OSKO: “REVISITAMOS” LA ENTREVISTA DE “JEWISH” ZONE

EL PLANIFICADO VAPULEO DE FELLAY

Hipótesis posibles

Después de la entrevista realizada a Mons. Fellay por Tim Sebastian para “JEWISH” ZONE, ya vimos cómo los blogs de la Falsa Resistencia, y muchos otros, se dedican a atacar al pobre de Bernard por su patético papel de puching ball.

Para cualquiera que observe la entrevista completa, es evidente que se trata de una verdadera paliza. Si la medimos en términos convencionales, como una discusión o debate entre dos personas, no puede verse de otra manera; repito, en términos convencionales.

Pero no es tan sencilla esta cuestión, porque no se trató de algo convencional. No es tan sencillo porque no cierra.

La inmensa mayoría de las entrevistas que tratan sobre cuestiones importantes se pactan. Se pactan las preguntas, y se ajustan las respuestas; y la mayor parte de las veces también se EDITAN, o mejor dicho, se conversa luego de la entrevista, y se negocian algunos aspectos antes de la edición final.

Esto significa que cuando algún pasaje de la entrevista es demasiado inconveniente, se corta o suprime.

Por eso es que no tiene ningún sentido pretender que el cariz que tomó la entrevista fue algo inesperado, o que Mons. Fellay se vio sorprendido por el entrevistador y que estuvo durante todo el tiempo sentado con cara de imbécil soportando golpe tras golpe…; y que además, siendo que se llevó a cabo en la mismísima Casa General de la FSSPX en Menzingen, NADIE, NINGÚN COLABORADOR intervino o dijo… “Bueno… ¡BASTA!”, al ver la evidente agresividad y mala disposición del entrevistador.

En términos boxísticos…, ¿cómo es que nadie “tiró la toalla”? ¿Cómo es que, en medio del ametrallamiento, el mismo Fellay no pidió “minuto afuera”?

Es decir…, Menzingen, más que una Casa General de una congregación religiosa con filiales en todo el mundo, parecería una casa de incapaces, ingenuos, idiotas, que simplemente no saben ni lo que quieren hacer con sus vidas ni cómo defenderse; y ésto…, nadie puede creérselo.

Mucho más porque, a ver…;  yo estoy sentado en mi casa, suena el teléfono y una voz del otro lado me dice:

“Mire, ¿estaría usted disponible para una entrevista?”

En tal caso yo respondería: “Sí, claro. Pero…, ¿quiénes son ustedes?”

Pueden estar seguros que al recibir la respuesta “CONFLICT ZONE”…, yo no tendría ni la menor duda de que no se trataría de una entrevista pacífica ni sencilla de sobrellevar.

Digo…, no somos estrellas de cine, ni deportistas, ni especialistas en modas…; se supone que somos algo así como combatientes en una tremenda guerra por la subsistencia, nada menos, que de la Fe Católica. ¡Y en qué contexto!

Mons. Fellay y su entero equipo de trabajo y asesores SABEN de qué se trata esto; y sabían lo que se les venía encima con Tim Sebastian; porque, si acaso no lo conocían, seguramente se habrán informado antes de la llegada del entrevistador y su equipo, de quién es y qué hace y para quién lo hace.

¿No es cierto todo esto, amigo lector?

Es significativo y elocuente que en Menzingen piensen que pueden tomarnos a todos por incapaces, ingenuos, idiotas…

Me parece que hay que buscar la explicación en otra parte; y tengo algunas ideas sobre qué es lo que pudo haber ocurrido.

Partamos de la idea de que se trató de algo deliberado; es decir una entrevista cuya temática y desarrollo, así como las actitudes de los participantes, estaba pactado de antemano.

De manera que es necesario hacerse las siguientes preguntas:

¿Qué o quiénes se benefician con el resultado de dicha entrevista?

¿Qué o quienes salen perjudicados?

Creo no equivocarme, si digo que el gran beneficiado, y de manera importante, es el bueno de Bernard Fellay. Claro que esto juega en perjuicio de muchas personas; pero no creo que a él ésto le importe demasiado.

Otro gran beneficiario: la ROMA apóstata. Pero dejemos a la Roma anticristo por el momento.

Fellay se aguantó los azotes de Tim Sebastian con la mirada puesta en el horizonte. Un horizonte en el cual hay beneficios de carácter personal. ¿Cuáles? El tiempo dirá.

Por otra parte, se beneficiará con el resultado de esta entrevista una buena parte de los que dirigen la FSSPX. No olvidar que hay NEGOCIOS de por medio que representan muchísimo dinero. Hasta un castillo y una fortuna legada oportunamente cuyo origen es Von Gutman; sí, la que administran personas tales como Maximilian KRAH.

Entonces, pienso que podemos hacer la siguiente conjetura.

El objetivo fue producir un duro golpe desmoralizador en TODA la FSSPX, en todos sus niveles, para sembrar el desconcierto.

