto y…  mucho, muchísimo dinero.

No es solamente Bergoglio, claro está; ya su antecesor, Ratzinger (alias Snake), había emitido un documento interesante donde aboga ferviente por un nuevo ordenamiento económico global que no puede significar otra cosa, salvo para los muy ingenuos, que el establecimiento de un único poder mundial financiero y político.

En su “Encíclica” Caritas in Veritate afirmaba cosas tales como estas:

“Se siente mucho la urgencia de la reforma de la ONU y de la arquitectura económica global”

“Hay que volver a tomar la dignidad humana como centro del desarrollo

“La economía necesita una ética centrada en la gente para funcionar correctamente”

De paso digamos que no hay lugar para los Derechos de Dios, en el mundo de los Derechos del Hombre, donde, como quiere y señala Ratzinger, EL CENTRO DEBE SER LA DIGNIDAD HUMANA.

Se dirá: “Bueno, pero es que la economía debe estar centrada en su objeto y…”  Sí, sí; sí. Sé todo eso y sé que se puede dar una buena retorcida a todos los argumentos. Ahora bien; no se puede descontextualizar. De manera que abran las ventanas, asómense al mundo; miren a su alrededor y escojan el camino que mejor les parezca para analizar el estado de situación en que nos encontramos.

Todos los caminos conducen exactamente al mismo lugar.

El Vaticano, se encuentra en carrera conjuntamente con el resto de los poderes SINÁRQUICOS mundiales en pos de alcanzar un importante objetivo para la Revolución anticristiana. Un objetivo que no se declama; no se dice; no se publica, pero que sin embargo se vislumbra entre los velos de las comunicaciones oficiales y de los actos oficiales.

Esto significa, no solamente la muerte de las naciones, sino una transformación completa del mundo tal y como lo hemos conocido, en la nueva Babilonia de alcances universales.

Hay lugar para todo en el “New Brave World”; incluso para la religión. Porque se necesita de una religión. Pero tiene que ser una que esté aggiornada, puesta a tono.

Los cambios operados por el Concilio Vaticano II hicieron posible que la iglesia que funge en Roma recibiera carta de ciudadanía en el New Brave World de las logias.

Esa es la iglesia conciliar, que ha desplazado de su sempiterno sitio a la verdadera Iglesia Católica, eclipsándola ante los ojos del mundo entero.

Esta es la iglesia de Montini, Luciani, Wojtyla, Ratzinger y Bergoglio; la del 95% aceptable, según Fellay; la que conserva el poder de otorgar las jurisdicciones, según Williamson; la “legítima” según la inmensa mayoría de los que se llaman TRADICIONALES, y que se proclaman anti-sedevacantistas.

La VERDAD es muy distinta.

Esta es una de las razones por las cuales la iglesia del Concilio Vaticano II debe ser rechazada completamente, tanto como sus jerarcas y defensores y los que proponen los porcentajes en que podría ser aceptada, o los que sugieren que de sus frutos “semi-podrídos“ tal vez algunos podrían ser ingeridos.

Se ve claramente a la Mujer encaramada sobre los lomos de la Bestia Bermeja; la Mujer que se funde en abrazos idolátricos, toda vez que propone amistades y paz con falsas religiones que adoran demonios y con los Reyes de la Tierra y las abominaciones del poder mundialista.

La iglesia conciliar existe; es mundialista y es luciférica.

La iglesia del NOVUS ORDO es la RELIGIÓN DEL ANTICRISTO.