SANTA TERESITA DEL NIÑO JESUS- CÁNTICO DE UN ALMA QUE HA ENCONTRADO EL LUGAR DE SU REPOSO

SANTA TERESITA 1

¡Hoy rompes, Jesús mis lazos!

En la Orden de María

podré hallar todos los bienes

de verdad.

Si abandono a mi familia

entrañable,

de tus celestes favores tú la sabrás colmar.

Y a mí el perdón me darás de los pobres pecadores… 

En el Carmelo, Jesús,

debo vivir, pues tu amor

a este oasis me ha llamado.

Aquí te quiero seguir,

amarte, y pronto morir .

¡Aquí, mi Jesús, aquí! 

En este día, Señor, colmas todos mis deseos.

En adelante podré, cerca de la Eucaristía ,

inmolarme noche y día, inmolarme silenciosa,

y esperar en paz y en calma tu llegada para el cielo.

Exponiéndome a los rayos de la hostia inmaculada,

en esta hoguera de amor pronto me iré consumiendo,

y te amaré, Jesús mío, como un serafín del cielo.

Cuando terminen, Señor,

mis días aquí en la tierra,

que será pronto, a la playa

eterna te seguiré.

¡En el cielo vivir siempre!

¡Amarte y nunca morir!

¡Para siempre! ¡Para siempre…!