Ahora bien… O Bernard Fellay hizo lo que hizo con la mirada puesta en algún tipo de beneficio personal (¿Prelatura?), o bien lo hizo por algún tipo de convencimiento suyo personal (y de su equipo) de que se debe desactivar, o por lo menos debilitar más aún, el movimiento tradicional (la FSSPX sigue siendo el más representativo bastión para todo el mundo).

¿Por qué Fellay querría hacer ésto?

Pues…, solamente puede haber una explicación: porque YA NO CREE EN ÉSTO, si es que alguna vez realmente creyó.

Es decir. En esta hipótesis, Fellay se ha convencido de que TODA la Obra de la Tradición ha llegado a ser un completo error, o bien que ya cumplió su ciclo. Fellay se ha convencido de que, siendo aceptable el 95% del Concilio, y que la iglesia oficial y conciliar es la Iglesia Católica y continúa siéndolo…, y que han pasado cinco décadas y NADA CAMBIA, sino que todo se profundiza agudizando y profundizando los efectos del Concilio Vaticano II, entonces, eso sólo puede ser porque La VERDAD pasa por el Concilio Vaticano II y NO por la reacción contra éste.

Parece enrevesada esta explicación, pero, si se piensa bien, no lo es.

La misma personalidad de Fellay abona esta explicación, y sus actos desde ya muchos años hasta aquí también.

Él se siente, SENSIBLE y MORALMENTE, responsable, ya que, desde 1994, es el Superior General; y son varios miles aquellos sobre los que se siente conductor. Agreguemos que él se siente “fuera” de la Iglesia.

Ahora bien. Él sabe que un portazo de su parte, un irse, un renunciar y convertirse en abiertamente conciliar, no obtendría el resultado que persigue; sea que en él haya una búsqueda ambiciosa, o que esa búsqueda sea altruista y genuinamente sincera.

Recordemos que estamos haciendo una hipótesis, que procura acercarse a la razón última de lo ocurrido, y que no juzgamos intenciones.

Si Fellay dijera: “Miren, ésto no va más. Ya no creo en todo ésto y yo pertenezco a la Iglesia y ésto no lo es. Me marcho, me voy a poner a disposición del Papa Francisco”…. esto tendría el efecto de una bomba. Muchos, creo yo, la inmensa mayoría, se alejarían de él.

Pienso que algo como eso tal vez fortalecería el “ala” (considerada) más recalcitrante dentro de lo que queda de la FSSPX y hasta podría generar un aumento en las posiciones refractarias a la Roma neomodernista.

Y eso es algo que Roma quiere evitar, y su principal instrumento para evitarlo es Bernard FELLAY. Aunque muchos tomarían partido por Fellay, sin dudas, no obstante quiero creer que sería un porcentaje menor.

Esa ruptura dentro de la FSSPX es lo que la ROMA anticristo quiere evitar. Y no porque ésto produjese una masiva deriva de sacerdotes y fieles hacia el sector de Mons. Williamson; no creo que eso ocurriera, sino que se crearía otro foco más, paralelo a la Falsa Resistencia.

Hasta me gusta pensar que existe la posibilidad de que ese grupo, grande o pequeño no importa, fuese mucho más genuino y convocante. Esto podría ocurrir, y tal vez la Roma apóstata teme que ocurra.

La Roma disolvente pretende liquidar toda resistencia, del color e intensidad que sea.

Es por ello que la ofensiva romana procura desarmar al enemigo sin disparar un solo tiro. Por eso han elegido un mecanismo gradual, suave y sumamente paciente, que incluso está dispuesto a ceder y conceder frente a los pedidos de sus interlocutores de la FSSPX.

Esa es, según creo, la situación y la razón por la que Fellay dice que se trata de un proceso que demandará muchos años.

Este es un aspecto. Podríamos hablar de ésto como de una hipótesis para plantear un escenario posible en un futuro inmediato.

Sin embargo, parece más interesante explorar otra hipótesis distinta.

Esta hipótesis es un poco más audaz.

Se apoya en la llamada “Hermenéutica de la Continuidad”.

Ese diseño pergeñado por Joseph Ratzinger, pretende una relectura del Concilio Vaticano II que se aleja de las posiciones extremas, tanto de las excesivamente conservadoras, como de las excesivamente reformadoras o revolucionarias.

Una suerte de “término medio”, que propone una vía intermedia.

Sin embargo, esto es mera apariencia.

La Hermenéutica de la Continuidad es claramente revolucionaria e inaceptable para un católico. Es sencillamente un intento de “blindar” el Concilio Vaticano II para protegerlo, tanto de quienes lo rechazan (con razón), como de quienes se amparan en él y quieren llevar sus valores o principios revolucionarios al extremo (estos últimos son, sin discusión, los más coherentes, claro está).

El escenario sería este:

Es posible que se esté preparando el terreno para que, una vez desaparecido Bergoglio, comience una seguidilla de pseudo-pontífices de línea moderada y/o conservadora.

Y esto creo que será así, porque el proceso revolucionario es hegeliano, y su mecanismo dialéctico.

