PARA SANTIFICAR EL DOMINGO

PARA AQUELLOS QUE NO TIENEN LA POSIBILIDAD DE ASISTIR A LA SANTA MISA

Recordamos a nuestros queridos lectores la posibilidad santificar el día Domingo a través de Nuestro Blog.

En la parte superior del mismo se encuentra una pestaña o página donde están los diferentes medios para realizar la Santificación del Día Domingo o Fiestas de Precepto, además de contar con los Sermones de los Queridos Padres: Juan Carlos Ceriani y  Basilio Méramo.

A continuación, los propios del:

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA

la-transfiguracion

Introito

Acuérdate, Señor, de tus piedades y de tu misericordia, que son eternas: para que nunca nos dominen nuestros enemigos: líbranos, oh Dios de Israel, de todas nuestras angustias. A Ti, Señor, elevo mi alma: en Ti confío, Dios mío; no sea yo avergonzado. Gloria al Padre…

Colecta

Oh Dios, que nos ves destituidos de toda fuerza: guárdanos interior y exteriormente; para que seamos protegidos contra toda adversidad en el cuerpo, y seamos purificados de los malos pensamientos en la mente. Por el Señor…

Epístola.

(De la Iª Carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses, IV, 1-7): Hermanos: os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que según aprendisteis de nosotros el modo en que habéis de andar y agradar a Dios —como andáis ya— así abundéis en ello más y más. Pues sabéis qué preceptos os hemos dado en nombre del Señor Jesús. Porque esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación; que os abstengáis de la fornicación; que cada uno de vosotros sepa poseer su propia mujer en santificación y honra, no con pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; que nadie engañe ni explote a su hermano en los negocios, porque el Señor es vengador de todas estas cosas, como también os dijimos antes y atestiguamos; porque no nos ha llamado Dios a vivir para impureza, sino en santidad, en Jesucristo, Nuestro Señor.

Gradual.

Se han multiplicado las tribulaciones de mi corazón: líbrame, Señor, de mis necesidades. Mira mi humildad y mi trabajo: y perdona todos mis pecados.

Tracto

Alabad al Señor porque es bueno: porque es eterna su misericordia. ¿Quién expresará las maravillas del Señor, y quién contará sus alabanzas? Bienaventurados los que guardan la ley y practican la justicia en todo tiempo. Acuérdate de nosotros, Señor, según tu benevolencia para con tu pueblo: visítanos con tu salud.

Evangelio

(San Mateo, XVII, 1-9):

En aquel tiempo: tomó Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los llevó aparte, a un monte alto. Y se transfiguró delante de ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la nieve. En esto, se les aparecieron Moisés y Elías que conversaban con Él. Tomando Pedro la palabra, dijo a Jesús: Señor, bueno es estarnos aquí. Si quieres, haré aquí tres tiendas, una para Ti, otra para Moisés y otra para Elías. Todavía estaba hablando, cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra y de la nube salía una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchadle. Al oír esto los discípulos cayeron rostro en tierra llenos de miedo. Mas Jesús, acercándose a ellos, los tocó y dijo: Levantaos, no tengáis miedo. Ellos alzaron sus ojos y ya no vieron a nadie más que a Jesús solo. Y cuando bajaban del monte, Jesús les ordenó: No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos.

Ofertorio

Meditaré en tus mandamientos, que mucho amo: y elevaré mis manos a tus preceptos, que muchos estimo.

Secreta.

Te suplicamos, Señor, que mires aplacado los presentes sacrificios: para que aprovechen a nuestra devoción y salud. Por el Señor…

Prefacio

PREFACIO DE CUARESMA

Dícese desde el Miércoles de Ceniza hasta el Domingo de Pasión, en todas las Misas del Tiempo, de las Fiestas y de las Vigilias, salvo que haya un Prefacio propio.

Latín

Vere dignum et justum est, æquum et salutare, nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, æterne Deus: Qui corporali jejunio vitia comprimis, mentem elevas, virtutem largiris, et præmia: per Christum Dominum nostrum. Per quem majestatem tuam laudant Angeli, adorant Dominationes, tremunt Potestates. Cæli, Cælorumque Virtutes, ac beata Seraphim, socia exsultatione concelebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admitti jubeas, deprecamur, supplici confessione dicentes:

Castellano

En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, que en todo tiempo y lugar te demos gracias, Señor santo, Padre todopoderoso, Dios eterno. Que por el ayuno corporal domas nuestras pasiones, elevas el espíritu, nos das la virtud y el premio, por Jesucristo Nuestro Señor. Por quien los Ángeles alaban a tu Majestad, las Dominaciones la adoran, tiemblan las Potestades; los Cielos y la Virtudes de los cielos, y los bienaventurados Serafines la celebran con recíproca alegría. Te rogamos que, con sus alabanzas, recibas también las nuestras, cuando te decimos con humilde confesión:

Comunión.

Escucha mi clamor: atiende a la voz de mi oración, oh Rey mío y Dios mío: porque a Ti oraré, Señor.

Poscomunión.

Te suplicamos humildemente, oh Dios omnipotente, que hagas que los que Tú alimentas con tus sacramentos, te sirvan también con buenas costumbres. Por el Señor…