Entonces, cuando digo línea moderada y/o conservadora, digo que se tratará, obviamente, de algo ligeramente parecido al “emérito”…, que, curiosamente, todavía está vivito y coleando.

En esa etapa es que la Neo-F$$PX, posiblemente, tendría un protagonismo real y cierto.

Pero para ello deberá pasar antes por un proceso de “destradicionalización”, entre otros “des“, ya que también se trata de quitarle la “escoria” del invento llamado anti-judaísmo.

Mal que les pese a TODOS, la solución de este problema es una cualidad que hace parte del verdadero catolicismo.

La solución integral y perfecta de este problema es sumamente difícil para el católico, que debe conciliar la caridad para todos con la necesaria energía en la defensa de su vida y de lo que es más caro que su propia vida, es decir la FE.

Y con la llamada cuestión judía entramos ya en las últimas últimas reflexiones en relación con la entrevista.

El que quiera profundizar el tema, puede remitirse a los Especiales del Padre Ceriani del mes de marzo de 2011:

https://radiocristiandad.wordpress.com/2011/03/20/especiales-de-cristiandad-con-el-p-ceriani-marzo-2011-2%C2%BA-y-3%C2%BA-parte-el-deicidio-y-la-cuestion-judia/

La Cuestión Judía

Siendo el JUDAÍSMO UNA PERVERSIÓN de la religión Revelada a Moisés, no puede ser otra la posición de la Iglesia Católica respecto del judaísmo y de su expresión político/secular, el sionismo, sino la de un completo y absoluto rechazo.

La judaización de los pueblos cristianos ES la Revolución.

Y no tiene ésto nada que ver con un racismo biológico, sino con una causa espiritual. No es antisemitismo; no es antihebraísmo. Pero SÍ es antijudaísmo en la lucha por la permanencia en la Fe Católica; y es antisionismo en tanto que el sionismo es hoy uno de los estamentos que forman parte de la estructura judaica del proceso MUNDIALISTA en desarrollo.

Ese proceso lo estamos viendo ahora mismo y tiene diversas etapas que están superándose ante nuestros ojos.

Es evidente el acento que Tim Sebastian puso en la cuestión judía.

Debía quedar bien en claro que no se permiten, ni se permitirán, objetores de los dogmas modernos, tales como el Holocuento y los Seis Millones de gaseados en las fantasmagóricas cámaras de gas.

Debía quedar bien claro quiénes son los que mandan.

Debía quedar bien claro, a propios y extraños, que estamos entrando en tiempos diferentes, distintos, completamente inéditos.

Albert Pike (militar, político y escritor norteamericano, Gran Maestre de la Masonería Yanqui) describía en 1871, con asombrosos detalles, todo lo relacionado con las 1ra y 2da Guerras Mundiales, con la necesidad de fortalecer el sionismo para lograr el establecimiento del Estado Sionista de Israel, con una exactitud que podría parecer profética, si no supiésemos que, en realidad, se trataba de una PLANIFICACIÓN.

Albert Pike hablaba también de una Tercera Guerra Mundial que enfrentaría principalmente a musulmanes y sionistas.

Albert Pike “predecía” el triunfo final del sionismo y la conformación de un GOBIERNO MUNDIAL.

Todos estos escenarios e hipótesis se hacen mucho más claros a la vista de los sucesos que venimos presenciando en los últimos 60 o 70 años.

Dos veces Tim Sebastian hizo hincapié en que Fellay está acostumbrado a escuchar, porque es un tema recurrente en la FSSPX, cosas contrarias a los judíos y que, por esa razón, en su momento no le parecieron tan graves las declaraciones negacionistas respecto del holocausto de parte de Mons. Williamson.

Y, si bien el bueno de Bernard Fellay dice que no… MIENTE…, mucho se ha escuchado siempre y se escucha todavía dentro de la Tradición (y todavía también en la FSSPX) contra el judaísmo; y Tim Sebastian lo sabe, y por eso insiste tanto.

La HIPÓCRITA actitud de Fellay solamente se explica por el hecho de que él mismo está JUDAIZADO. Porque su NO es calculado, es diplomático, es hipócrita, es… FARISAICO.

Estas líneas van dirigidas a quienes todavía hablan de estas cosas. Van dirigidas a aquellos que todavía están dentro de la F$$PX y que se resisten a ser judaizados.

Pero no sólo van dirigidas a ellos; también a las falsas opciones, a los que permanecen en las actuales “voie de garage” con apariencia de resistentes.

A todos ellos les dedicamos tiempo, esfuerzos, oraciones y trabajo.

Desde el Desierto de la Fe, en la Inhóspita Trinchera, en la penumbra de una neo-edad oscura, privada esta vez de la lumbre de la Fe portadora de la Verdad, y ante la notable realidad de un gobierno mundial en ciernes, que cuenta con la “bendición” de la Roma judaizada, transmitimos este mensaje para aquellos que aún quieren mantenerse católicos; donde quiera que estén.